Lost (Perdidos) (6ª temporada y balance final…)

Evidentemente, habrá SPOILERS….

 

Se ha terminado. Han sido 6 años intensos, desiguales e irregulares, pero han conformado uno de los hitos más importantes en la historia de la televisión. Con Lost se produjo la consecuencia fundamental que se deriva de esta maravilla de avance que es internet: la comunicación a lo bestia, las interrelaciones entre fans de distintas partes del globo, la solidaridad en forma de ripeos televisivos para que todos disfrutásemos de un producto único, diferente y trascendental. Fue, además, la serie causante de que aquí en España se produjese un fenómeno impensable, y es que a nadie se nos hubiese pasado por la cabeza la posibilidad de que un canal español emitiese el desenlace de una serie americana al mismo tiempo (o casi) que en su emisión allí. Lost lo cambió todo, y, por supuesto, fue una de las precursoras de la actual edad dorada de la ficción televisiva. Y todo por culpa de un avión, una isla y unos personajes memorables…

Habrá que empezar por el final, que tantas ampollas está levantando. A mi me ha producido la misma sensación que cada sorpresa final de temporada, añadiéndole el inevitable sabor agridulce por el hecho se saber que ya no habrá más. Habiendo seguido la serie desde el principio, al ritmo de emisión americano (con lo que ello supone de distancia temporal entre cada temporada), puedo decir que se me han escapado cosas, que no he comprendido otras y que con más tiempo o con segundos visionados probablemente la hubiese disfrutado más. Me he hecho una idea, supongo que bastante aproximada, de los aspectos fundamentales de una trama extremandamente complicada, y no me he preocupado en exceso por comprenderlo todo. Porque Lost me ha gustado mucho tal y como ha sido, con sus preguntas sin respuesta, sus líos argumentales y sus problemas irresolubles.

Sí tengo claro que, al contrario de lo que los guionistas han afirmado, no todo lo tenían planeado desde el principio. Lost nació de una idea típica en la que se nos contaban las desventuras de unos robinsones modernos y que fue abriendo interrogantes que aumentaron el desmedido interés. Visto el rotundo éxito, hubo que continuar y hacer que todo coincidiera, lo cual no era precisamente fácil…

El final ha sido coherente, relativamente esperado y ajustado a lo que hemos visto en esta sexta temporada. No ha gustado nada, aunque, francamente, no logro imaginarme cuál hubiese sido ese final deseado por los fans. Puede que el problema haya sido el camino seguido en esta última temporada, pero, una vez vistos los anteriores episodios de la misma, tampoco era fácil apartarse mucho de lo que finalmente vimos.

Me ha gustado mucho Lost. Me han gustado los personajes, todos interesantes, carismáticos y completos. Me ha gustado esa isla misteriosa de la que el final de la serie apenas da respuestas. Me ha gustado el concepto de serial de aventuras y suspense, con cada cliffhanger de final de episodio y los inmensos deseos de seguir conociendo cosas. Y me ha gustado la trascendencia universal de un producto televisivo que ya es historia.

Me ha gustado esta sexta temporada porque ha ido directamente al grano, sin episodios de relleno. Me ha gustado porque ha tenido unos últimos capítulos trepidantes. Me gustó mucho el primero, con esa supuesta realidad alternativa que terminó por convertirse en una especia de limbo o purgatorio para esas almas despistadas. Me encantó el episodio dedicado a Richard Alpert, uno de los personajes más interesantes. Me sedujo el que nos contó la historia de esos hermanos misteriosos, con la madre encarnada por Allison Janney, a la que tenía ganas de ver en otro rol distinto al de jefa de prensa de la Casablanca. Y me encantó, en fin, el doble capítulo final, que aunque sí es cierto que no completa todo, te deja un sabor de boca complaciente. Me gustó conocer a Jack, a Kate, a John Locke, a Desmond, a Benjamin Linus y, sobre todo, a Sawyer. Sigo sin entender muy bien todo el lío de los viajes temporales y creo que Dharma podría haber dado mucho más juego, pero, qué diablos…

Les echaré de menos, y, sobre todo, echaré de menos a esa isla increíble. Todavía no sé si siguió existiendo o si finalmente se hundió, pero puede que algún día alguien me lo diga. Y a ellos, espero verles en otra vida, brothas

//www.imdb.com/title/tt0411008/