Mi particular Top 10 de juegos del Oeste.

El lejano oeste, en ocasiones también salvaje,  ha sido una de las épocas predilectas a la hora de que autores, especialmente escritores y guionistas, mirasen en la busca de inspiración. Es una elección idónea. El oeste creado por estos autores poco tendría que ver con el real, seguramente ninguno de los tópicos que consideramos imprescindibles se darían se pudiésemos visitar aquel momento del tiempo. No obstante, el creado por autores multidisciplinares como: Ford, Grey y Bonelli es un sitio interesantísimo donde la aventura espera en cada árido desierto y el llegar a un pueblo de reciente creación en medio de una polvareda, con su correspondiente matojo rodante detrás, siempre deparará un buen montón de interesantes momentos.

En cambio, para los videojuegos éste siempre ha sido un ambiente poco utilizado. Tradicionalmente los universos fantásticos, los medievales y los futuristas, han sido los predominantes a la hora de escoger un fondo donde relatar las historias en las que nuestros protagonistas de pixels o polígonos vivían.

Sin embargo, encontramos algunos casos en que esta tónica general se ha roto para ofrecernos aventuras con las que emular a nuestros héroes y convertirnos por un rato en: Tex, Billy the Kid, Ethan Edwards, Lucky Luke, Mike S. Blueberry, etc…

Con ocasión del lanzamiento del que, sin duda, será uno de los puntales del genero: Red Dead Redemption. Me propongo revisar algunos de los juegos del genero que por alguna razón, muchas nada tienen que tener con la calidad del producto final, me han calado.

Empecemos:

La ley del oeste

Si hay un juego del oeste que ha no ha sido valorado como merecía es éste. Mi favorito del genero. Es el primer juego en utilizar el sistema de conversaciones mediante elección de frase, además de uno de los más bien implementados. Sólo por eso debería de tener un mayor reconocimiento. El juego, de hecho, basa totalmente su mecánica en estas conversaciones. El desarrollo es totalmente atípico. Se centra en una serie de encuentros que tiene el Sheriff de una pequeña ciudad con algunos de los personajes mas peculiares que la pueblan: podremos encontrarnos con un mejicano con pinta peligrosa, el medico borrachín, una chica de afecto negociable, nuestro propio ayudante…y así hasta 7 personajes.

¿Eres el Sheriff de esta apestosa ciudad?¿Qué responderiaís vosotros?
Las conversaciones son geniales. Largas y profundas, se bifurcan en un montón de posibles situaciones. Aquí una mala palabra puede no tiene vuelta atrás y puede acabar en un tiroteo, una cita o información importante sobre atracos. La mecánica es simple pero engancha.

Gráficamente se basa en cuatro pantallas estáticas. El Sheriff se ve en un primerísimo plano, su cadera, y en el fondo el personaje con el que interactuamos. La elección de frase se hacia de la manera que ahora es habitual. Con la excepción de que  si continuábamos subiendo podíamos desenfundar el arma, entonces pasábamos a controlar una mirilla con la que podíamos abatir a nuestro interlocutor si las cosas se ponían feas. Algunos de ellos nos daban información acerca de algún atraco y pasábamos a una pequeña fase de acción en la que nuestro cometido era simplemente acabar con los tres forajidos antes de que escapasen, o nos metiesen un balazo.

En el peor de los casos, si no habíamos sido lo suficientemente rápidos, todavía podíamos tener una oportunidad de sobrevivir. El doctor podía extraernos la bala y volvíamos al juego con una herida en el brazo. Esta posibilidad de que nos curase venia dada en buena medida por la manera que habíamos llevado la conversación con el propio doctor.

Acabar las conversaciones con vida no era complicado y al final de todas ellas nos eran otorgadas una serie de medallas que evaluaban nuestro comportamiento. Lo heroico, románticos, defensores de la ley… que hubiéramos sido.

Aún con la simplicidad de superarlo siempre acababas volviendo a la calle mayor de la ciudad a investigar el resto de posibles conversaciones y ver por que derroteros te podía llevar aquella que no habías probado.

Un clásico que ha pasado inadvertido. Como curiosidad final, comentar que fue el único juego programado por Alan Miller co-fundador de Accolade. Fue publicado en 1985 para Commodore 64 y posteriormente se porteo para NES. Yo, en su momento, conseguí una copia en las que las conversaciones estaban totalmente traducidas pero no he encontrado nunca la rom en español.

Gun

En el 2005 la compañía Neversoft sacó a la luz un titulo que se alejaba radicalmente de lo que había hecho hasta el momento y de lo que haría más adelante (vamos, Tony Hawk’s y Guitar Hero’s). Se enmarcaba dentro de una ambientación muy poco utilizada pero en un genero de moda, es decir, un sandbox del Oeste. Apareció en el periodo de tiempo burbujeante en el que se acababa una generación para dar comienzo la siguiente. Estando a caballo entre ambas, y nunca mejor dicho. Hizo su aparición para: PS2, Gamecube y Xbox 360. Siendo la versión 360 exactamente igual a las otras pero con una mejor resolución.

Resultó un producto notable al que le faltó muy poco para llegar a ser sobresaliente. La historia era buena, así como la ambientación y la mecánica de juego. Con una interesante utilización del tiempo bala. Los tiroteos eran una pieza del engranaje de la jugabilidad particularmente divertida.. La inclusión de caballos como medio de transporte permitía desplazamientos veloces; con animaciones y control a gran altura, sin llegar al nivel de Agro y Epona. Tenia unos escenarios enormes pero algo desaprovechados, quizá por el pecado que suelen cometer la mayoría de Sanboxe’s que no son de Rockstar, fuera de la misión principal, las secundarias, carecen de interés y vida.

