Andando con auriculares – O – Damien Rice

 

 

El primer álbum de este artista irlandés. Usando un estilo que une una base de folk con ciertas reminiscencias pop, Rice crea, de la nada, un estilo único, independiente, inconfundible y casi experimental. En el CD hay cabida para susurros y gritos; tranquilidad y potencia; solos e increíbles mezclas. Todo ello culminado por unas maravillosas letras cuyas melodías nos descubren lo bello del mundo aún en lo más simple. Un gozo para los oídos que nadie debería dejar pasar.

Aquí os dejo algunas de las canciones que aparecen en el disco; disfrutadlas y, sobretodo, escuchadlas, pues sólo oírlas no serviría de nada.

 

 

Delicate

 

 

 

Eskimo

 

 

 

Cold Water

 

 

 

Cannonball

 

 

 

Older Chests

 

 

Críticas criticables – El incidente

 

 

Seréclaro y directo: esta película tiene unos escasos cincominutos aprovechables. Hete aquí las múltiples razonespor las cuales no vale la pena que malgastéis la hora y mediarestante.

 

Loprimero: la historia es inverosímil e incoherente. Cuandoempieza piensas que puede estar bien, con unos extrañosacontecimientos que provocan  suicidios masivos. Entonces, losmedios empiezan a especular sobre un posible ataque terrorista, hastaque finalmente se descubre la verdad.

AtenciónSPOILERS (aunque, si queréis mi consejo, mejor leedlo, asíos ahorráis el verla. El argumento tampoco vale la pena, nohay sorpresas ni nada destacable en él. Además, losspoilers ocupan tres cuartos de entrada XD).

 

 

Muybien, se supone que la causante del incidente es una sustanciaquímica que generan las plantas y que bloquea no recuerdo muybien qué (imagino que las conexiones neuronales) del serhumano, provocando que su instinto de autoconservacióndesaparezca. Empecemos a desgajar: Se supone que debo creerme que lasplantas evolucionan (químicamente hablando, que es como lodicen ellos, aunque aún me pregunto qué significa) auna velocidad vertiginosa. Bien, imaginemos que me lo trago, aunqueque yo sepa las plantas no tienen tal brillante característicapero, por desconocimiento, lo aceptaré. Imaginemos ahoratambién, que me creo que las plantas no se rigen por lasteorías evolucionistas de Darwin (muchos americanos lo hacen yasí les va). Es decir, las mutaciones que provocan laevolución, en el caso que nos ocupa, no son fruto del azar,sino que surgen por necesidad. Las plantas necesitan matarnos y, portanto, crean, o más bien su organismo provoca, una mutaciónque les permite cumplir su objetivo. Obviando que en todo momento lasplantas se nos muestran como algo similar a entes conscientes convoluntad propia (este tipo se ha leído la teoría deGaia y le ha faltado tiempo para exponerla ante toda la humanidad),lamento decir que, que yo sepa, el lamarckismo no estáaceptado por la comunidad científica, y hace tiempo que lasteorías evolucionistas de modificación por necesidad estánapartadas de los estudios reales. Ahora imaginemos, sóloimaginemos, que interpretamos los sucesos de forma darwinista (aunqueShyamalan nos lleve claramente a hacerlo del modo anterior). Segúnqué plantas han nacido con una mutación que les permitesegregar una sustancia que reacciona ante cualquier tipo de presenciahumana, y que esa sustancia parece especialmente diseñada paramatarnos (como vemos, no afecta a los animales) a millares. Podríaser que el azar produjese este hecho, pero también debemostener en cuenta que todas las plantas (aunque al final vemos que nosólo eso) de la costa este de los Estados Unidos gozan de talvirtud, eludiendo de nuevo las limitaciones  darwinistas (lacapacidad, si es nueva, se debería limitar a una sola especie,y la supuesta comunicación entre plantas no sirve parasubsanar este error). No sólo eso, sino que, además, sepuede manifestar en cualquier estado vital de la planta (recordemosque todas segregan la substancia). Por si eso fuera poco, el incidente se produce de repente. Un día, un ser divino activaun chip que provoca la gigantesca reacción en cadena. Otraexplicación no parece posible ya que, aparentemente, no hayningún estímulo externo que varíe, cosa quedebería ocurrir para que el suceso se desate. Muy bien,imaginemos, en una alarde de fe sin precedentes, que me trago todoeso junto. Los problemas no terminan.

