Gordos

Puede que sea un problema mío, pero a veces soy incapaz de ver el talento en donde muchos sí lo hacen. Y en ocasiones me resulta algo frustrante, porque nada me satisface más que comprobar que puedo formar parte de la corriente unánime que pone por las nubes a un cineasta, a un actor o a una película. Por el contrario, cuando me salgo del criterio "oficial" y mayoritario, me siento raro, sólo, diferente…Pero, concretando, ¿dónde está el desbordante talento de Daniel Sánchez Arévalo como director? ¿Por qué de repente se ha convertido en uno de los mejores directores españoles? Y ojo, que para mi es tan cierto decir que ni tiene tanto talento ni es uno de los mejores, como sostener que puede resultar interesante, y que sus películas no son malas. Mesura, por tanto… «»

Con Azuloscurocasinegro, Sánchez Arévalo logró ese reconocimiento unánime al que me refería antes. Toda la crítica patria se rindió ante esa gran pequeña película que acumuló séis nominaciones a los Goya, llevándose los premios al Mejor Actor Revelación para Quim Gutiérrez, Mejor Actor de Reparto para Antonio de la Torre, y Mejor Dirección Novel para el propio Daniel Sánchez Arévalo. Y, de propina, esa consideración de película "must see", de obra que tenías que conocer para no desentonar en toda tertulia o conversación cool que se precie. A mi me pareció correctita, sin más.

Gordos ha tenido menos éxito, y a mi me ha parecido igual de correctita que la anterior. Fue un proyecto muy llamativo desde su concepción, con esas noticias que hablaban del trabajo de Antonio de la Torre para engordar. Y claro, ya empezaban los agoreros a compararle con el mismísimo De Niro, en aquellas películas para las que cambiaba su fisonomía. Y, no vamos a negarlo, el hecho de que fuese una película sobre gordos no dejaba de provocar interés, en esta época de culto al cuerpo y obsesiones light. Los Gordos de Sánchez arévalo podría ser una película perfecta para aumentar egos, sentir compasión por unos cuantos zampabollos que sufren de una enfermedad que quien no tiene contempla como el justo castigo a quien no se cuida y se deja llevar…

Lo triste es que Gordos mezcla cosas buenas y cosas horribles, en todos los aspectos. En el guión, con personajes interesantes y creíbles, y otros bizarros y a quien nos cuesta creer. En los actores, con un genial Raúl Arévalo y un horrendo Antonio de la Torre, quien compone un personaje absurdo, loco y exagerado, lo que me lleva a pensar que para este viaje no eran necesarias aquellas alforjas. Tanta historia con la preparación del personaje para al final comprobar que es, en mi opinión, lo peor de la película.

Así que, con tanto desequilibrio entre lo bueno y lo malo, no me queda más remedio que decir que Gordos es una película como tantas otras, correctita. Y si es la segunda consecutiva del director a la que considero como tal, lógico será que considere que Daniel Sánchez Arévalo es un cineasta normalito, mejor que un Alfonso Albacete o David Menkes, pero a años luz de muchos de por aquí.

Seguiremos la carrera del director, pero no deja de ser llamativo tanto elogio con tan poco talento demostrado. Parece que, al menos, Gordos ha recibido críticas más ajustadas a la mía, aunque todavía tiene recorrido la película para que yo vuelva a ser el bicho raro. Veremos qué ocurre con las nominaciones a los Goya.

Mi puntuación en IMDB:5.

//www.imdb.com/title/tt1166810/