In the Loop

In the Loop es una producción británica estrenada hace pocos meses en nuestro país, que se ha colado en las nominaciones a los Óscar de este año gracias al reconocimiento que ha tenido su buen guión, y que se define a si misma como "una comedia sofisticada", buena manera de referirse a un estilo sin duda poco frecuente entre las obras que proceden del otro lado del charco. Y es que estamos ante una producción de la BBC, lo que implica calidad, solvencia y competencia desde el primero hasta el último de los responsables.

Quizás el único lunar lo encontramos en el excesivo metraje que emplea para contarnos una historia que se ralentiza a partir de la primera hora. La película nos cuenta la frenética actividad en unas jornadas en las dependencias del gobieron británico y en ese número 10 de Downing Street, residencia del Primer Ministro. El primer personaje a quien vemos y de quien disfrutamos es Malcolm Tucker, un tipo que no duda en faltar al respeto a todo aquél que no cumpla con la competencia que él considere adecuada, incluyendo a los ministros. Sobre todo, claro, si ese ministro el alguien tan lelo como Simon Foster, quien viene de meter la pata en una comparecencia pública. Malcolm Tucker está interpretado por Peter Capaldi, un habitual de series televisivas de éxito, que ofrece los mejores momentos de la película, con sus malas contestaciones y mal humor perpetuo.

El primer referente que nos viene a la memoria al ver In the Loop es la maravillosa El Ala Oeste de la Casablanca, de la que hereda los mordaces y ágiles diálogos y la frenética actividad en cada estancia de las importantes residencias en donde transcurre la acción. Pero esta producción se centra más en el humor, tratando de ridiculizar a esos hombres y mujeres que en teoría deberían de manejar con más rigor temas decisivos para el bienestar mundial como la guerra, la pobreza y las relaciones internacionales.

Otro que no desentona es el gran (en todos los sentidos) James Gandolfini, conocido por su papel mítico de Tony Soprano, que aquí ofrece una nueva demostración de competencia y vis cómica. Pero a quien esto escribe se le derrite su corazoncito treintañero al encontrarse de nuevo con la entrañable Anna Chlumsky, My Girl, aquella preciosa niña que volvía loco a Macaulay Culkin en la película que la entonces estrella infantil protagonizó tras el megaéxito de Solo en Casa.

Me esperaba un poquito más de In the Loop, teniendo en cuenta quién la produce y los niveles de calidad que suele impregnar a cada producción. Pero merece la pena ver lo que se cuece y cómo se cuece en las altas esferas, y sobre todo contemplar las pocas luces que a veces tienen quienes dirigen nuestros destinos.

Mi puntuación en IMDB:6.

 //www.imdb.com/title/tt1226774/