Ladrones

En la próxima gala de los Óscar la emotiva sección que recuerda a las personalidades fallecidas tendrá que ser algo más larga…El último en dejarnos ha sido Irvin Kershner, director de El Imperio Contraaaca, y mañana le dedicaré la entrada que se merece. Hoy vuelvo a la cartelera, para hablar de una nueva peli sobre ladrones y atracadores, que me recuerda a un fenómeno recurrente en Hollywood en las últimas décadas…

Que yo recuerde, todo empezó a finales de los 80. El panorama cinematográfico nos ofreció dos versiones de una misma obra clásica, Las Amistades Peligrosas, estrenadas casi al mismo tiempo, y dirigidas por Stephen Frears y Milos Forman. Más tarde casi coinciden en los cines el Robin Hood de Kevin Costner con otro menos ambicioso titulado Robin Hood El Magnífico, protagonizado por Patrick Bergin y Uma Thurman. Seguimos con HormigaZ y Bichos, dos propuestas animadas muy parecidas a cargo de Dreamworks y Pixar, que también llegaron de la mano. Por no hablar de Deep Impact y Armaggeddon, casi idénticas y coetáneas. Y puede que me olvide de algún caso, que, no obstante, estará seguramente recogido en uno de los primeros artículos que publiqué en mi blog de la web de la revista Acción (buscadlo y confirmad si falta alguno…). Este argumento viene a cuento porque tenemos en cartelera Ladrones, cuando hace poco más de un mes teníamos The Town, Ciudad de Ladrones, la estupenda película de Ben Affleck.

Y éste es el principal problema de una película que podría haber tenido mejor acogida de no haber coincidido en el tiempo con la otra. Estamos ante el típico producto de intenciones inequívocamente comerciales que trata de no dejar ningún cabo suelto para justificar una buena taquilla. Pero, claro, cuando tienes en la retina otra película de temática parecida mucho más elaborada y solvente, las carencias quedan al descubierto. Si Affleck en su película se preocupó por los personajes y el guión, Ladrones se ocupa básicamente de ofrecer una historia convencional, procurando no caer en errores garrafales, sin importarle la previsibilidad ni el poco desarrollo de unos personajes de los que puede que nos interesase saber más.

No debemos de olvidar que estamos ante una producción de Sony Pictures, por lo que predominarán otras cosas. Se trata de buscar la complicidad con el espectador a través de la acción, el montaje frenético y los clichés. The Town no era absolutamente rompedora en cuestiones formales, pero sí lograba trascender mucho más. Ladrones se queda en un correcto thriller, de evidentes virtudes y defectos.

Puede que lo mejor sea el interesante grupo de delincuentes, con un Paul Walker algo tapado por sus dos colegas Idris Elba y, sobre todo, un Hayden Christensen que hubiese podido dar mucho más teniendo en cuenta el atractivo perfil de su personaje. Por su parte, Matt Dillon parece haberse quedado con los tics de su excelente papel en Crash. Todos ellos conforman un competente reparto que trata de llevar a la película a un escalón inalcanzable, dejándola en un mero entretenimiento palomitero, que no es poco.

Supongo que no habrá errores evidentes de guión, ni aspectos chirriantes que la descalifiquen de inmediato. El género de robos y atracos, como tantos otros, lleva mucho tiempo encaminado hacia lugares comunes que sólo puntuales cosas como The Town logran sortear. Y si Ladrones se hubiese estrenado hace un par de años hubiese salido perjudicada a su vez por el magnífico Plan Oculto de Spike Lee. Es el problema de hacer una película simplemente correcta.

Mi puntuación en IMDB:6.

//www.imdb.com/title/tt1135084/