GARGOYLE´S QUEST: O ese gran desconocido

Primeramente, para hablar de este “pequeño” juego, os voy  a poner en situación. Corría el año… (Ese alzheimer, que me hace ver el pasado entre brumas…) Bueno, da igual el año, el caso es que estando yo en mi penúltimo año en el internado, (o antepenúltimo, ya digo que no me acuerdo) Ocurrió, que hubo una fiebre incontrolable entre todos mis compañeros por tener una “Gameboy”. Y para un “pobretón” como yo, no era más que un nido de envidia ver como a todas horas mis compañeros se sentaban en el patio a jugar a juegos como el Súper Mario Land, Súper Mario Land II, Batman,… Y tal era mi envidia (sana, eso si, que nunca llegue  a matar con una quijada a ningún compañero) que me pasaba todos los recreos mirando las partidas de otros y suplicando un poco de compasión para poder jugar unos minutos a ese maravilloso aparatejo de pantalla Verdiamarillenta. Y después de pasar todo ese curso de esa manera, al siguiente año decidí utilizar esa técnica que siempre a caracterizado a los crios cuando quieren algo con todas sus ganas (O cuando se antojan de algo en un momento determinado), en otras palabras, me puse a dar la murga a mi padre hasta que finalmente me calzara una hostia, o consiguiera mi tan ansiada meta (En esta ocasión conseguí el objetivo principal).

 

Y así, las navidades de ese año me encontré envuelta en brillante papel de regalo, una blanquita Gameboy con dos juegos elegidos por mi padre: El ultramegaguay “The Legend of Zelda: Link´s Awakening” y el pobre y posiblemente olvidado por la mayoría del mundo mundial  “Gargoyle´s Quest”. Del primero solo diré que es una obra de arte hecha Videojuego que ha pasado a  la posteridad como uno de los mejores juegos de la Gameboy, y como tal, no merece ser comentada en mi Blog (Para leer miles de cosas sobre este juego, no hay mas que meterse en el Google y… El resto creo que ya lo sabéis todos). Pero del segundo… Un juego que en mi entorno solo yo supe apreciar, ya sea por ese complejo de “Robin Hood” que me hace siempre decantarme por los mas débiles y fijarme en las cosas mas despreciadas (Esas películas de “serie B”), o por que simplemente era la hostia, pero como no había detrás de el una campaña publicitaria la mayoría de la gente no se dignaba ni a probar.

 

Y así, de esta manera estrene mi nueva Gameboy, introduciendo el Gargoyle´s Quest y moviendo hacia la derecha ese botón/seguro que hacia que de la Gameboy hiciera que sonara ese característico “TRLINNN” con la palabra Nintendo y comenzaran a surgir aventuras en blanco y negro (O en Verde y a amarillo como realmente era).

 

El juego comenzaba en una vista en planta (Es en estos detalles, en donde se nota que soy delineante, siempre usando la palabra técnica en cosas como estas), y un muñecaco con lo que parecen ser alas de murciélago se acerca a lo que parece ser un fantasma, y le empieza a decir en un perfecto ingles  (Por entonces, al igual que ahora era un autentico patán con el ingles, a si que no me pidáis auténticos detalles sobre esas conversaciones) que un tipo muy malvado a robado algo que hace que todo el mundo de los monstruos siga existiendo (Vaaaleee, igual me he inventado un poco la historia, pero ya he dicho que mi ingles no es muy bueno, pero básicamente era así de “Original”). De esta manera “Firebrand” (Que así se llamaba nuestro protagonista, el cual protagonizaría después otros dos juegos, uno en la NES (Gargoyle´s Quest II) y otro en la SNES (Demon´s Crest) se veía envuelto en una apasionante aventura llena de peligros (Este era uno de esos juegos difíciles de cojones, no como los de ahora que parecen hechos para… (Valla, ya me salio la vena nostálgica)). Así, la famosa gárgola antagonista de Ser Arthur (Si, el juego era de Capcom y la gárgola protagonista era una de esas terribles gárgolas rojas que intentaban (Y la mayoría de las veces conseguían) dejar en paños menores a nuestro caballero de brillante armadura favorito) se movía por un gran mapa, buscando localizaciones en donde aumentar sus habilidades para poder alcanzar finalmente el castillo del malo maloso.

 

El juego se dividía en unas zonas con vista en planta (Como ya he comentado antes) en las que buscabas pueblos y mazmorras, y en fases de plataformas con visión lateral (Las mazmorras) en las que había que sacar lo mejor de ti y de la gárgola, para no caerte, pincharte, aplastarte, ser golpeado por un malo sin compasión, quemarte,… Y además, Tenias que investigar, ya que para avanzar en ocasiones el camino estaba escondido, y para encontrarlo tenias que utilizar bien las habilidades de nuestra gárgola preferida (O sea, el vuelo sin motor,  los gapos pegajosos (Menos mal que era un horrible gárgola, ¿Os imagináis a Mario escupiendo a los pinchos para poder agarrarse a ellos y poder pasar?) y la habilidad para agarrarte a paredes y lapos. Y para colmo de males, al final de cada fase te esperaba un “jefe” final, con muy mala leche, para evitar que salgas vivo de la ya de por si proeza de haber llegado hasta el).

 

Como último dato a destacar a parte de su enviciante jugabilidad (Debo ser masoca, aunque aun no me haya dado cuenta) es la BSO, la cual, esta compuesta de temas sacados del Ghouls´n Goblins, De hay que su nombre completo sea “Gargoyle´s Quest: Ghouls,n Ghost”. Y decir también que… (Trompetas de victoria) ¡Este si fui capaz de pasármelo!

 

¡¡¡NOS VEMOS EN LA PROXIMA ENTRADA!!!

 

PD: Como siempre digo, el dia que cumpla los 100 mensajes, adornare mis entradas con fotos, hasta entonces apañaos con mis pequeños "tochos" (Aunque parece que esto va pa largo)