The Messenger

Inédita en nuestro país, The Messenger es una de esas películas norteamericanas que cada año se cuela en las nominaciones a los principales premios gracias a las virtudes que toda buena película debería de tener: una buena historia, sin grandes alardes, y, sobre todo, un reparto brillante, con un par de intérpretes que canalizan toda la atención con sus papeles desgarrados especialmente interesantes. Como ocurrió el pasado año con The Visitor o Frozen River, ésta es una buena película, con muy buenos actores.

El punto de partida es, además, muy original. La guerra siempre ha copado historias y guiones en el cine americano, pero en The Messenger, ese mensajero al que hace referencia el título original es un militar con una misión muy diferente a la de sus compañeros destinados a los conflictos más duros: el personaje interpretado por Woody Harrelson es el encargado de comunicar a las familias de los soldados muertos en combate la trágica noticia. Una tarea ardua y dura, un trabajo desagradable que alguien tiene que hacer, aunque el responsable prefiera, en muchas ocasiones, las trincheras más acogedoras de las guerras más sangrientas.

Si Harrelson, nominado al Óscar al mejor actor de reparto por su papel, es el veterano que se refugia en el alcohol y demás distracciones para sobrellevar su trabajo, el interesante Ben Foster es el joven compañero al que Harrelson ha de reclutar para que le acompañe en su papel de portador de trágicas nuevas. Foster, el Ángel de X-Men 3 ,está también excelente, a pesar de los tópicos que reúne ese papel, el de un joven militar rebelde e inadaptado, marcado para siempre por los horrores de la guerra.

Y tampoco nenecita mucho más el desconocido Oren Moverman para ofrecer una película bastante más interesante que la mayor parte de cine que se estrena por estos lares. La labor de los protagonistas permite ofrecer varias escenas impactantes, duras, en la que se nos muestra el dolor y sus diferentes formas de manifestarlo cuando las familias reciben la noticia que nunca hubiesen deseado recibir. Especialmente cruel resulta la escena en la que el gran Steve Buscemi se descompone por el drama, mientras los dos protagonistas aguantan en sus papeles de simples cominicadores de malas noticias.

Es una pena que The Messenger no tenga fecha de estreno en nuestro país, como tampoco la tiene The Blind Side, la cinta por la que Sandra Bullock consiguió la estatuílla. Y es que los criterios de distribución en España son, a veces, de dudosa coherencia. Para que después se quejen de la piratería…

Mi puntuación en IMDB:7.

//www.imdb.com/title/tt0790712/