The Lovely Bones

No le ha ido bien a Peter Jackson con su última película, la adaptación de la novela de Alice Sebold, que supone un paréntesis en los mundos de monstruos y fantasía del director neozelandés. La crítica no se mostró entusiasmada con una cinta que, efectivamente, presenta ciertos problemas, derivados de lo complejo de adaptar una historia en la que dos supuestos mundos, dos hipotéticas dimensiones, se mezclan para buscar conmover a un espectador que termina por descolocarse. Resulta curioso comprobar que al final era más factible (artísticamente hablando) la adaptación de una obra mastodóntica como El Señor de los Anillos, que otra más intimista como ésta, y es que lo onírico, lo celestial, nunca se ha representado en el cine con eficacia. No debe de ser fácil.

La consecuencia de una historia tan peculiar, en la que una niña muerta trata de hacer que su familia resuelva su asesinato y pueda volver a la alegría vital, es que solamenta nos interesa lo que ocurre en nuestra dimensión, en el mundo de los vivos. De hecho, si suprimésemos las escenas en las que la protagonista Susie, ya asesinada, ocupa su lugar en el más allá, el resultado sería un correcto thriller, rodado con excelente pulso e interpretado de manera excepcional, que atrapa al espectador desde el principio hasta el (forzado) desenlace. Mark Wahlberg, Rachel Weisz y un enorme Stanley Tucci realizan trabajos inmejorables, pero yo no quiero olvidarme de una actriz que resulta ser la tapada de un gran reparto, Rose McIver, la hermana de la protagonista que se revela como una actriz excepcional a la que habrá que seguirle la pista. Por su parte, Saoirse Ronan se adapta a su papel de manera efectiva, logrando transmitir esa sensación de ternura, fragilidad y dramatismo que sin duda Peter Jackson buscaba.

De esta forma, como thriller policíaco o como típica historia de asesino en serie, The Lovely Bones funciona perfectamente. Pero claro, ésta sería sólo una visión sesgada de una novela que va mucho más allá que una simple trama sobre un psicópata. Pero Jackson, y sus compañeras guionistas habituales Fran Walsh y Philippa Boyens patinan a la hora de mostrar el cielo y el purgatorio (supuestamente), con escenas que simplemente ralentizan la interesante historia que se nos está contando. Nadie ha rodado el cielo de manera recordable en el cine. Nadie ha rodado correctamente el más allá, supongo que porque nadie ha estado nunca…

La muerte sigue teniendo una importante presencia en el cine de Peter Jackson. La tenía en Agárrame esos Fantasmas, y jugaba un papel fundamental en El Retorno del Rey, con aquellos muertos guerreros que ayudaban a los héroes casi al final de la historia. Sin olvidarnos de lo mucho que se recreaba el cineasta en la muerte del simio en su poco valorada versión de King Kong. Aquí es la muerte de la entrañable Susie la que impide que la película alcance otro nivel.

Mi puntuación en IMDB:6.

//www.imdb.com/title/tt0380510/