Terror en el supermercado: la aventura del fotografo con miedo a que se le estropeara su flamante camara

¡Hola queridos lectores! Aquí estoy un día mas (Sigo con el ordenador “jodio” pero como dijo aquel “Se os echa tanto de menos”…) para traer un poco de alegría a esta nuestra comunidad, y aprovechando que el sábado cumplí la nada despreciable cifra de 28 añitos (Un crío vamos) y que mis benefactores fueron buenos y me trajeron de regalo una serie de juegos “muy bonitos”, voy a aprovechar y romper una lanza a favor de uno de ellos que ha sido menospreciado, insultado y hasta escupido por cientos de bocas de “fanboys”. ¿De que juego se trata? Pues como habréis adivinado por el titulo de la entrada se trata del “Dead Rising: Terror en el supermercado” (No he podido evitar poner el subtitulo ese XD la verdad es que al lumbreras que se le ocurrió habría que colgarlo… O mejor aun… Erigirle un monumento por tener los santos coj… de ponérselo…) y sobre el trataran las siguientes líneas.

portada

Lo primero que voy a decir es que el análisis lo hago desde el lado de alguien que no ha probado la versión de XBOX360 por 2 razones: La primera tan sencilla como que no tengo dicha consola (Aunque no negare que me gustaría poseerla). Y la segunda por que no me parece lógico comparar un juego de la Wii (Que todos somos conscientes de que su potencia es cuanto menos irrisoria) con uno salido en una consola bastante mas potente (Es como si en la gloriosa época de Megadrive y SNES hubieran basado los análisis de conversiones juegos de SNK que salieron para ellas comparándolos con los propios de Neo Geo), así que si queréis saber lo que vais a encontrar en la WII creer que voy a ser de los mas objetivo.

“La bella historia de Alaska, su marido y los “Pegazombies””

Los pegazombies al ataque

Un concierto de la movida madrieña… ¡OH YEAH!

Había una vez en un típico pueblo americano asediado por hordas de zombies (Que visto lo visto debe de ser tradición por esos “lares”) un reportero fotográfico al que le gustaba lucir su maravillosa “NIKON” de 30 Megapíxeles, llevándola de un lado a otro pero sin usarla, no fuera a ser que se le encasquillara el objetivo, el obturador o el diafragma (Vamos, que era época de crisis, y si se le “jodia” no tendría pasta para comprarse una (A ver, que os creíais, ¿Que Capcom había quitado la opción de hacer bonitas fotos solo por que la potencia de la consola es menor? No tenéis ni idea, simplemente han adaptado el titulo a la realidad actual)). El caso es que con ganas de cubrir la noticia haciendo reproducciones a “carboncillo” de las escenas gores (Aquí entra una misteriosa teoría, que al ver tamaña obra artística, SEGA decidió crear un juego a carboncillo llamado “MAD WORLD”… Si es que todo esta relacionado… ¿Lo veis?) Y subiditas de tono de las supervivientes del “holocausto cerebral” (Y no tan supervivientes, que seguro que alguna zombie habrá que este… ¡ARRRFFFF!, eso por no hablar de las múltiples y variadas formas de ligoteo que se pueden llevar a cabo en una situación de ese calibre… “Oye nena, si en el mundo tu y yo fuéramos los únicos supervivientes… ¿Te acostarías conmigo para perpetuar la especie?… ¡YUUUUJUUUU!!! Me quedan solo 2 días para disfrutar de tus caderas… ¡¡¡¡YEPA YEPA YEYYYY!!!!” ) Se metió en medio de un centro comercial, al perecer el sitio mas seguro y original de cuantos podía haber elegido para llevar a cabo su trabajo.

A por el Tour

¡A por el Tour de francia!

