Se busca: cerebro del Profesor Layton (en almíbar o formol)

Nadie sabe la influencia que Brain Training está ejerciendo en jugadores y programadores, si estamos ante unfenómeno capaz de revitalizar el género de los puzles o ante una moda que se acabará deshinchando junto a la capacidad de las compañías para ofrecer nuevos retos mentales. El Profesor Layton y la villa misteriosa no cuantifica el peso de tu cerebro, pero parte de esamisma filosofía del colocar al puzle mondo y lirondo en primera línea dejuego, y estira sus posibilidades gracias a una trama a lo Sherlock Holmes,algo de exploración y unasdeliciosas secuencias de animación que muchos comparan con el arte delestudio Ghibli. El blog de la revista Wired lo ha elegido como uno delos cinco mejores juegos portátiles del año y Gamasutra le da unamención honorable. Se les olvida decir que el dolor decabeza que te deja es igual de memorable que su adicción: todauna resaca.

 

Ya lo dije cuando hace nada a propósito de Last King of Africa:es un gustazo encontrar videojuegos que hacen todo lo posible para que losacabemos. El Profesor Layton y la villa misteriosa se lopone tan fácil al jugador, que antes de comenzar una partida asistimos a un “Enepisodios anteriores…”, destinado a recordarnos los pasos importantes y hechosocurridos en la investigación, no vaya a ser que nos perdamos. Yo lo heterminado en unas 30 horas y me he quedado con ganas de más, y eso que haymucha vida una vez acabada la historia principal (que puede finalizarse enbastante menos tiempo resolviendo 75 puzles de los 120 oficiales). Nohay posibilidad de atasco: en cualquier momento podemos dejar ese desafío quese nos atraganta para después y siempre hay pistas disponibles, por si noconseguimos hallar una solución al problema. Incluso hay un personaje que nospermite resolver más tarde aquellos puzles que en su momento pasamos por alto oque abandonamos por imposibles.

 

Lo más ejemplar del titulo de Level-5 es su ciclo de vida. Unavez terminada su historia principal, siempre nos quedarán la descarga de unpuzle nuevo cada la semana y algunos extras que se desbloquean una vezsolucionados algunos misterios del juego (es decir: más puzles, pero máschungos). Y tras los títulos de crédito, una sorpresa que me ha dejado enascuas: una puerta secreta que te pide “la contraseña que encontrarás en lapróxima entrega del juego”. Supongo que se referirá a las dos siguientesentregas de Layton, que espero que no tarden tanto en llegar a Europa comoesta primera. También espero que la saga no caiga en un tedio absoluto consecuencia derepetir sus buenas ideas una y otra vez, como es el caso de PhoenixWright.

 

Por lo demás, ya saben lo que toca: acertijos con varias soluciones,rompecabezas visuales, problemas matemáticos dignos de escuela, sumas, restas yotras operaciones aritméticas (te veras calculando hasta el área de untriangulo), desafíos con piezas de ajedrez o con dados, preguntas-trampas querequieren lógica y pensamiento lateral… Vale, yo también me siento mucho más listo jugándolo y también lo coloco en mi top five portátil de 2008, digamos que junto a Echochrome,The World Ends With You, Space Invaders XtremeNinjaTown, esa cosa tan mona que me tiene enganchado desde hace un par desemanas. Y eso que en encanto es difícil ganar al profesor, a su ayudante y a unavilla poblada de personajes que parecen expresarse con jeroglíficos. Suutilización de las 2D me hace poner en duda prácticamente todo lo que he vistohasta ahora en la portátil de Nintendo, especialmente en cuanto a escenasanimadas (especialmente la efectividad, a estas alturas, de las de los remakesde los primeros Final Fantasy). No me extraña que ya se hable de su salto apelícula de animación: en cierta manera, ya lo es.

 

Ahí va uno de los videos del juego, para que vean lo bien que se les daa Layton y Luke correr delante de una noria desbocada y lo pedante que puedellegar a ser el profesor incluso en los momentos más tensos. Encantadoramentepedante, se entiende.