The Road – La Carretera

Bienvenidos al fin del mundo, el lugar al que conduce esa carretera que transitan dos seres, padre e hijo, que se convierten en las primeras víctimas cinematográficas del apocalipsis con protagonismo real. Y es que la adaptación de la novela de Cormac McCarthy nos ofrece precisamente eso: un viaje al infierno de la destrucción total, cuyos motivos desconocemos, ya que al escritor y al cineasta sólo les interesan las consecuencias, que, por otra parte, son terroríficas.

The Road es un puñetazo en la boca del estómago del espectador. Es como si a todo el cine apocalíptico y catástrófico que Hollywood produce como churros le hubiesen quitado el lustre, el brillo y la fanfarria de los efectos visuales y las grandes estrellas, para quedarse con la esencia desoladora de un mundo sin comida, sin agua, sin personas…Pocas veces el cine ha reflejado el desarraigo de los supervivientes del fin del mundo, que contemplan sin dudarlo la posibilidad de acabar con sus vidas para evitar sufrimientos, que rechazan el canibalismo como vía de subsistencia a pesar de que tengan que huír de él, y que caminan por una carretera de desolación sabiendo que cada paso que dan puede ser el último.

A esa sensación demoledora contribuye, decisivamente, la fotografía de nuestro Javier Aguirresarobe, que imprime cada plano, cada escena, de una iluminación triste en la que el gris se impone a cualquier otra posibilidad. Precisamente el gris, como muy bien dice el protagonista en su voz en off, es lo que prevalece: gris es la ropa de los personajes, gris es el cielo, gris es el mar, grises son los días, cada uno menos gris que el siguiente.

Y mimetizándose con el gris predominante, dos personajes excelentes, dos seres humanos que luchan para que su condición humana no se diluya entre la necesidad de subsistir. Viggo Mortensen, soberbio, construye un protagonista íntegro, luchador, que oculta en lo posible la cruda realidad pero que no esconde a su hijo las peculiaridades esenciales del drama que les ha tocado vivir. El niño, Kodi Smith-McPhee, no desentona y está a la altura de un papel difícil y descarnado.

No tiene el director John Hillcoat una filmografía destacable, pero The Road vuelve a demostrar que una buena historia no hay cineasta que la destroce. Y menos si se cuenta con un plantel de actores como éste, y un equipo técnico de primer nivel. La Carretera es una excelente película, cuya ausencia en las nominaciones a los Óscar es perfectamente entendible, teniendo en cuenta la desolación y el mal cuerpo que provoca su visionado. Y tampoco creo que la taquilla le sea benévola, porque el boca a oreja de un drama de estas características no suele ser positivo. No es ésta una película amable ni un mero entretenimiento, sino un dramón de proporciones gigantescas, pero sí es, sin duda alguna, cine con mayúsculas…

Mi puntuación en IMDB:8.

 //www.imdb.es/title/tt0898367/