Lo malo es que por casualidades del destino una vieja que anda buscando a su querido caniche, abre la puerta del centro comercial, dando vía libre a los zombies para que se hagan con su ración de sangre fresca de rigor… A partir de este punto asistiremos a una sucesión de hechos que llevaran a nuestro héroe “pictórico” a realizar la labor de héroe enfrentándose a grupos de zombies… Todo eso sin sacarse la carrera de Clérigo con la habilidad de expulsar a los muertos (Si es que ser “friki” tenia que tener una utilidad aparte de dedicar el tiempo a volar la imaginación por mundos ajenos al nuestro…)…

Y esta es la historia, “calcadita” a la del juego original, salvo que aquí no tendremos el limite de tiempo de 72 horas y las misiones se nos presentaran de un modo mas clásico (El típico “Ves al punto A, salva a la persona X y vuelve aquí para ganar experiencia y pasta”), de este sistema lo único que me gustaría decir es que no le sienta mal al juego, y que con todo sigues teniendo bastante libertad para moverte por el centro comercial a tus anchas acabando con todo lo que se te cruce y usando como armas los objetos mas variopintos.

mas y mas pegazombies

Las rebajas con la crisis ya no son lo que eran…

Los gráficos del juego como se ha dicho, no son todo lo buenos que debieran (Y mas teniendo en WII algunos ejemplos que demuestran que la consola “casual” por excelencia puede con mas de lo que se dice… ¡Ese Mario Galaxy!) aunque cumplen, y desde luego no son tan horribles como para querer arrancarte los ojos mientras juegas. Todos los típicos elementos de un centro comercial están bien representados, y la famosa ausencia de zombies no es tan exagerada como se nos ha querido hacer creer, ya que los “grupos” de 10 – 20 zombies son suficientes como para agobiante en caso de no poseer balas o algún objeto contundente con el que hacerles frente. Lo que si puede llegar a molestar es la “aparición espontánea” de dichos zombies en el cercano horizonte, aunque siempre suelen aparecer a una distancia razonable en la que te puedes preparar para la embestida. En conclusión, desde luego no es el juego más vistoso de Wii, pero lo que ofrece es suficientemente bueno como para hacer de la partida una experiencia gratificante.

El sonido del juego, es lo que se puede esperar para este tipo de aventura. Gemidos de zombies, disparos golpes, elementos rompiéndose, música tranquila para los paseos y más cañera cuando ocurre algo más emocionante… Vamos, que no esta mal.

Y ahora, después de analizar las cosas técnicas vamos a hablar del plano jugable, la mayor baza de la “blanquita” de NINTENDO (Si, con mayúsculas por lo grande que es la compañía… ¡¡¡ese lado fanboy!!!).

El juego tiene un sistema de control sacado de la versión RE4 de la misma consola, y eso de por si es un gran acierto, ya que te permite apuntar con el puntero del mando de Wii de manera precisa, rápida y natural.  El movimiento del “prota” se realiza con el “Nunchuk” (Me cuesta tanto decir esa palabreja…), y para realizar ataques con los objetos desperdigados por toda la zona, basta con pulsar el botón A para realizar un ataque normal, o agitar el “wiimote” para lanzar el objeto o hacer un ataque especial, dependiendo del “arma improvisada” que tengamos en posesión. Seguimos teniendo la posibilidad de hacer el “chorra” por la zona, ya sea cambiándonos de ropa, pasar un rato reventando cabezas de zombies, o simplemente dar paseos en bicicleta, monopatín o segando piernas de “putrefactos” con maquinas cortacésped puestas por ahí para la ocasión. También si queremos podemos seguir las misiones, así que el juego se nos presenta bastante variado y entretenido como para aburrirnos de el en un rato. Si a esto añadimos lo dinámico de la acción, nos encontramos frente a un juego divertido como pocos, y que además posee una historia que nos va atrapando, y que nos dejara con ganas de continuarla, hasta llegar a descubrir el origen de toda la invasión zombie.

el payasito

¿Por que siempre que se habla de zombies hay un payaso con ganas de sacarnos una "sonrisa"?

Conclusión final: El juego en si me ha gustado. Tal vez no sea de sobresaliente, pero sin entrar en odiosas comparaciones es un gran juego que te enganchara por su divertida mecánica y su variedad de situaciones. Como siempre, no le pondré nota, y dejare que saquéis vuestras propias conclusiones. La mía es grata y bastante mejor de lo que pensaba en un principio, debido más que nada a la mala prensa que ha recibido el juego por personas demasiado “hyppeadas” o medios especializados que se han “ozecado” en comparar el juego con la versión de una consola bastante superior. ¿Que opináis vosotros?

¡Hasta la próxima entrada!