 

 

Pasemosa otro estado: cómo afecta a los humanos. Nos dicen que haytres fases de la “enfermedad”: habla confusa o sin sentido,desorientación y, finalmente, suicidio. La primera objeciónes que las fases se suceden en cuestión de segundos; es decir,la sustancia invade el cuerpo humano en un instante. Lo ignoraréporqué tampoco estoy seguro que no sea posible, pero a ver:hablar sin sentido no es repetir una misma palabra o frases una yotra vez; estar desorientado no es dar un par o tres de pasos haciaatrás (¿desde cuando eso es estar desorientado?) y,finalmente, aún imaginando que nuestro instinto deautoconservación quedase TOTALMENTE anulado, de ahí asuicidarse hay un trecho insalvable. Una cosa es dejar de temer a lodesconocido o no “importarnos” el dolor (que el dolor no nosahuyente, por así decirlo) y otra es infringirse dañointencionadamente y, además, hacerlo de las formas másdiversas y macabras, que sólo buscan el gore y el asco porquesí. Luego que hablen de Saw, pero ésta es mucho peor enel tema de la violencia gratuita, porque tiene aún menossentido: la chica del principio que se clava lo del pelo en elcuello, el tipo que se pone bajo el corta césped o la viejagolpeándose contra las ventanas son claros ejemplos de lossinsentidos de los suicidios. Acabaré mi opinión sobreel más que aborrecible argumento con un apunte: Los asquerososcientíficos que salen en la película (lo que incluye alprofesor Wahlberg), ante los hechos sólo saben decir cosascomo eso es algo que NUNCA comprenderemos o la naturaleza escapa anuestra comprensión. Ole sus cojones, buen truco parajustificar el despropósito de historia. Joder, es que si fuesepor ellos y por Shyamalan aún estaríamos en elpaleolítico.

Seme puede achacar que no la he observado en profundidad, que lossuicidios de las personas son una metáfora de laautodestrucción del ser humano, o que el hecho de que lasplantas nos ataquen forma parte de un mensaje ecologista que nosavisa del peligro al que estamos sometiendo al planeta. De acuerdo,yo comprendo todo eso, pero no veo profundidad o complejidad en estosmensajes, sino simplismo y sensacionalismo, siguiendo la corriente dedesprestigio del ser humano en la que estamos sumidos.

FinSPOILERS

 

 

Creohaber dejado claro que, por mi parte, el argumento es auténticabasura cinematográfica, pero es que hay más cosas acriticar; bastantes más. He visto muchas películas conincoherencias argumentales que me han encantado, ya que suplíanlas carencias en el guión con otros aspectos que equilibrabanla balanza de mi juicio. Éste no es el caso.

Lasinterpretaciones son horrendas, yo diría que pocas llegan alaprobado y, en todo caso, son las de personajes muy secundarios. MarkWahlberg se pasa toda la película con la misma cara deamargado. Zooey  Deschanel también pone todo el tiempo lamisma cara, aunque los ojos la salvan un poco. Además, sesupone que ella es una chica que no muestra sus sentimientosfácilmente, así que aún cuadra.  Respecto ala niña pequeña, no sabes si está enfadada o esque tiene esa cara de mala uva normalmente. Otra cosa, el tratamientode las emociones por parte del director. Hacía tiempo que noveía una película tan poco creíble a nivelsentimental. Los protagonistas son totalmente planos, no en elsentido literario, sino sin profundidad. La relación amorosaentre los dos protagonistas no se la cree ni su padre (y los actorescontribuyen a esa sensación). La guinda la pone el final SPOILER donde, intentando emular a las muertes poramor shakespirianas, los dos se entregan al destino (a la niña,la pobre, la arrastran con ellos XD).  Los mártires Crying or Very sad.FIN SPOILER Por último, se supone que esto es un thriller,¿verdad? Pues olvidaos de cualquier sensaciónrelacionada con la tensión, el agobio o parecidos; soninexistentes.

Enconclusión, la película solo vale la pena por segúnqué planos en escenas muy concretas (y son muy pocos, dos otres a lo sumo) y por la vieja, la única creíble y laúnica que logra transmitir y ponerte en tensión. Portodo lo demás, totalmente prescindible. Por calidad no llega aser ni del montón, ya que ni tan siquiera entretiene (a no serque disfrutes sacándole todos los fallos LMAO).

Poesía en movimiento – El proyecto de la Bruja de Blair

 

 

Una películasorprendentemente infravalorada, víctima de nuestros propiosprejuicios. El film divide a las personas: aquellos que laconsideran una imprescindible obra de culto y aquellos que creen que es un cutrerío de serie B. Yo, como podréis comprobar, afirmo que es una obramaestra, y me atrevo a considerarla como la mejor película deterror de todos los tiempos.

