Conversación con Satanás (3ª parte)

Satanás – Nos volvemos a ver, ¿cómo han ido los exámenes?

Yo- Bueno, no han ido del todo mal, aunque tenía que haber estudiado más.

S- Ya lo sé, te pregunto simplemente por ser educado.

Y- ¿Ya empezamos otra vez con lo de siempre? Sigo sin entender para qué haces ésto.

S- Para que tengas más visitas en tu blog, que últimamente lo tienes olvidado.

Y- … ¿De qué tocaba hablar hoy?

S- De como mi presencia ha influido en la música.

Y- ¿Qué vas a influir tú en la música?

S- ¿Sabes qué es el tritono?

Y- Ni idea.

S- Es un intervalo musical que abarca tres tonos enteros. Seguramente dirás que qué tiene que ver eso conmigo, pero, ¿sabías que estaba prohibido en la Edad Media usar este intervalo?

Y- ¿Por qué? No parece nada serio.

S- El sonido de este intervalo suele ser bastante siniestro, y la Iglesia pensaba que el Diablo (oseáse yo) se colaba en la música a través de ese intervalo; era denominado entonces diabulus in musica, y era un intervalo que según ellos tenían que evitar a toda costa por este motivo, para ello, se prescindía usar la nota Si, debido a que el sonido que tiene incita a formar la cuarta aumentada, que era cuando se formaba el tritono.

Y- Pues vaya estupidez prohibir un intervalo por su sonido, si no te molesta mi opinión.

S- Para nada, para mí también es una estupidez. Colarme a través de la música es imposible.

Y- Y yo que pensaba que ibas a empezar por el black metal…

S- No puedo empezar por el final querido amigo. Aunque hablando de metal…¿sabés que género es su padre?

Y- El blues

S- Bien. ¿Sabes cómo se llamaba uno de los guitarristas de blues más importantes del Mississipi?

Y- ¿Te refieres a Robert Johnson?

S- Vaya, sabes más de lo que me pensaba. Pues bien, la técnica de Robert Johnson sorprendió a muchos de su contemporáneos, ya que nunca habían visto nada igual, y se propagó una de las leyendas más importantes del blues y del rock and roll: dicen que en un cruce de caminos cerca de Dockery Plantation se encontró conmigo, con el diablo. Allí, pidió tocar el mejor blues del Mississipi, a cambio, vendió su alma. Su vida tan plagada de misterios y su joven muerte han hecho creer a muchos en esta teoría.

Y- Pero, ¿en serio te vendió su alma?

S- Que va, sólo le enseñé un par de canciones chorras que me enseó mi abuelo Mefistofeles y que a él le parecieron una maravilla.

Y- ¿En serio?

S- ¿Pero tu eres tonto? Yo no me muestro a cualquiera, a excepción tuya, que sacrificaste a…

Y- Mejor cambiemos de tema, continúa con la historia.

S- Bien, esa leyenda hizo que muchos viesen al hijo del blues, el rock and roll, como un instrumento del diablo para predicar el satanismo a los jóvenes y vivir fuera del camino de Dios. Decían que el movimiento de caderas de Elvis y que la guitarra de Chuck Berry eran demoníacas.

Y- Pues el rock and roll era más o menos suave, no me quiero imaginar lo que pasaría con el heavy metal…

S- Imáginate. Black Sabbath se jactaban de haber devuelto el tritono a la música popular, su música oscura y letras sobre ocultismo hacían que muchos creyentes se volviesen locos; llamaron satánicos a Iron Maiden por su disco The Number of the Beast, y luego Venom y sus letras explicitas sobre el satanismo, aunque también cantaban sobre otros temas, hicieron el resto. Por cosas como ésta el metal es visto por muchos como algo que hay que evitar, cuando ninguna de las bandas que cantaban sobre esos temas creían de verdad en mí.

Y- Pero los black metaleros…

S- Eso es un tema aparte. El escándalo que hubo en Noruega por la quema de iglesias, y el descubrimiento de que muchas bandas de black metal estaban detrás de eso fue un escándalo en toda regla. Aunque muchos de ellos si creen en mí, otros muchos sólo me usaron como una imagen en contra del cristianismo en Noruega, muchos creen que habría que volver a los ideales vikingos. El Inner Circle estaba dividido en dos, los que creian en mí y los otros que te he explicado antes, y aunque vigilaban que las canciones fuesen lo suficientemente satánicas, todos sabían que eso no iba a durar mucho.

Y- Entonces dices que el black metal es popular por la polémica que tuvo.

S- Sí, aunque ahora mismo sigue avanzando y adquiriendo nuevas características muchos siguen haciendo black metal noruego clásico. Con ésto no tengo nada más que decir salvo una cosa: recuerda que yo no existo, y los que dicen que creen en mí son igual de hipócritas que los otros.

Y- Venga, hasta luego, ¿volverás?

S- Claro, yo siempre vuelvo.

Y- Para que pregunto…

 


Me despido poniendo lo que van a ser las nuevas entradas en mi blog

Nuevas entradas y secciones:

  • Análisis anime: Black Lagoon
  • Los mejores solos de (insertar banda aquí)
  • Análisis Prehistórico: Terranigma
  • Guía para introducirse en el…Power Metal