Xi: Home se pone interesante (peligro de spoiler)

Home enseña los dientes. Qué bien. La comunidad/redsocial/mundo virtual de PlayStation era un coñazo, todo el díacorriendo de un lado para otro, con un avatar pijo condenado aver vídeos promocionales y a comprar artículos online. Ahora sabemos qué tipo de cosas nos esperan. Xi,ya presentado oficialmente en Gamefilia por Cristian_360, es una supergymkana alrededor de un misterioso proyecto que juega a confundir realidad y ficción:arranca con la desaparición repentina de la jefa de un equipo detesteadores de Home, que trabaja en un proyecto secreto llamado Xi, y queen los últimos días decía sentirse vigilada. Para participar hay que encontrarun graffiti escondido en la Plaza Homey entraremos en un área secreta, llamada la Central. A partir deahí, sólo hay que dejarse arrastrar por unos desafíos de aúpa que prometen, claro, un tesoro al final.

 

Lo que hay detrás de Xi (el proyecto de verdad y el de mentira, que sirve deexcusa para montar una elevadísima sucesión de rompecabezas) parece unaconspiración codigodavinciana. EnInternet ya se ha levantado toda una red de páginas de referencia, blogsficticios y artículos especulativos que alimentan tanto misterio, mezclando lasherramientas típicas del marketing viral con una experiencia jugable. La frontera entre el mundo virtual y el real se está difuminando, selamenta Jess, la malograda jefa (de carne y hueso, por si había dudas, aunquetambién tiene su avatar), en uno de los primeros vídeos que tendremos que verpara ir entrando en materia.

En Xi nos veremos cotilleando en losdocumentos personales de Jess (conseguir acceder a su ordenador es una de las primerascosas que hay que hacer) y en información más o menos privada de otrostrabajadores de su equipo. Incluido un historial de conversaciones delMessenger, muy útil para intentar ordenar mentalmente los acontecimientosimportantes que van pasando. Hay que leerlo y observarlo todo desde cualquier ángulo posible: en cualquier sitio puede estar la pista que nosabra la puerta a un nuevo desafío.

Página personal de Jess

Empezamos con encargos simples, como encontrar losfragmentos de una imagen en una habitación llena de gente que persigue el mismoobjetivo, pero conforme se va desarrollando, no será raro que Xite obligue a buscar en Internet algo más que ayuda. Y entonces es cuando uno caeen la cuenta de sus dimensiones reales. Por todos lados surgen mensajesdesesperados de jugadores que se han quedado colgados con un boli, un bloc denotas y un montón de letras y números que deberían llevarle a alguna parte. Locomplicado suele ser dar con la pista que revele la combinación correcta paraestas letras y números. 

Unos ejemplos, de las cosas que he podido probar y teniendoen cuenta que cada día se va actualizando. En un momento determinado, habrá quedesempolvar nuestros conocimientos básicos de código binario para descifrar untexto cifrado, sacado del ordenador de Jess: la necesidad, tras darle muchas vueltas, nos empuja a buscar en Internet unconversor de código ascii e ir traduciendo letra a letra. En otro momento, habráque buscar en páginas de turismo de capitales mundiales, a la caza de una pistavisual que nos revele qué es lo que se nos está escapando en una postal turística.Al siguiente, te verás probando en Wikipedia con combinaciones de extraños nombres,que pueden que tengan que ver con estrellas o mariposas, dos de los temasrecurrentes de la desaparecida. O no. En otro puzle de órdago hay que manejar loque parecen los grados de latitud de diferentes localizaciones para encontraruna determinada ciudad. Uf.


Imagino que, si por sus creadores fuera, a Xideberíamos jugarlo con una enciclopedia,un Atlas mundial y, no sé, una calculadora científica. Lo mejor esacostumbrarse a cierta sensación de desesperación, de derrota, porque muchaspruebas son auténticas putadas y ni exprimiéndote le cerebelo sacarás algo enclaro. Al menos ofrece terminales conectados a Internet, así que siempre podemosbuscar pistas en la red sin que haya necesidad de salirse de Home.No es sólo una ventaja que podemos usar de cualquier forma, incluida la debuscar la solución en alguno de los múltiples foros: es una herramienta imprescindible y hay que navegarpor los contenidos de la propia comunidad para ir avanzando en su "trama".

Xi también hay otro tipo de desafíos, más clásicos, que seresuelven con minijuegos. Algunos parecen meros entretenimientos hechos enflash, otros se desarrollan como típicas carreras de obstáculos. Uno enparticular, sorpresa, es una aventura conversacional clásica, que tenemos queterminar usando los comandos norte, sur, este y oeste, mirar, recoger, etc.

Como experiencia, Xi llega a ser mareante, tal es el flujo de información y posibilidades que debemos manejar a la vez. La enormecantidad de datos oficiales que genera se actualiza en una gran pantalla, porlo que es aconsejable visitar a menudo la Central, que al fin y al cabo es el espacioprincipal sobre el que crece toda esta fantástica mentira y que nos daráacceso a nuevas zonas en Home. Como siempre, puestos a pedir,que no quede: sería la leche que Xi creciera y siguiera difuminandobarreras, extendiéndose, por ejemplo, a las normas y costumbres de un juegode rol masivo. En cualquier caso, por fin, y en voz alta: se acabaron elajedrez y a las damas y las compras. Que eran un auténtico coñazo.