Emplearemos las horas de juego en galopar con nuestro caballo por los desiertos y pueblos del lejano oeste en la estimable labor de ayudar a Colton a resolver el asesinato del que, hasta el momento, consideraba su padre.

Por proximidad en el tiempo, así como desarrollo, es el rival a batir por Red Dead Redemption.

West bank

No fue el único juego del oeste creado en España pero si el más destacado. Tenia una mecánica sencillísima. En pantalla nos aparecían tres puertas que se iban abriendo aleatoriamente. De ellas podían surgir inocentes pueblerinos que sólo querían depositar su bolsa de dinero o bandidos con intenciones de saquearlo, a los que debemos abatir sin compasión. La tarea parece fácil pero se complica con la rapidez de la apertura o por la aparición de personajes de los que no sabemos si nos dispararan o dejaran una bolsa de dólares hasta que no saquen su mano de debajo del poncho. También podría suceder que un bandido apartase a un ciudadano cuando habíamos quitado nuestra atención de él, haciendo que recibiéramos una andanada de plomo.. Como colofón, el enano bromista del pueblo no ha tenido otra ocurrencia que llegar al banco con un montón de sombreros que tendremos que disparar hasta revelar que oculta: una bolsa o una bomba que estallará si nos pasamos con los disparos.

Es un clon del famoso Arcade Bank Panic de Sega, y port a Master system. Éste mucho más colorido y con el Dixie land’s song como melodía de acompañamiento.

Como he comentado, no fue el único juego del genero creado en España. Estuvieron también West fargo, con un acabado estético indigno de su jugabilidad y el Desperado de Topo soft, un clon algo fallido del arcade de Capcom Gunsmoke.

Como anécdota final os dejo una crítica que se hizo en su momento a la versión Spectrum de West Bank. Veréis que está plagada de tópicos sobre España que, una vez más, sobraban.

Traducción.

“Espanola por favor” ¡Es un pequeño gran titulo! A pesar de que las instrucciones de mi copia están en el lenguaje de las “senoritas” y toreros, me las arreglé para entenderlas bastante rápido. Los gráficos son grandes (y quiero decir grandes), agradables, con un estilo muy del oeste. La acción requerida en el nivel 6 es trepidante – gracias a dios por la respuesta rápida del teclado. Todos los que queráis imitar a Billy the Kid haríais bien en mover el culo hasta la tienda general y obtener vuestra copia.”

Sunset riders

Es arcade en estado puro. Un shoot’em up de scroll lateral a la vieja usanza que rebosa adicción por cada pixel multicolor en pantalla. Konami produjo el arcade original en 1991 pero su popularidad llegaría de la mano de las conversiones a máquinas de 16bits domesticas: Super Nintendo y Megadrive.

Es un claro sucesor en cuanto a mecánica de la serie Contra, no en vano fue supervisado por Hideyuki Tsujimoto, creador de Super Contra.

Nos ofrecía la posibilidad de escoger entre cuatro personajes, cada uno con sus características en armamento para recorrer las diferentes fases del juego. ¿La mecánica? La simple del shooter de acción lateral: avanzar hacia la derecha disparando a todo lo que se mueve hasta llegar al enemigo final de cada escenario y abatirlo. Calca movimientos e incluso situaciones pero se las sabe ingeniar para no dar en ningún momento la sensación de refrito, gracias sobretodo a un espectacular apartado audiovisual en el que la música sintetizada y el píxel art tocan un nuevo y pop techo.

En resumen: Toda la acción de la saga Contra transportada al lejano oeste. Y eso, ni mucho menos, es una mala crítica.

Podían jugar hasta 4 jugadores en el arcade original, si la configuración de la máquina lo permitía.

Mad Dog McCree.

Robert Grave había estado utilizando la tecnología de mezcla de filmaciones con video en su antigua empresa con el propósito de crear programas de entrenamiento para policías. A finales de los 80, utilizaría lo aprendido para dar el salto al entretenimiento electrónico de la mano de este Mad Dog McCree. Sería su mayor éxito y el titulo más recordado.

La compañía no es otra que la American Laser Games. Gracias a la inclusión de la tecnología CD-rom en los Pc’s pudo ser porteado. Y es en este momento donde alcanza su máxima popularidad al presentarse como el futuro de los videojuegos que, afortunadamente, quedo en una posible evolución fallida.

En esta época el mundo de los videojuegos coqueteó descaradamente con los gráficos basados en imágenes reales. Todos conocemos ejemplos. Por eso, aunque novedoso, tampoco era nada realmente extraordinario lo que nos proponía. Se sustituían los gráficos tradicionales por videos con actores reales creando un producto impactante visualmente pero decepcionante a nivel jugable. Algo parecido a lo que Don Bluth creó en 1983. La mecánica seria similar a un shooter estilo Operation Wolf, donde controlamos solamente una mirilla y en pantalla aparecen los enemigos a los que tenemos que abatir antes de que nos disparen quitándonos parte de nuestra energía.

Reconozco que éste es sin duda el peor de todos los juegos que en este listado he querido recordar. Las partes filmadas tienen un aire cutre y un sonido espantoso. Su jugabilidad es simplemente aceptable. Pero siempre tendrá un lugar en mi corazón, junto con el descacharrante y divertidísimo Space Pirates! de la misma American Laser Games.

Recientemente se ha reeditado para Wii, se incluye las dos partes. Seguramente, cuando este ha precio de saldo debido a mi limitado budget de compras videojueguiles, me haré con él.

Hasta aquí la primera parte, continuamos con el resto la semana que viene.

Saludos.