Repo! The Genetic Opera

En un futuro no muy lejano, la raza humana ha visto peligrar su existencia a consecuencia de un devastador virus que afecta a los órganos vitales. De repente, un órgano sano pasa a ser la posesión más preciada, y una única empresa controla el mercado de riñones, corazones y demás elementos. A ese monopolio se oponen unas pocas voluntades, víctimas también de un sistema corrupto que trafica con la vida humana. Y todo ello, en clave de musical…

Repo! The Genetic Opera fue una de las más exitosas propuestas de cine fantástico de 2008, con reconocimientos en la mayor parte de festivales de cine de género. Se trata de una película absolutamente rompedora, arriesgada y, por momentos, inclasificable, que cuenta además con un equipo técnico y artístico heterodoxo y poco convencional. Resulta meritorio que alguien que ha dedicado buena parte de su carrera cinematográfica a dirigir secuelas de Saw (a cada cual peor, todo sea dicho), de repente se disponga a dirigir un producto tan diferente a todo. Puede que hastiado de tanto cliché y estereotipo derivado de esas secuelas, el bueno de Darren Lynn Bousman encontrase acomodo en un musical de terror, un vodevil fantasmagórico tan oscuro y gótico que parece perpetrado por el mismísimo Tim Burton, aunque, como era de esperar, las buenas intenciones no se traducen en unos resultados que yo al menos creo se hubiesen merecido. No siempre, por no decir casi nunca se facturan películas como ésta, y ése es ya un mérito a destacar.

El circo de Repo! The Genetic Opera es absolutamente heterógeneo. Nos encontramos con un puñado de intérpretes que asumen la locura del proyecto con valentía, y, en algún caso, como una vía de escape a una reputación, por otro lado, bastante merecida. Es el caso de Paris Hilton, quien siguió buscando acomodo en el cine de terror tras su correctita aparición en La Casa de Cera. Con ella, un peso pesado de los 90, inolvidable por su papel de jefe del clan gangsteril en Uno de los nuestros, Paul Sorvino. Y soportando una importante parte de la carga dramática, el maestro de Buffy, Anthony Head.

El principal problema lo encontramos en ese énfasis por salirse de lo convencional. Estamos ante un musical excesivo, no ya por su insólita atmósfera de oscuridad, sino por su empeño en cantarlo todo, en recitar todos y cada uno de los diálogos. Apenas hay en la película escenas habladas, y todo se cede a la música y a la canción, algo por otra parte poco beneficioso para una obra que no cuenta con temas que perduren. Pero además la historia no logra avanzar en un camino correcto, limitándose a la típica trama de empresa monopolista enfrentada a unos rebeldes incansables.

No es cine para todos los públicos. Repo! logró relevancia por meter la cabeza en un género lastrado siempre por la repetición de fórmulas. En ese sentido, merece un sobresaliente, aunque como película, en su valoración global, no puede llegar al aprobado.

No podré ir al cine, me temo, en unos días, lo que me perturba especialmente ahora, que tenemos una cartelera interesante. El síndrome de abstinencia hará estragos, pero trataremos de llevarlo como podamos. A ver si nadie me pone los dientes largos habándome de Machete o Enterrado

Mi puntuación en IMDB:3.

//www.imdb.com/title/tt0963194/