El Último Guerrero (The Last Airbender)

Mira que es difícil que salga yo indignado y cabreado de un cine. Quien esto escribe ha visto y ha padecido de todo cuando de sentarse en una butaca se trata, pero ayer, por primera vez desde que tengo uso de razón (precisamente en ese debut de mi racionalidad empecé a ir al cine), me sentí estafado. Y no por ver una mala película, que en peores plazas hemos toreado, sino por el abusivo y mezquino comportamiento de dos empresas, la exhibidora y la productora, que se sirven de la moda del 3D para clavarnos un traicionero puñal a quienes amamos el cine. 9,70 euros por ver El Último Guerrero en 3D, película que no contiene ni un sólo plano tridimensional. Señores, aunque pensé que nunca se me pasaría semejante deseo por la cabeza, espero que muy pocos caigan en su insidiosa trampa…

Lo peor de estas prácticas es que al final uno habla más de ellas que de la propia película. Pero es lo que toca. Hace aproximadamente dos meses que los multicines de mi ciudad instalaron salas 3D (aunque ciertamente creo que sólo es una), y yo aún no había debutado. Me había desplazado para ver Avatar y Alicia…con resultados diferentes, siempre a favor de la astuta peli de James Cameron. Ayer quería ver lo nuevo de Shyamalan, director del que soy ferviente admirador, y cuando vi que la proyectaban en 3D, supuse que sería un añadido más a mis ganas de verla. Pero entre el coste de la entrada y el alquiler de las gafas (lo que supone, efectivamente, que hay que devolverlas al salir), tuve que desembolsar 9,70 euros. Pero lo peor fue sentarme en la butaca y comprobar, desde la primera escena, que las gafas solamente servían para ver en 2D una película que, en ausencia de ellas, se veía con el típico tono borroso que presentan las pelis rodadas en auténtico 3D. Ni una sola escena en tres dimensiones, ni un sólo plano, nada…Señores de Cinebox y Paramount, exhibidor y productor, no merecen gestionar semejante negocio.

Esto supone que una familia compuesta por papi, mami y dos vástagos tendrá que desembolsar 38,80 euros, a lo que habrá que sumar las inevitables palomitas y refrescos. Y si por ese precio te ofrecen cine en 3D, ya resultaría caro, pero el concepto de "estafa" quedaría más encubierto. Con lo que vi yo ayer, francamente, dan ganas de quedarse en casa y disfrutar de una copia digital perfectamente descargada, y que les den…

Y no quiero yo olvidarme de Shyamalan. Mi hasta ahora admirado cineasta hindú ha superado a Tim Burton en su total bajada de pantalones ante el gran estudio de turno. Si Burton no concebió su Alicia como un producto en 3D y cedió ante la major para que se realizara la conversión y posterior exhibición en tres dimensiones, Shyamalan ha hecho lo mismo, pero con una cinta que no ofrecía nada susceptible de ser disfrutado con la nueva técnica. Como un imbécil me sentía yo ayer con las gafas puestas.

Tristemente todo esto afecta a la consideración de una película que de estar dirigida por otro hubiese recibido mejor tratamiento. Con El Último Guerrero M. Night Shyamalan abandona, me temo que definitivamente, su condición de cineasta rompedor y sorprendente, capaz de pegarte en la butaca conteniendo la respiración. Aún recuerdo los buenísimos momentos que viví en el cine con sus cuatro primeras películas, un prodigio de argumento, tensión bien llevada y sorpresa final. El Incidente, gustándome también, bajó algo el nivel, y La Joven del Agua fue ya un fiasco. El Último Guerrero es una película al uso de fantasía, más deudora de algún artesano que tanto abunda a nómina en los grandes estudios que de un tipo que tenía a la industria en el bolsillo no hace mucho.

Desconozco el anime en el que se basa, y estoy seguro de que sin el cabreo provocado por la estafa me hubiese gustado más. Sin ser una maravilla del género, podría haberla disfrutado como en su momento hice con referentes semejantes como La Historia Interminable. Estamos ante un cine entrañable y bonito, cine de aventuras épicas con algún toque de artes marciales y mucho de imaginación desatada, pero los que la han levantado la han manchado con su voracidad económica.

Debería de haber escrito más sobre la película pero mi cerebro se quedó, tristemente, con lo malo. Sólo puedo recomendar, a quien tenga la oportunidad de hacerlo, que escoja ver El Último Guerrero en 2D, se ahorrará un dinero muy valioso en los tiempos que corren, y verá la película tal y como se concibió, sin añadidos artificiales que sólo sirven para que nos roben.

Qué cabreo por dios…

Mi puntuación en IMDB:5.

//www.imdb.com/title/tt0938283/