Two lovers

Estrenada en nuestro país en mayo de este año, a pesar de ser de 2008, Two lovers fue el último trabajo que hizo Joaquin Phoenix antes de embarcarse en esa espiral de esquizofrenia estrafalaria que le llevó a dejarse barba y amenazar con la retirada, para afirmar después que todo había sido fruto de un papel interpretado para el rodaje de un documental. El caso es que esta película se ganó el interés de buena parte de la crítica, en otra de esas consideraciones que a uno no dejan de sorprender. Ignoro las razones de esa benevolencia hacia una película que, sin ser una soberana mierda, ni está tan bien dirigida ni tan bien interpretada como en su día alguno escribió. Aunque, como siempre digo, será que el raro soy yo…

Y no es porque la cosa empiece mal. Se nos cuenta la historia de un peculiar chico que en la primera escena se tira por un puente al mar, como consecuencia de un problema mental que, por cierto, se va diluyendo a lo largo del metraje como si los guionistas se hubiesen olvidado de semejante detalle. Pronto sabemos que se trata del típico personaje cinematográfico, que se nos quiere vender como interesante, inadaptado, deprimido y de frágil personalidad. Joaquin Phoenix alterna escenas correctas con alguna otra francamente mejorable, y la sensación global es que se queda a años luz del excelente intérprete de Gladiator o Asesinato en 8 mm. Su historia es la de un trío amoroso, completado con una desastrosa Gwyneth Paltrow y una correctita Vinessa Shaw.

La historia tiene su interés, aunque la manera en la que se nos cuenta lo reduce. James Gray es ese director nifúnifá, responsable de títulos tan inofensivos y carentes de fuerza como La noche es nuestra o La otra cara del crimen. Su estilo es tosco, rutinario y por momentos, de una pesadez difícil de llevar. Y, como he dicho antes, no parece saber sacar lo mejor de sus actores.

Junto a los tres protagonistas destaca el genial Elias Koteas, el único de un plantel de secundarios que encarnan papeles poco desarrollados, lo mismo que alguna de las historias paralelas que al cineasta no parecen importarle, como la familia del personaje de Phoenix, e incluso algún detalle más acerca de la vida de esa chica desubicada a la que interpreta Paltrow.

Pasó desapercibida este verano en la cartelera, y yo encuentro sobradas razones. Y es que, además, su final es insoportablemente previsible…

Mi puntuación en IMDB:5.

//www.imdb.com/title/tt1103275/