El argumento es untópico en este género: unos jovenes se pierden en unbosque en el que, según dice la leyenda, habita la Bruja de Blair. Una vez están allí, empiezan a ocurrir cosashorribles sin explicación aparente. Evidentemente, y eso se vea primera vista, no nos encontramos ante un alarde de originalidad eneste aspecto; sin embargo, hasta aquí llega lo común.Lo que realmente la identifica y distingue como única es laforma de narrar la historia; ya que los jóvenes no entran enel bosque por casualidad, sino que pretenden rodar un reportaje enél. Así pues, toda la película se desarrollacámara (doméstica) en mano, como si fuese la grabaciónde un videoaficionado.

 

 

Esta nueva formade enfocar, nunca mejor dicho, la película, genera el mayorlogro del film y lo que la convierte en una obra que puede llegar ainfundir verdadero pavor: la agobiante ambientación, que temantiene en tensión durante los casi noventa minutos que dura.Los bruscos giros de cámara, la luz o los gritos son la viva imagen de hasta dónde puedellegar el poder de la sugestión mental. Sin que ocurra,realmente, nada relevante, y siendo lo poco que ocurre perfectamenteatribuible a ilusiones provocadas por un estado de tensión,sonidos naturales o puras casualidades; seremos testigos, y a la vezpartícipes, de la degradación de la estabilidad mentalque sufrirán, poco a poco, los protagonistas y, si estamos atentos, dela nuestra propia, pues llegaremos a estremecernos con cualquierpequeño ruido o destello de luz. Sí,señores y señoras, terror psicológico en estadopuro, sin filtros, sin concesiones. Todo ello llevado con mano firme y un ritmo tan cambiante como preciso, una duración ajustada (alargarla hubiesesido un tremendo error), y un final para enmarcar, apoteósico,que cierra el círculo del mito de Blair.

Una vez vista, yanunca querréis volver a hacer una acampada en el bosque, puessabréis que cualquier pequeño acontecimiento puedellegar a convertirse en un terrorífico viaje a las puertas delinfierno. La pesadilla de tus propios miedos.

 

 

Análisis – Blue Dragon – Xbox 360

La primera obra de Hironobu Sakaguchiy Mistwalker para Xbox 360. Un título que reúne las características que el roljaponés ha ido acumulando durante años; con todo lo que elloconlleva.

 

Historia sencilla, personajesarquetípicos y baja dificultad. Aún así, una buena opción para aquellos quequieran disfrutar de auténtico RPG japonés en estado puro.

Gráficos

Coloristas y efectistas, estáclaro que no explotan el potencial de la consola pero tampoco lo buscan. Lograncumplir su cometido, nada más. Los escenarios están un pelín vacíos, aunque noes algo que moleste excesivamente. A destacar, eso sí, las CG’s, que llevan elpeso de la historia y hacen gala de efectos realmente buenos. En cuanto aldiseño de personajes, me ha parecido notar un esfuerzo en Akira Toriyama,también llamado Toripo, para innovar (dentro de su cerrado estilo) en cuanto avariedad. Sigue resultando repetitivo, pero en menor cantidad que en otrostrabajos suyos que considero inferiores, como Dragon Quest VIII.

 

 

Sonido

No puedo decir que es el mejortrabajo de Nobuo Uematsu. Aún así, el nivel es alto, adecuándose perfectamentea cada momento. Tan sólo existe una excepción, la melodía usada contra losjefes finales que, sin ser mala, no acaba de encajar, y puede hacerserepetitiva. Las demás, podríamos calificarlas de notable, encontrando algunasde realmente buenas.

 

¡Cuidado! Ésta es un "Spoiler", así que no os fijéis en la letra XD

 

Historia

Empezamos a entrar en materia, yaque todos sabemos lo importante que puede llegar a ser una historia compleja yemocionante en el desarrollo de todo juego de rol que se precie; y elresultado, al menos para mí, ha sido decepcionante. Cierto es que el argumentose desarrolla de menos a más, siendo las primeras 10-15 horas (que no sonpocas) prescindibles, y bastante aburridas, pero ni en su punto más álgidoalcanza cotas de excelencia. Los giros de guión se ven a kilómetros dedistancia y los personajes están llenos de clichés. ¿Un homenaje a los RPG’s dehace 20 años? Quizás, pero es que esos ya los he visto muchas veces, ahora loque quiero es algo nuevo y original. Tampoco me malinterpretéis, está bien parapasar el rato, y puede llegar a enganchar, pero olvidaos de recordarla comoalgo memorable, sorprendente o emotivo. Simplemente, una excusa para seguirjugando.

