Stuck

Más de una vez he apuntado lo mucho que me gusta ese tipo de cine pequeño, ya no en cuanto a cuestiones presupuestarias, sino en lo que se refiere a ambientes, situaciones y personajes. Pocas cosas, pocas localizaciones, una historia intensa aunque sencilla y una atmósfera inquietante suelen ser la tarjeta de presentación de un cine minimalista que no necesita de grandes alardes para ser recordado. Supongo que el máximo exponente de este cine será esa maravilla de Joseph L. Mankiewicz titulada La Huella, sin olvidarme de La Soga, lección magistral de Hitchcock con sólo tres personajes y un pequeño apartamento como localización. Stuck está, como no podía ser de otro modo, a años luz de estas dos, pero tiene su encanto…

Stuart Gordon es ese director adscrito al cine de género, que logró cierta relevancia hace unas décadas con sus películas de Re-Animator, y que a finales de los 90 trabajó con presupuestos españoles gracias a la Fantastic Factory, pariendo cosas como Dagon. Con Stuck se aleja de planteamientos fantásticos, para adentrarse en una historia sencilla pero asfixiante, de una intensidad que crece por momentos, con unos personajes que viven al límite.

La trama de la película no puede resultar más simple: una chica atropella a un vagabundo al salir de una noche de juerga, incrustándolo contra su parabrisas, perdiendo el control de sus actos y escondiendo el coche, con el hombre, en su garaje. Es éste el más claro ejemplo de que no se necesita más para crear cine, para ganarse el interés del espectador, aunque, probablemente, sea muy difícil engendrar, a partir de un planteamiento como éste, una película inolvidable. Eso estará solamente al alcance de los más grandes. Pero Gordon consigue, sin duda, filmar su mejor película, apartándose de las criaturas y vísceras que habían sido recurrentes en su cine.

Pero esto también es cine de género, ya que Stuck es una película de suspense, frenética por momentos, que añade, a todo ese microcosmos, una duración de una hora y veinticinco minutos, ideal para pasar un buen rato con ella. En ese sentido, nada le falta ni nada le sobra.

Tenemos como protagonista a Mena Suvari, la lolita de American Beauty que no logró mantener una carrera mínimamente interesante. Está solvente en su papel de chica acongojada por una situación traumática, y demuestra talento en un par de escenas dramáticas. Su víctima es ese actor descomunal que se dio a conocer con Juego de Lágrimas hace ya unos cuantos lustros, Stephen Rea, quien logra transmitir la angustia inherente a su fatal destino.

A veces apetece ver este tipo de cine. Stuck es un divertimento más que interesante, con pequeños guiños a El Apartamento (con esa escena del personaje de Rea en el parque) y ciertos toques, inevitables, del cine de Tarantino. En España pudo verse en 2007, cuando participó en competición en el Festival Internacional de Cine de Cataluña. A mi me ha gustado.

Mi puntuación en IMDB:6.

//www.imdb.com/title/tt0758786/