Robin Hood

El agreste héroe Robin Hood, el solidario forajido que mitificó para la eternidad el pícaro Errol Flynn y se presentó a las masas con el rostro de Kevin Costner, también tenía que volver. Estamos en la era del remake, de la recuperación de fórmulas y personajes cuyos nombres garantizan la relevancia en forma de taquilla, y el estupendo bribón portador de arcos y flechas tiene el suficiente tirón como para que la gente acuda al cine. Y si le ponemos un rostro carismático del cine actual, junto a un cineasta de prestigio tras las cámaras…voilá, el Robin de la nueva generación, menos canalla y más rudo, ligeramente entretenido pero carente de valores que considerábamos inherente al personaje. Efectivamente, este Robin Hood podría haber sido algo mejor…

Los tráilers e incluso las primeras críticas apuntaban al camino seguido por Ridley Scott con su Gladiator, a lo que también contribuía, supongo, la presencia de Russell Crowe. Algo de eso hay, aunque aquí se trata de adaptar la historia introduciendo no sólo cambios estilísticos, sino meramente argumentales. En mi opinión, el guión de Brian Helgeland acierta en esos cambios, que resultan creíbles y coherentes en el conjunto de la trama. Tampoco se echa de menos ese carácter ciertamente frívolo y colorista que hizo famoso al personaje en la década de los 30. El problema en este Robin Hood de Ridley Scott es que carece de emoción, de épica y, sobre todo, de capacidad de conmovernos, de disfrutar con sus aventuras y triunfos, y de sufrir con sus penitencias.

La película resulta ciertamente sosa y plana en algunos momentos del metraje, como si se hubiese rodado con el piloto autómatico. No hay escenas memorables y hasta aquella versión de Costner contaba con el plano en forma de flecha voladora como icono representativo, que ahora se intenta acoger en el tramo final de la película. Por el contrario, tenemos un activo enorme en el reparto, enorme, sólido y competente, en especial ese Mark Strong, que se ha convertido, si es que no lo era ya, en el villano por antonomasia del cine actual. El Godfrey al que interpreta es uno de los malos más imponentes de los últimos tiempos, tomando el relevo de un Danny Huston que también hubiese perdurado si su personaje hubiese dado más de si. Cate Blanchett es, como no podía ser de otra manera, una magnífica Lady Marian, y, claro, señores como William Hurt o Max Von Sydow no podían defraudar.

Irregular ha resultado este Robin Hood, lo que nos sabe a poco, teniendo en cuenta el personaje, y, sobre todo, ese cineasta estupendo que había apostado por él en este nuevo proyecto. No sé yo si tendremos secuela, ya que la película no está pegando todo lo fuerte que en Universal desearían. Y es lógico ya que le falta, como se dice, ahora, un herbor…

Mi puntuación en IMDB:6.

//www.imdb.com/title/tt0955308/