 

 

Jugabilidad

Clasicismo al poder… Otra vez. Eljuego en sí es muy lineal hasta llegar casi al final del tercer disco, cuandoadquieres un mecóptero que te permite viajar por todo el mundo. Es verdad queen cualquier momento de la historia te puedes teletransportar a los sitios queya hayas visitado (que tengan un teleportador) pero los alicientes para hacerlono aparecen hasta avanzada la historia. Por otro lado, el sistema de combateses por turnos, algo que agradecí especialmente, aunque les falta dinamismo. Nohay ninguna barra de tiempo o algo por el estilo, así que te dejan tiempo parapensar. A mí me gusta este sistema, pero estamos en lo mismo, resulta muyconservador, alguna novedad tampoco habría estado mal. Nos desplazaremos pordos tipos de mapas, el que usamos para viajar entre localizaciones y el deexploración de cada lugar concreto. En ellos veremos a los enemigos y podremosdecidir si atacarles o no (muy de agradecer por lo comentado anteriormente),además, hay pequeños elementos de innovación como poder atacarles por laespalda, con evidentes consecuencias al entrar en la pantalla de combate; poderluchar con varios grupos de enemigos a la vez; y hasta que se peleen entreellos si tenemos suerte. Lo cierto es que ayudan, en parte, a deshacer estasensación de monotonía, pero no lo consiguen del todo.

 

 

Duración, logros y dificultad

Acabar la aventura principal tellevará entre 35 y 40 horas, si a esto le añadimos descubrir todos los secretosy derrotar a todos los enemigos ocultos… Llegaremos a sobrepasar las 50 horas.Los logros no son muy originales, siendo, los más duros de conseguir, fruto dehaber pasado muchas tiempo con el juego. Aumentar hasta cierto nivel o matar aenemigos concretos son algunos ejemplos. La motivación que suponen será,probablemente, demasiado baja para el jugador medio, aunque aquellos máscompletistas disfrutarán seguro. La dificultad, como ya dije al principio, esmuy baja. Los enemigos normales caen rapidísimamente y sin necesidad deromperse el coco con estrategias o buscando los hechizos elementales másadecuados. Simplemente pulsando sin parar ataque acabaremos con ellos. Losjefes que nos encontramos en la historia principal siguen en la misma línea. Porsupuesto, son más complicados de superar que los enemigos normales, pero nosuponen ningún problema. Difícilmente habrá alguno que os deje encallados. Otrocantar son los “jefes” ocultos. Que pueden llegar a poneros en algún aprieto sino los enfrentáis con el nivel óptimo.

Conclusión

Para lo bueno y para lo malo, RPG clásico en toda regla. La historia y la jugabilidad nos recordarán a losprimeros Final Fantasy, así que si los habéis jugado y os han gustado, tenedpor seguro que Blue Dragon os encantará. A los amantes del JRPG de siempre, nohace falta decirles nada más. A aquellos que busquen algo más, innovaciónjugable o historia profunda, mirad para otro lado. En el catálogo de Xbox 360hay otras opciones, como Eternal Sonata o Lost Odyssey, que son másrecomendables. Conservando la esencia del rol japonés y aportando un plus deactualidad en algunos aspectos. Blue Dragon no es un mal juego, pero tampocologra despuntar en un catálogo plagado de títulos más interesantes.

 

 

Puntuación final: 7

Índice de entradas

 

La opinión como obligación

Un paso adelante

Unos p’aquí, otros p’allí

Segundas partes a veces fueron buenas

Cruzando la línea

Game Over

Fallout 3 ¿es necesario?

La cara oculta del miedo

VIOLENCIA ¡Violencia! Violencia…

Un poquito de por favor

 

Análisis

Blue Dragon – Xbox 360

Gears of War – Xbox 360

Fahrenheit – PC

 

Mirando atrás

Saltando con monos

El verdadero Príncipe de Persia

La isla de los monos

Sly ¿el rey en la sombra?

 

Juegos olvidados

Alien Hominid

Rule of Rose

Shadow of Memories

 

Desarrolladoras que me apasionan

Naughty Dog

 

Ahora hablan las letras

El guardián entre el centeno – J.D. Salinger

Soy leyenda – Richard Matheson

Nada – Carmen Laforet

Platero y yo – Juan Ramon Jiménez

 

¡Porque el cómic europeo también existe!

Historias de Taberna Galáctica – Josep Mª Beá

 

Poesía en movimiento

El proyecto de la Bruja de Blair

Wall·e

 

Andando con auriculares

Utada Hikaru, más allá de Kingdom Hearts

O – Damien Rice

 

Música animada

Openings Naruto

 

Criticas criticables

El incidente

 

Tops

Top 11 – Openings de videojuegos

Top 10 – Imprescindibles

 

Echando el resto

Campaña contra el castigo físico infantil

Rogue Galaxy; Makai Kingdom; y…

Camino a la perdición (de un "sonyer")

Los memes y yo

Imperfecta realidad

¡En nueve minutos!

