Man on Wire

Ésta no será una entrada ni muy visitada ni muy exitosa, pero puedo asegurar que trata sobre una de las películas más increíbles y mágicas de todas las que he hablado en estos dos años de blog. Man on Wire es un documental en el que se nos cuenta la aventura de un hombre único, un genio, un tipo que se ha pasado buena parte de su vida caminando sobre el alambre, y no estoy utilizando la expresión con sentido metafórico. Es un documental, sí, pero que nos cuenta una aventura de película…

Philippe Petit es el protagonista, una personalidad tan arrolladora como entrañable. Él es el motor de una película que nos cuenta la concepción, el desarrollo y la gestación de una de las más apasionantes aventuras que el ser humano podría vivir: Philippe caminó por un alambre situado entre las dos Torres Gemelas de Nueva York, las mismas que en 2001 la intolerancia y el fanatismo se llevó por delante. Fue el 7 de agosto de 1974.

Man on Wire se llevó el Óscar al mejor documental en 2009. Dirigido por James Marsh, nos mete de lleno en la biografía de ese Philippe Petit que se atrevió a desafiar los límites de la valentía humana con sus paseos imposibles pendiendo de una mínima base, la de un alambre. Conocemos al Petit de sus inicios como funambulista, e incluso comprendemos que antes de esos andares arriesgados era un artista, un bufón, un genio del entretenimiento urbano, capaz de llamar la atención de la gente con sus trucos de magia, sus artes mímicas, y, por supuesto, sus constantes desafíos al equilibrio.

Cuando comenzó a moverse sobre el alambre, fue aumentando el nivel de los retos, hasta pasearse por alambres extendidos en la catedral de Notre Dame o el puerto de Sidney, hasta emprender su más ambicioso y espectacular reto, caminar entre las Torres Gemelas, mediante un plan milimétricamente estudiado y ejecutado sin ausencia del factor suerte, y, por supuesto, con la ayuda de sus más íntimos colaboradores y amigos.

El documental es un estupendo acercamiento a la figura de un hombre distinto, alguien que sólo quería divertirse, y divertir a los demás. El propio Philippe es el principal narrador de la historia, un contador de cuentos extraordinarios, con la particularidad de que esos cuentos son tan reales que se corresponden exactamente con su biografía. Durante casi hora y media de metraje, director y protagonista nos seducen con un relato increíble que tiene su punto álgido con ese paseo a más de 500 metros de altura.

   

Man on Wire es la película ideal para quienes, como yo, creemos que el cine es un estupendo canalizador de emociones indescriptibles. Uno siente que acompaña a Philippe cuando éste camina sobre el alambre. Y supone, además, una estupenda reivindicación para un género fundamental como vehículo de formación e investigación, que llevaba unos años a la sombra de los siempre folloneros documentales de Michael Moore.

Espero que esta entrada sirva para que alguien se decida a ver un documental, uno de los mejores de los últimos años, que nos da la oportunidad de conocer a un ser humano único y genial. Cerrad los ojos, y acompañad a Philippe Petit en un paseo inolvidable…

 

Mi puntuación en IMDB:8.

//www.imdb.com/title/tt1155592/