After

El cine español, erre que erre…Vale, está claro que en 2009 aquello de Mentiras y Gordas dio un montón de pasta, gracias al exceso, sólo al exceso. Pero puede que el precio que nuestra industria pagara por llenarse los bolsillos fuese inmenso. Al tiempo que un par de avispados productores contaban los euros, una parte importante de ese público que había pasado por taquilla utilizaba los peores calificativos posibles para definir lo que habían visto, y, lo que es peor, los trasladaban al conjunto de nuestra industria, ésa misma que en el mismo año produjo cosas tan estimables como Celda 211, Un Buen Hombre o Los Abrazos Rotos.

Hay que afinar. El cine español tiene que afinar, entender que hay poderosos enemigos esperándole dispuestos a hacer sangre de cualquier estrategia comercial errónea. Sacar en pelotas a chicos y chicas de gran tirón televisivo resulta rentable económicamente, pero artísticamente puede resultar horrendo, y ésos estiletes que se alegran con cada patinazo reciben sus dosis de carroña deseada. Alberto Rodríguez, director de la decente película 7 Vírgenes, puede que no haya pretendido seguir la senda de los inefables Menkes y Albacete, pero su película remite directamente a la de ellos. De hecho, la referencia es evidente: es como si los chicos de Mentiras y Gordas hubiesen crecido y fuesen ahora treintañeros que no han abandonado las drogas, la noche y los excesos. No es que esos elementos sean detestables de ver en una película, que uno está ya harto de ver magníficas obras sobre vicios y desenfrenos, pero en After, como en su anterior y exitoso referente, no hay nada que huela mínimamente a cine, no hay guión, no hay personajes, no hay nada de nada.

Me resultó realmente increíble ver que el guión de After estaba nominado al Goya, pero supongo que será la típica incongruencia que se cuela entre las nominadas cada año. También lo estaba Blanca Romero, como mejor actriz revelación, una chica que, hay que reconocer, resulta bastante creíble en su papel, aunque éste no tenga un interés destacable. Seguiremos su carrera a partir de ahora.

Es ésta una horrorosa película que poco o nada cuenta, que da motivos a los que gustan de atizar por atizar y que nunca debería de haberse rodado. Como tantas y tantas otras. El cine español, erre que erre…

Mi puntuación en IMDB:1.

//www.imdb.com/title/tt1249363/