Una hora más en Canarias

Es evidente que el cine español necesita nuevas fórmulas y géneros que le aparten de esa desconsideración que buena parte del público le tiene. Hacen falta nuevas tramas, nuevas maneras de acercar al potencial espectador hastiado de, lo que comúnmente se denominan comedias chuscas y dramas guerracivilistas. En este sentido, el nombre de David Serrano se destacó hace unos años como fundamental en esa tarea de renovación de nuestro cine, gracias a sus guiones para películas tan exitosas como El otro lado de la cama o Días de Fútbol, un musical y una comedia de factura pocas veces vista por estos lares, frescas y apetecibles, que, como no podía ser de otra manera, lograron un importante reconocimiento de crítica y una muy jugosa taquilla. Ahora nos presenta, como director, Una hora más en Canarias con la que trata de consolidarse como renovador de la industria, aunque en esta ocasión la cosa no le ha salido tan bien.

Estamos, a priori, ante una nueva comedia de enredo que, a pesar de no resultar tan redundante como tantas y tantas otras en el cine patrio, sí podría alejar a ciertos espectadores tras ver el tráiler. Serrano pronto avisa de que, como el resto de su cine, quiere liberarse de pesadas cargas y ofrecer algo nuevo. Y, sin duda buscando repetir el éxito pasado, propone una historia loca, de devenir incierto, acompañada de pequeños números musicales. Estamos ante una comedia romántica en la que un achico, el competente Quim Gutiérrez, es objetivo de tres chicas que se disputan su amor, con negocios de por medio y una acción que transcurre en Canarias, en donde el guionista y director encuentra el lugar perfecto para encuadrar escenas y tramas.

El problema fundamental es que el libreto se queda en tierra de nadie. Una hora más en Canarias no funciona como comedia, ya que aunque parece que puede arrancar bien y ofrecer carcajadas durante todo el metraje, son pocas las escenas ciertamente graciosas, y mucho menos como musical, ya que la valentía del guionista se ve encorsetada por los temores de apartar a los típicos detractores del género. Por ello los números musicales de la película se quedan reducidos a la mínima expresión, con recursos tan pobres como hacer que los protagonistas canten durante una escena unos pocos segundos, mientras son secundados por un reducido número de bailarines que surgen de la nada en un breve período de tiempo. Parece que David Serrano huye de lo que hizo grande a los buenos musicales de antaño, y que sin duda contribuyó al éxito de El otro lado de la cama: allí no había complejos, se cantaba y se bailaba con el acierto además de que se trataba de canciones por todos conocidas. Ahora, parece que se echa el freno de mano, por si la gente se agobia…

Y sin embargo, los diálogos son, en ocasiones, de una teatralidad mayúscula, que en nada ayuda a que nos creamos la historia. Quim Gutiérrez alterna escenas creíbles con otras en las que parece un mal actor sobre las tablas de un escenario. Los tonos de voz, la forma de decir las frases…todo parece falso, precisamente la clave de los buenos musicales, cuando somos capaces de aceptar que los personajes canten y bailen en medio de una escena.

Lo mejor, sin duda, es el trabajo de Angie Cepeda, una chica que con su trabajo soporta todo el peso de una película que pierde fuelle a medida que avanza el metraje. No está mal tampoco Miren Ibarguren, quien protagoniza los momentos más simpáticos con su papel de novia celosa y esquizofrénica.

Finalmente, una historia que parecía bien construída se deshace como un castillo de naipes, como si no se hubiese sabido rematar, lo que hace que el sabor de boca que nos deja sea más agrio que dulce. Pero no quiere terminar sin destacar lo mucho que me ha gustado ese personaje volador, víctima de la fuerza más poderosa del ser humano, la capacidad de amar, que posibilita que volemos sin necesidad de capa.

Quizás se merecía mejor suerte el bueno de David Serrano. Pero no basta con pretender innovar, sino que hay que hacerlo bien. Pero seguro que lo logrará otra vez, porque ya ha demostrado que sabe de qué va esto.

Mi puntuación en IMDB:5.

//www.imdb.com/title/tt1161411/