RELATO: El mejor alimento del hombre

El calor saturaba elambiente. De ese calor que da sensación de tener presencia,masa. El señor Ericssen se encontraba sentado en su mullidosofá y enfrente la televisión encendida en el canal denoticias.

“La incertidumbre entrela clase científica del mundo sobre las causas de estarepentina mutación de la enfermedad de Getel, hacen que lasituación actual cobre un dramatismo aun mas espeluznante queel de hace dos semanas…”

Ericssen miraba la telecon cierta tristeza mientras acercaba un plato humeante que tenia enuna mesita a su izquierda.

“…el ganado sedesplomo…”

Cogió un tenedor yun cuchillo y corto un trozo de la carne del plato.

“…de California aMoscu pasando por…”

Se llevo el sabroso trozode carne a la boca, saboreandolo.

“…la desapariciónde una especie detrás de otra…”

En poco tiempo lo queantes era un plato lleno y humeante se convirtió en un platovacio, sin sustancia.

“…los organismosinternacionales temen que la gente llegue a ciertos extremos a causade la hambruna…”

Ericssen se levanto con elplato vacio dirigiéndose a la cocina. En el pasillo casi caeal chocar con un platillo con el nombre de su perro Edison escrito enél. Murmurando recoge el tenedor que había caídoal suelo.

Ya en la cocina, mientrasfregaba, desliza una mirada fugaz a la encimera, y allí entrerestos de pelos y sangre un collar de perro.