Shadow of the Colossus

Modified Death Note – Mis blogs favoritos

 

Tranquilos, que mi "cuaderno de muerte" no mata (lo he probado XD). 

 

Electroblog – El electroduende. El blog más tronchante de cuantos podáis encontrar. Oro puro (y amarillo).

 

LoganKeller – En Directo Desde el Frente. Parece un tipo duro por su afición por la acción, pero en realidad tiene buen corazón. Pecero de siempre, reciente Xboxer (aunque le revienten los fanboys). Siempre dispuesto a echar una mano.

 

Rapsodos – ALL GLORY TO THE HYPNOTOAD. Contenidos variados y de calidad. ¿Quién podría resistirse a semejante oferta?

 

RikkuInTheMiddle – Raccoon Hill. Una survival girl con toneladas de carisma.

 

Saini – LoadinGamer Blog. El artista por excelencia de ésta, nuestra comunidad. Diseño espectacular y excelente gusto.

 

Shaiyia – El bosque dormido. Una de las mejores bloggeras de Gamefilia y, además, tremendamente simpática Very Happy. Mención especial a sus entradas sobre coleccionismo: una pasada.

 

The_unforgiven_too – El Refugio 101. Nuevo nombre, nuevo look, nuevos y maravillosos contenidos.

Reformas y… ¿Playstation 3?

Bueno, hoy, y presumiblemente mañana, el blog iniciará obras de remodelación, así que si veis entradas como blogs favoritos o índice de entradas, no hagáis caso, es que pretendo ampliar mi número de bloques laterales.

Además de eso, tengo otra notícia, me he comprado una Playstation 3, con 2 mandos y 3 videojuegos (aunque seguramente 2 de ellos voy a venderlos, ya que no me interesan mucho y puedo sacar unos 50 euros por ellos) por 270 €. Es de segunda mano (de un amigo), pero está bien cuidada, y ya le he hecho un repaso de limpieza "adicional". Espero que valga la pena, pero ahora mismo me siento muy derrochador, y es que no es normal comprarse Xbox 360 y Playstation 3 en apenas 6 meses, así que no quiero ni oir hablar de consola nueva hasta, por lo menos, de aquí 4 años.

Sólo hay algo que me "mosquea", y es que los mandos son Sixaxis. Pensaba comprarme un Dualshock 3, pero viendo los precios, no creo que valga la pena. Porque ¿la única diferencia es la vibración o hay algo más? Si alguien me podiera resolver la duda y darme un consejo sobre qué hacer lo agradecería. También me gustaría saber si las instalaciones que hacen los videojuegos en el disco duro son obligatorias u opcionales, porque he leído ambas cosas, así que no lo tengo claro. En el caso de que sean obligatorias, y sabiendo que no usaré la consola para fotos, música o cosas así; y que los juegos multiplataforma me los compraré para Xbox 360… ¿Debería cambiar el disco duro (el que tengo es de 40 Gb) por uno mayor?

Gracias adelantadas a los que contesten Wink.

 

Año nuevo…

Vida nueva, o al menos eso dicen, pero antes que eso ocurra, me queda una última cosa que hacer. Sí, he salvado el mundo varias veces (y nadie me lo agradece Crying or Very sad) pero aún me queda felicitar a todos aquellos que me han hecho el año más fácil con sus entradas y comentarios. Por ello, agradecer a Shaiyia, Saini, Rapsodos, The_unforgiven_too, RikkuInTheMiddle, elhumidio2, Ellolo17, electroduende (aún no sé porqué el blog se llama electroduende y "tú" electroblog) y, sobretodo, a LoganKeller (creo que mi único lector asiduo XD), el buen rollo que desprendéis y la calidad de vuestros posts, que crean este gran ambiente que hay en Gamefilia. Aunque nunca comente, os voy leyendo, y espero mejorar en esa faceta el año próximo.

También me gustaría dar las gracias a komodo_84, al que se  hecha de menos, y al que espero esté yendo todo bien.

Así pues,desearos a todos unas felices fiestas (para aquellos a los que aún les queden) y un próspero año nuevo.

Pd:No os emborrachéis mucho esta noche, que hay crisis y el alcohol está "mú" caro.

Pd: Nunca me ha gustado hacer este tipo de entradas porque siempre te olvidas a alguien, pero espero que no sea el caso Kitten.

 

La opinión como obligación – Un paso adelante

Aprovechando quees navidad y la paz y el amor flotan en el aire… Criticaré un poco, a ver si senos quita tanta tontería. Y ¿qué voy a criticar? Os estaréis preguntando, pues al juego del año según Meristation: Metal Gear Solid 4. En realidad, va a sermás bien una reproche a su elección como GOTY que no a la calidad del título ensí. Si no habéis acabado de entender a qué me refiero, seguid leyendo.

