La importancia de llamarse «drivers»

Hace unas semanas un servidor tuvo la "necesidad" de comprarse una 3870 de ATI (andaba con ganas de jubilar mi fabulosa 6600 GT de Nvidia, aunque el procesador y la ram no esten parejos a la ATI). Lo primero fue instalarla con los tipicos improperios de la gente poco o nada mañosa. Pero al final se logro, moviendo de sitio un disco duro que impedia la insercion del artilugio.

Y empece a probar la "maravillosa" nueva generacion (o next-gen para fans de los anglicismos). Crysis de parecer un juego de la epoca del doom paso a calidad media. El bioshock no recuerdo a que calidad pero bien (eso es una buena optimizacion). Entonces me dije…"vamos a probar juegos antiguos y ponerlos al maximo", puse el Call of duty 2 y me dije "@#~€€€~¬ que bien se ve pa tener un par de años". Despues de esto me envalentone y dije "a seguir probando". Me puse a jugar a mi querido STALKER y… "¿que @#~~€€¬ es esto?", me iba peor que con mi antigua tarjeta, sabia que el juego era exigente pero bueno, me dije que quizas la tarjeta tenga incompatibilidades con el juego. Instale el FEAR para probarlo y ahi me dio el chungo, que decepcion, a parte de no poderlo poner al maximo (la fisica usa mucho procesador) los graficos daban la impresion de haber envejecido demasiado.

Y llego un dia que viendo el panorama me dije, "vamos a ver que drivers me instale (los que venian con la tarjeta) y que nuevo tiene ATI en su pagina". Y tachannnn habia actualizaciones. Instale y los "problemas" se fueron, bioshock al maximo,STALKER una delicia..pero el FEAR ahi sigue en la estanteria, miedo me da instalarlo y seguir pensando "esos graficos…"

Y ya sabeis, ¿problemas graficos? drivers, drivers y mas drivers.