El Intercambio

Tenía pendiente de ver El Intercambio, la película de Clint Eastwood que junto con Gran Torino, conforma el excelente díptico cinematográfico que el maestro nos regaló el pasado año. Eastwood retrata a la perfección un suceso, una época y una red de corrupción policial que constituyen un soberbio drama con leves destellos de thriller, que demuestra, una vez más, que estamos ante el último clásico del cine norteamericano, el legítimo heredero de los maestros de la época dorada. Ojalá que siga haciendo películas muchos años…

El Intercambio se estrenó en los Estados Unidos el 31 de octubre de 2008, y el 19 de diciembre en España. Obtuvo tres nominaciones a los Óscar, para la dirección artística, la fotografía y para Angelina Jolie como mejor actriz protagonista, y provocó opiniones encontradas. Hubo quien la acusó de maniquea, de disfrazar un thriller al uso de supuesto cine clásico para contar una historia mil veces contada. Pero lo cierto es que, según se nos hace saber en los créditos iniciales, se nos cuenta una historia real que es llevada a la pantalla de forma magistral en mi opinión, gracias al guión de un sorprendente J. Michael Straczynski, afamado guionista de cómics y creador de la serie de ciencia ficción Babylon 5. El guionista cambia de tercio y de estilo para firmar un libreto efectivo, contundente y conmovedor, que se convierte en una estupenda película cuando Eastwood toma la batuta.

Lo mejor de El Intercambio es la perfecta armonía de todos los elementos. Ya no sólo es que el guión sea de una solvencia destacable, sino que la música del propio Eastwood, la fotografía de Tom Stern, el montaje de Joel Cox y las perfectas interpretaciones conforman una de esas obras que desgraciadamente no abundan en la actualidad.

Angelina Jolie está especialmente bien, en su papel de madre coraje que se enfrenta a una situación desesperada cuando su hijo desaparece y la policía de Los Angeles le entrega a otro niño que no es el suyo. Eastwood recoge la deficiente honestidad de un cuerpo policial que tiene en el personaje al que encarna de forma magistral John Malkovich a su principal azote. Esa policía corrupta es la misma que se nos mostraba en L.A. Confidential, aunque el drama que la corrupción provoca es mucho mayor en la historia de una mujer que es encerrada en un psiquiátrico por esa policía, sólo por intentar recuperar a su hijo.

El Intercambio es una nueva muestra del conocimiento del oficio de un veterano que es capaz de impregnar a cada una de sus obras de un sabor a clasicismo inigualable. En la producción encontramos a Ron Howard, cineasta de mucho menos talento que Eastwood que probablemente recibiese durante el rodaje alguna lección del maestro, teniendo en cuenta que poco después estrenó la que es sin duda su mejor película, Frost/Nixon. No veo yo a ese director que antes llevaba poncho ejerciendo de maestro de nada ni de nadie, ya que para eso están sus películas. El vacío que dejará cuando deje de rodar será enorme, así que confiemos en que aún le queden muchas películas por hacer, por el bien de todos los que amamos el cine…

Mi puntuación en IMDB:8.

//www.imdb.com/title/tt0824747/