 

 

Antes deempezar, me gustaría dejar claras un par de cosas:

      – Soy un gran admirador de la saga Metal Gear Solid,creo que su calidad es altísima y, realmente, me apasiona, pero…

      – … Por desgracia, no soy poseedor de unaPlaystation 3, así que no he tenido la suerte de disfrutar con esta cuartaentrega. Soy consciente que es un agujero en las argumentaciones que ahoramismo expondré; así que ruego disculpéis esta limitación. Por otra parte, creoque me he informado lo suficiente (foros, blogs, prensa especializada, amigos ycompañeros, etc.) para que este punto flaco esté minimizado dentro de loposible.

Empezaré con unaafirmación rotunda, quizás demasiado radical, pero que refleja, en gran parte,las conclusiones a las que he llegado: Metal Gear Solid 4 es un paso atrás enla industria de los videojuegos.

 

 

El juego del añodebe ser (o, al menos, así lo creo yo) un reflejo de todo lo bueno de losvideojuegos, de su esencia como método de entretenimiento y cultura. En definitiva, de todoaquello que los caracteriza y define como arte, ya que, aunque no reconocido deforma oficial, nosotros sabemos que, tarde o temprano, la gente se tendrá querendir ante la evidencia: el videojuego merece ser nombrado el décimo arte.Pero ¿qué argumentos tenemos para ello? ¿Somos conscientes realmente de aquelloque lo hace arte? Muchos, entre los cuales me incluyo, esgrimimos unargumento simple pero no por ello falso: el videojuego es la unión de cine,música y literatura, si estos elementos, por separado, son considerados arte, ¿porqué no él? Si nos buscamos en las definiciones oficiales, es aún mássencillo: Manifestaciónde la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal ydesinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos,lingüísticos o sonoros.Que yo sepa, cumple los requisitos. Ahora intentemos mirar más allá de todo esto: ¿porqué, por ejemplo, el cómic (que también lo tuvo difícil en su momento), fueaceptado como noveno arte por los expertos? Porque no les quedó más remedio; lagente, el global de la sociedad, lo aceptó como arte, y los expertos, recesivosa cualquier cambio, tuvieron que tragarse sus conservadurismos. ¿Y cómoconsiguió el cómic este reconocimiento social? Demostrando que no era cosa deniños (o no únicamente para ellos). Demostrando que no era un meroentretenimiento, sino que en él también anidaban simbolismos, metáforas, críticasocial, reflexiones filosóficas, etc. Pero, sobretodo, demostrando que aportabaalgo único al panorama del momento. La combinación de imágenes estáticas ytexto proporcionaba un modo totalmente diferente a lo visto anteriormente denarrar historias y sentimientos.

 

 

El videojuego ya ha demostrado que no es sólopara niños, que hay lugar en su interior para intrincados argumentos, momentosde dureza moral, pinceladas de filosofía. La sociedad lo ha aceptadorelativamente, aunque hay muchos sectores que siguen con los ojos vendados, peronosotros no podemos hacer nada más en este sentido, tiempo al tiempo. Pasemos,pues, al elemento que me importa destacar. Imaginemos, sólo imaginemos, que eneste momento todo el mundo hubiese reconocido que el videojuego contienepensamientos adultos, que el videojuego también transmite cultura, no sólodiversión. Muy bien, yo os digo que sifuese así, seguiría sin ser considerado arte. ¿Como? -Diréis algunos-. Fácil, segúnlo que he dicho antes, aún le falta aquello único. Soberana estupidez -pensaréistodos- está claro que tiene algo único: la jugabilidad. Exacto, la jugabilidad,la debilidad y la fortaleza del videojuego en un solo concepto. Aquello que lohace único conlleva un primer problema, superable, y un segundo más complejo. Vayamospor partes.

Todas las artes se basan en la contemplación, excepto el videojuego, querequiere de la intervención del usuario.Bueno, ningún problema, el llamado arte moderno exige una participación activadel espectador; así que la limitación contemplativa no debería suponer un impedimento para que fuese considerado arte. Pero hay otro problema, aún másdoloroso, mucho peor y de difícil solución en la práctica. ¿Cuantas veceshemos usado la expresión enfoque cinematográficocomo algo bueno al hablar de un videojuego? Y no sólo nosotros, sino toda la prensa especializada. ¿Hablande enfoque literario en el cine, o de enfoque pictórico en la literatura? Puesnosotros usamos enfoque cinematográfico constantemente y, además, como si fueselo mejor del mundo. Esta mala costumbre "tiene un pase" si se usa de vez en cuando, lo que no puede ser es que al nombrar al juego del año se diga esto: ¿La razón por la que recibe el galardón de juegodel año por parte de esta casa? La unión entre cine y videojuegos querepresenta. Ahí, con un par de cojones (ojo, critico la actitud de Meristation,pero es que todos vamos igual). Cierto es que las otras virtudes que nombranson intachables: narración, argumento, personajes, etc. Pero me parece humillante que un videojuego sea, supuestamente, el mejor del año, porque, diciéndolo de manera basta, “se parece a una película”. Y encima, se parece a unapelícula, no por estar integrado el enfoque cinematográfico en la jugabilidad,sino por tener  una más que considerable cantidad de cinemáticas.

