V (1ª temporada)

No se me ocurre una manera más descriptiva de definir las sensaciones que me ha provocado el esperado remake que hemos podido ver esta temporada de la mítica serie ochentera V: la decepción del año. Ni en el menos optimista de los pronósticos podría imaginar que estos doce capítulos serían lo que finalmente han sido, un compendio de tópicos, una historia tan trillada y floja que hacía que siempre esperases cierta mejoría en los siguientes, algo que nunca se produjo. En la cadena ABC se han aprovechado de un nombre, de una marca, para ofrecer un producto que los que crecimos y disfrutamos con la serie original no nos merecíamos. Y la han renovado…

El hecho de que esta nueva versión no me haya gustado nada no impide que sea objetivo al analizar la original, sobre todo teniendo en cuenta que la volví a disfrutar hace un par de años gracias a la correcta edición en dvd por parte de Warner. Aquélla era una propuesta loca, original y, sobre todo, contaba con un puñado de personajes carismáticos que otorgaban empaque a esa típica historia de lucha contra visitantes hostiles. Y además contaba con unos efectos visuales desfasados hoy, pero rompedores en su momento. Kenneth Johnson se ganó a todos quienes soñábamos con una Guerra de los Mundos cruel y divertida en la pequeña pantalla, y se lanzó a producir este remake, dicen que con vistas a perpetrar una película en el futuro. Pero ninguna de las virtudes de aquella estupenda serie original está presente en el remake. Es cierto que hemos crecido, que ya no somos los imberbes soñadores de antaño, pero con algo más de cuidado y de originalidad puede que yo, al menos, hubiese aprobado esta nueva V.

La verdad es que vistos estos doce episodios, yo no me quedo con nada, o con casi nada. Después citaré el único aspecto que puedo salvar, pero lo primero que hay que citar es la lamentable trama que los guionistas han hurdido para esta nueva versión. Tras un primer episodio interesante, marcada por la inevitable espectacularidad de la llegada de las naves a la Tierra, todo derivó en una historia fea, aburrida y previsible, en la que ni veíamos a los lagartos, ni asistíamos a sus cruentas fechorías contra los humanos, ni nada de nada. Por la trama han pululado aspectos fundamentales y entrañables de la serie original, como la Quinta Columna o el bebé mitad lagarto mitad humano, pero he tenido la sensación de que era sólo una excusa para llamar la atención de los fans ochenteros. La resistencia, por su parte, ha estado compuesta por personajes lamentables, sosos y aburridos, hasta el punto de lamentar el hecho de que Elizabeth Mitchell dejase Lost para formar parte de V. Hemos tenido con ella a un cura, un V redimido que empequeñece ante el entrañable Willy encarnado por Robert Englund, a un par de matones y a un periodista que tampoco está a la altura de Donovan. Y ni rastro de alguien comparable al Tyler que conocimos con el rostro del carismático Michael Ironside.

Los visitantes han sido guapetes ataviados con pijamas de diversos colores, que sólo han mostrado su realidad reptil de manera más que tímida, y que han estado encabezados por el único acierto de la serie, esa Anna interpretada por la sensual y magnética Morena Baccarin, que ha apuntado una maldad y una saña contra nuestar especia que quizás me haga albergar esperanzas en lo que pueda venir.

 

No alcanza el nivel de la mítica Diana interpretada por Jane Badler, pero de de verdad que poco más puedo rescatar. Supongo que tras el verano tendremos nuevos episodios en una segunda temporada que tendrá que cambiar mucho para que realmente merezca algo la pena. Ahora, en verano, veremos a los verdaderos lagartos, que este invierno han estado ausentes…

//www.imdb.com/title/tt1307824/