 

Snake esperando para matar a aquél que lo hizo tan poco interactivo

 

Estoy seguro que MetalGear Solid 4 es un juego que marca, que emociona como pocos, pero lo hace comouna película, con los recursos de una película, no con los de un videojuego.Claro, luego vendrá un crítico de cine y dirá: estáclaro, las tramas de los videojuegos aún están lejos, en calidad, de las de laspelículas, y las únicas que se les acercan, son las de videojuegos que  necesitan basar la mitad de su tiempo encinemáticas. No saben hacer nada sin nosotros. Más vale que el señor Kojima se renueve, porque hace quince años, MGS4podría haber sido nombrado juego de la década, pero hoy en día no se merece serjuego del año. Si quiere mostrarnos un argumento complejo y profundo en base aescenas, que haga una película, sino, que evolucione y nos lo muestre en base ala jugabilidad, que la forma de narrar, en cierto modo, la potencie, noque la destroce.

Los videojuegos deben independizarsede una vez. Nacimos bajo el regazo del cine y, durante mucho tiempo, hemosnecesitado apoyarnos en él para lograr transmitir y/o contar algo realmentegrande; era la única manera de hacer videojuegos con buena profundidadargumental. Ahora, ya somos mayores de edad, deberíamos ir pensando enindependizarnos, en vivir su propia vida y, sobretodo, en asumirresponsabilidades. Claro que debemos recibir influencias del cine: del cine, dela literatura, de la pintura, etc. Pero el conjunto debe estar supeditado a lajugabilidad. El pasado año, Bioshock fue un grandísimo ejemplo de cómo contaruna historia “predefinida” (podía variar, aunque no mucho) sin perder tu esenciade videojuego. El argumento podía gustar más o menos, pero nadie puede poner enduda que se encontraba perfectamente integrado, gracias a recursos bienllevados como las cintas, los soliloquios de los habitantes de Rapture, o loscarteles repartidos por la ciudad sumergida. Este año, nos han llegado dosjuegos más, que, en vez de contarnos una historia, nos permiten crear lanuestra. Fable II, en menor medida, y un soberbio Fallout 3, han elevado a sumáxima expresión el objetivo de haz lo que quieras y fórjate tu propiodestino. Qué estilo es mejor, el de Bioshock o el de Fallout 3, no sabríadecirlo, los dos tienen sus pros y sus contras, pero la virtud de ambos es que hansabido unir una jugabilidad envidiable con un argumento complejo, sin que porello el segundo afecte al primero.

 

 

Espero, que después de esta quizás demasiado extensa exposición (lolamento si a alguien se le ha hecho pesado), comprendáis ahora porqué dije alprincipio que Metal Gear Solid 4 es un paso atrás, como un adolescente que, pormucho que hable, aún necesita de sus padres. Fallout 3 es ese mismo adolescentediez años más tarde, completamente autónomo, dispuesto a escuchar los consejosde sus progenitores, pero ni mucho menos siendo dependiente. Por todo ello,Fallout 3 es un paso adelante. Mi candidato a mejor juego del año 2008.

Ahora hablan las letras – El guardián entre el centeno – J. D. Salinger

No cuenten nunca nada a nadie. Si lo hacen, empezarán a echar de menos a todo el mundo.

 

 

Sobrevalorado. Un libro elevado a mito por su temática y estilo (impactantes en el momento de su publicación) y, también, por ser el libro de cabecera de algún que otro asesino. Directo y sin tapujos, muchos dicen que lo amas o lo odias. Curiosamente, yo me quedé a medias, entre decepcionado y maravillado, esperando a una culminación de maestría que nunca llegó.

 

No se dejen engañar por mi primera y rotunda afirmación. Realmente creo que es este un libro sobrevalorado; hecho clásico más por impacto y misticismo que no por calidad pero, en absoluto, lo considero malo. Al contrario, creo que es una novela muy lograda: buena, muy buena, excelente si me apuran y tremendamente especial. La parte negativa es que, a mi parecer, precisamente aquello que la hace única, también le impide de ser una obra maestra.

 

Holden Caufield es, sin duda alguna, el protagonista de la obra. No, me equivoco, Holden Caufield es la obra. En ella hay, evidentemente, más cosas aparte de él, pero todo pasado a traves del poderoso prisma de su mente, lo que nos hará ver las cosas de otra forma a como las vemos normalmente. En parte distorsionadas, en parte clarificadas. Huelga decir que Holden es carismático como nadie. Un adolescente con problemas existenciales y, yo diría, aún sin ser nadie en la materia, con algún problema psicológico. Durante las casi trescientas páginas que dura el relato, se nos presenta como un joven immaduro, sarcástico, e idealista. Capaz de pasar de la euforia a la depresión (y viceversa) por cualquier pequeñez, sea esta positiva o negativa. Extremadamente crítico, se encuentra desorientado, desconcertado y decepcionado con el mundo en general. Detesta la hipocresía y guarda un fuerte rencor, llegando incluso hasta odio, en su interior. En contraposición, es una persona inteligente, sensible (en el fondo, aunque no en las formas), muy capaz de razonar de forma inusitadamente profunda, y con una sorprendente adoración por los niños (por leer, he leído hasta que el libro hace apología de la pederastia, una soberana tonteria, en mi opinión). Más que curiosa es la relación con su hermana pequeña, visiblemente más madura (mucho más) de lo que cabría esperar en una cría de su edad, y a la que Holden idolatra. Desde mi punto de vista, ella es lo único que le liga de veras a la realidad, alejándolo de las fantasías que él mismo crea. En definitiva, el señor Caufield es una persona a la que muy probablemente despreciarías (o, sin llegar a extremos, simplemente no te caería bién) si la conocieses en la vida real, pero a la que, aún con toda su pesadez y hipercriticismo, se le acaba cogiendo cariño. 

 

El narrador y toda su completa y compleja psicología (siendo, además, un adolescente extraño) es, probablemente, lo mejor de la novela, pero ni mucho menos lo único. Otro de sus puntos fuertes es que engancha y absorbe. Te la puedes terminar, sin problemas, en un día, y muy probablemente no te aburrirá. Además, cada vez que abras el libro te sumergiras en él, aislándote del exterior, y saboreando las vivencias de Holden. El elenco de secundarios está llevado con maestría, haciendo que cada uno inspire algo diferente en el protagonista y, por consiguiente, en el lector. A veces podrá parecer que los aborrece a todos, pero se va descubriendo que, en el fondo, no es tanto como aparenta. Entonces, ¿qué es lo que falla? ¿Porqué un libro de tan elevados valores no puede ser considerado obra maestra (por mí, al menos)? La respuesta reside, paradójicamente, en la característica que lo hace especial y diferente.

 

  

En su momento, y aunque ahora haya perdido parte de su encanto, el libro sorprendió por su tratamiento de la adolescencia en concreto y la sociedad en general. Duro, directo, sin máscaras tranquilizadoras ni ambiguedades; casi sin metáforas ni preguntas trascendentales. Nos mostraba la simple historia de un chico harto, pesimista, envuelto en dudas juveniles. Evidentemente, el libro cuenta con respuestas y significados arraigados, pero no yacen ocultos o escondidos detrás de estilismos literarios, sino que nos son expuestos sin más. Pues bien, como ya he dicho, esta característica lo hace único, pero también provoca que no pase de ser un gran libro. Pierde immortalidad. Lo terminas, piensas que has pasado un buen rato, pero nada más. Te queda la sensación de que le ha faltado un empujoncito para marcarte. Se queda en un "casi". A este efecto también colabora el final: demasiado brusco, demasiado impetuoso. Justo cuando la novela parece emprender, en las últimas setenta páginas, una empinada recta que la llevará a acabar en lo más alto, donde brillan dos apoteósicas conversaciones (una con su hermana y otra con un profesor) que sí deberían pasar a la historia; todo el trabajo hecho se diluye, o mejor dicho se corta, en los dos últimos capítulos; poderosos en significado, pero a los que les falta algo para transmitir, quedando la obra como incompleta. Dejando un mal sabor de boca.

 

Aún así, altamente recomendable para aquellos que quieran recorrer los entresijos de una mente adolescente increíblemente especial.

 

Muchas veces me imagino que hay un montón de críos jugando a algo en un campo de centeno y todo eso. Son miles de críos y no hay nadie cerca, quiero decir que no hay nadie mayor, sólo yo. Estoy de pie, al borde de un precipicio de locos. Y lo que tengo que hacer es agarrar a todo el que se acerque al precipicio, quiero decir que si van corriendo sin mirar adónde van, yo tengo que salir de donde esté y agarrarlos. Eso es lo que haría todo el tiempo. Sería el guardián entre el centeno y todo eso. Sé que es una locura, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura.