Desarrolladoras que me apasionan – Naughty Dog

Creadores de trilogías y, por lo visto hasta ahora, uno de los estudios con más talento del mundillo. Con dos famosísimas sagas en su haber y una tercera que va por buen camino, Naughty Dog se ha convertido en una de las desarrolladoras preferidas de los usuarios de Sony. Sus juegos, aunque quizás no sean de esos que rompen moldes o que marcan un camino a seguir, sí que pueden presumir de saber elevar el género al que pertenecen a la máxima expresión; rayando la perfección en muchos casos. Personajes carismáticos, historias elaboradas, capacidad de explotar la tecnología y, sobretodo, una magnífica jugabilidad son las señas de identidad de estos perros tan locos.

 

 

Fundada por Andy Gavin y Jason Rubin, la empresa, bajo el nombre de JAM, desarrolló sus primeros juegos para Apple II. A ellos les siguieron proyectos para Sega Genesis y 3DO, pero no fue hasta la llegada de Crash Bandicoot, lanzado en 1996, que el nombre de Naughty Dog se hizo internacionalmente famoso. El personaje fue considerado como una de las mascotas de Playstation y dio al estudio la oportunidad al estudio de adquirir fama mundial. El juego, que se convirtió en trilogía (si excluimos el Team Racing), propició el interés de Sony y la posterior compra, en 2001, de la desarrolladora por parte del gigante japonés. Ese mismo año, Naughty Dog volvió a sacar todo su talento al mercado bajo el nombre de Jak & Daxter, al que también siguieron dos secuelas (con una mecanica a lo Grand Theft Auto) y un juego de velocidad llamado Jak X. Finalmente, y ya hablando de un pasado muy reciente, nos encontramos con Uncharted: Drake’s Fortune, que varia respecto a los proyectos anteriores del grupo, pero que resulta un juegazo de todas formas (esto lo digo porqué, en el fondo, soy un poco sonyer LMAO, la verdad es que no he jugado mucho al Uncharted, eso sí, lo poco que lo he hecho, muy bueno).

 

 

Sus mejores creaciones

 

Crash Bandicoot

 

 

¿Qué hace un Bandicoot mutado en un videojuego? Pues saltar, y de qué manera, uno de los mejores plataformas (sino el mejor) a los que he jugado y un verdadero icono de mi infancia junto con Spyro (me van los animales LMAO). Brillante, carismático y aderezado con un fantástico humor, Crash llegó a convertirse, para muchos, en el rey del género. Lástima que desde que Naughty lo dejó no haya vuelto a ser el mismo.

 

Jak & Daxter 

Una de las razones principales por las que me compré una Playstation 2. Sabedor de que Naughty Dog era quién estaba detrás de este dúo, me esperaba un plataformas digno de los mejores juegos de PSX, y lo cierto es que no me decepcionó en absoluto. Jak quizás no es el personaje más hablador que te puedas encontrar, ¿pero con Daxter en tu hombro, quién necesita hablar? Eso sí, tengo algo que reprocharles. El primer juego de la saga, genial, pero el cambio de estilo no me acabó de gustar; ni la ciudad abierta ni las armas (para qué, pudiendo matar a los enemigos rotando sobre tu propio eje Very Happy).

 

A Nathan por el momento lo excluyo por razones obvias, pero le guardo un huequecito en la entrada para cuando llegue la ocasión.

 


Mucho futuro por delante y un pasado reciente pero lleno de calidad. Esperemos que nos sigan deleitando con sus creaciones durante mucho, mucho tiempo…

Ahora hablan las letras – Nada – Carmen Laforet

– A ti se te podría hipnotizar… ¿Qué te dice la música?

– Nada, no sé, sólo me gusta…

– No es verdad. Dime lo que te dice. Lo que te dice al final.

– Nada.

Me miraba, defraudado, un momento. Luego, mientras guardaba el violín:

– No es verdad.

 

 

Pues sí, os traigo otro clásico nacional que es posiblemente os hayan hecho leer en el instituto, sobretodo si sois de Catalunya (como un servidor). Se trata de Nada,  de Carmen Laforet, que cogí (bueno, me hicieron coger LMAO) de mala gana y al final resultó ser espectacular. No porqué se trate de un trepidante libro de aventuras, ni una espeluznante novela de terror; al contrario: intimista, realista, hasta tedioso si no soportas que durante las 300 (más o menos) páginas que dura no ocurra prácticamente nada. Eso sí, para los que les agrade la tranquilidad de leer un buen libro que les logre sumergir en la mente de su protagonista (femenina en este caso), pueden encontrar aquí una joya.

 

La historia empieza con una chica, Andrea, que llega a Barcelona para estudiar Letras. Allí, se instala en un pequeño piso de la calle Aribau con unos familiares. Todo el argumento se desarrolla a partir de ese momento; narrando de forma sencilla (que no fácil) e intensa las vivencias de esa chica durante un año. Lo primero que sorprende (al menos a mí) es el estilo de escritura: simple en sus formas pero rebuscado en cuanto a complejidad y profundidad de los personajes; amén de la gran cantidad de simbolismos presentes en la novela. Eso lo hace llevadero, aunque requiere concentración para leerlo y captar bien todo el conjunto de los hechos.

 

Se divide en tres partes muy diferenciadas, y yo quedé especialmente prendado de la primera. El retrato de una familia de posguerra (años 40) ligeramente deformado, con personas descritas de forma exagerada en algunos rasgos. Inquietantes en más de una ocasión y siempre sórdidos. Ese primer "mundo" lo dejamos atrás en la segunda parte, donde Andrea (está narrado en primera persona) nos enseña el ambiente universitario: las clases, los amigos, etc. La tercera parte, no sabría muy bien cómo definirla. Los expertos en el tema, dicen que convergen el mundo universitario con el familiar, yo no lo veo así, pero bueno, será mejor que lo descubráis vosotros mismos.

 

 

 

No os quiero contar más porqué sería estropearlo. Probablemente, gustará más a las chicas, por el hecho de que sea tan intimista y de que el personaje principal sea femenino, pero miradme a mí, y sigo siendo un hombre (creo LMAO); así que, como en gustos no hay nada escrito (nunca mejor dicho) os aconsejo que le déis una oportunidad. Eso sí, es de esos libros que o lo odias o lo amas, así que estáis avisados.

 

Un relato que atrapa y convence. Extremadamente realista, más bién diría que rozando lo naturalista en algunas escenas, y con una prosa llevada de forma magistral. Nada es, posiblemente, una de las mejores novelas de posguerra que se han escrito hasta el momento.

 

"Si aquella noche -pensaba yo- se hubiera acabado el mundo o se hubiera muerto uno de ellos, su historia  hubiera quedado completamente cerrada y bella como un círculo." Así suele suceder en las novelas, en las películas; pero en la vida… Me estaba dando cuenta yo, por primera vez, de que todo sigue, se hace gris, se arruina viviendo. De que no hay final en nuestra historia hasta que llega la muerte y el cuerpo se deshace…

Los memes y yo

Bueno, como todo el mundo ya sabe de qué va esto, voy a ir directamente "al lío".

 

Adéntrate en mi mente, ahora que la puerta ha sido abierta

 

 

6 cosas que no me importan:

– Lo que la gente que no me importa piense de mi.

– Pasar miedo.

– Ser bajito LMAO.

– El destino (si es que existe).

– Llorar.

– Que lo que ocurre en nuestra imaginación no pueda llegar a ser real

 

7 cosas que me gustan mucho (os pongo una de regalo Razz):

– Mojarme con la lluvia (nunca llevo paraguas).

– Leer y escribir.

– Los videojuegos (claro está).

– Sentirme diferente a los demás.

– Ensimismarme con una pintura.

– No hacer nada mientras estoy pensando en todo.

– Estar vivo.

 

6 olores favoritos:

– El olor de la gasolina (con moderación, ¿eh? LMAO).

– El olor de la madera.

– El olor de las cebollas (hacen llorar, pero vale la pena olerlas).

– El olor de los libros (viejos o nuevos, no importa).

– El olor de mi gata Kitten.

– El olor de las chicas cuando no llevan perfume (si fuese por mí, los perfumes y las colonias a la hoguera).

 

Espero que ahora me conozcáis un poco más (o un poco menos, quién sabe).

Si Dawkins levantara la cabeza… Ah, no, que está vivo, entonces seguro que no le importa ver en qué se han convertido sus memes.

Pd: Por cierto, a mí me ha inyectado el virus del memeo Komodo, que me atacó con nocturnidad y alevosía aprovechando que estaba ausente LMAO

Mirando atrás – Saltando con monos

Nooooooooooo, otro post sobre esos malditos primates! Pues sí, pero hoy no voy a hablar del lugar donde habitan, sinó sobre su flamante rey (y aunque el nombre indique lo contrario, no me refiero a King Kong). Un personaje bestial que es el emblema (uno de ellos) de Nintendo. Su nombre es Kong, Donkey Kong.

 

 

Surgido de la brillante mente de Shigeru Miyamoto, fue el primer enemigo de Mario en el arcade que supuso el nacimiento de ambos: Donkey Kong.

 

En él, un fontanero saltarín, Jumpman, debía rescatar a la señorita de turno, Pauline, de las garras de un enorme gorila que, desde lo alto, lanzaba barriles al intrépido bigotudo.

 

 

El juego, que contó con dos secuelas (Donkey Kong Junior y Donkey Kong 3) fue el inicio de una flamante carrera. Después de permanecer unos años a la sombra de Mario y interviniendo únicamente en juegos como Mario Kart y Mario Tennis, resurgió con una aventura propia, probablemente su mejor juego: Donkey Kong Country.

 

De hecho, aquí tomamos como protagonista al nieto del Donkey Kong original, para embarcarnos en uno de los mejores plataformas de la historia. Junto con el menudo Diddy Kong, Donkey debía lanzarse a recuperar los plátanos robados por el malvado King K. Rool. Con un envoltorio gráfico increíble (el primer videojuego para consolas en usar gráficos 3D pre-renderizados) dando lugar a una belleza visual inapelable, con un colorido y personalidad intachables; una banda sonora rebosante de calidad y una jugabilidad (por mucho que haya sido criticada) intachable, se erigió como una de los juegos estrella de Super Nintendo.

 

 

A este juego, siguieron una segunda y una tercera parte, creando una trilogía dificil de olvidar por carisma y calidad.

Contaron con sendos ports a Game Boy (Donkey Kong Land, II, III) que contribuyeron a expandir el éxito de la serie. Luego vendría el paso a Nintendo 64 con Donkey Kong 64.

 

 

Sucesor de Donkey Kong Country y último juego del personaje realizado por Rare. La historia vuelve a ser una simple excusa para empezar a disfrutar. King K. Rool quiere destruir la isla de Donkey Kong y para ello roba las bananas doradas. Donkey deberá recuperarlas y evitar la destrucción de su hogar.

 

Después de esto, empezó una cuesta abajo que aún dura, no ha salido ninguna otra aventura de plataformas pura protagonizada por Kong (quizás, los que más se acercan son Mario vs Donkey Kong y Jungle Beat) y el gorila sólo participa en cameos o en juegos de distinta temática (musicales, lucha, etc.).

 

 

Personajes principales

 

Donkey Kong

Nieto del Donkey Kong original y el máximo protagonista de la gran mayoría de juegos de la serie. No es muy hablador, pero te puede dejar K.O. de un solo golpe.

 

Diddy Kong

El más “cachondo” de la familia Kong. Pequeño y acrobático, es muy ágil y la fuerza de sus golpes no es nada despreciable. Idolatra a Donkey, su hermano, y siempre está dispuesto a ayudarle. Ejerce de protagonista en Donkey Kong Country 2: Diddy’s Kong Quest.

 

Dixie Kong

Novia de Diddy y, al igual que él, protagonista de uno de los Donkey Kong Country (el tercero, en este caso, Dixie’s Kong Double Trouble).

 

King K. Rool

 

El archienemigo de la saga desde Donkey Kong Country. Rey de los Kremlings, se trata de una especie de ¿cocodrilo? Con muy mala uva (y un poco estúpido también).

 

Cranky Kong

Un viejo cascarrabias protagonista del primer Donkey Kong. Sarcástico y altamente irritable, normalmente ejerce como consejero para el jugador. Siempre dispuesto a dar un golpe de bastón.

 

En fin, hasta aquí he llegado. Esperemos que logren dar, algún día de estos, un nuevo empujón a la saga. Si lo consiguen recuperaremos a uno de los mejores personajes de videojuegos que han existido nunca.

 

Pd: Cuando acabéis de leer esto y penséis –qué rancio, ha vuelto y no ha dejado ni un comentario– que sepáis que mañana por la mañana pienso comentaros a todos, pero es que hoy necesito salir y despejarme un poco (tardaré en recuperar mi flujo cerebral habitual XD).

Disculpas…

Porqué voy a estar dos semanas en las que prácticamente no me vais a ver el pelo (aunque trataré de comentar). El caso es que me vienen los exámenes finales y yo, como siempre, aún no he estudiado (soy así de vago y lo dejo todo para última hora). Así que ahora tengo que recuperar el tiempo perdido empollando como un loco Evil or Very Mad.

Bueno, sólo era eso, pero prometo que cuando "vuelva" lo haré con una entrada muy currada (palabra de honor). Deseadme suerte (porqué la voy a necesitar LMAO).

Juegos Olvidados – Alien Hominid

Cuando un alien amarillo llega a la tierra, sólo puede hacer dos cosas: matar o morir.

 

 

 

Un juego en Flash que dió el salto a las consolas. ¿El resultado? Acción frenética y mucho humor. Empuña tu arma, porqué la batalla no será fácil.

 

Gráficos: Divertidísimos. Alien Hominid nos llena la pantalla de colorido. La sencillez de los trazos se entremezcla con una soberbia concepción artística que nos hará imposible despegar los ojos de la pantalla. Hay poca variedad de enemigos y ligeros bajones de framerate (muy, muy puntuales) pero no afecta para nada a la diversión. La escandalosa personalidad de la que hace gala compensa todo lo demás. Estética de dibujos animados y un gore hilarante son lo que convierten al apartado gráfico de este juego en algo único.

 

Sonido: Prácticamente ausente. Efectos de sonido no muy variados y poco más, salvo alguna melodía pegadiza. Pasemos a otra cosa, que aquí no está lo que importa.

 

Historia y jugabilidad: Como sobre la historia no hay mucho que contar iré directamente al grano, una impecable jugabilidad. Un shooter en scroll lateral a la vieja usanza. Un sistema sin complicaciones que agradará a todo aquel que haya disfrutado con Metal Slug o Contra. Básicamente, se trata de matar a todo lo que hay en pantalla sin que el juego te dé un segundo de respiro. Tiene a su favor que no sólo seremos capaces de ir a pie, sinó que también podremos montar en vehículos o subirnos en un curioso ¿animal?. Otro punto a destacar es la posibilidad de poder jugar con un amigo. Clásico y muy efectivo.

 

 

Duración y rejugabilidad: Durará bastante a la mayoría de gente (entre los que me incluyo). No porque sea largo, al contrario, resulta más bien corto. El problema (o no) es su dificultad. Alta, que no imposible. Quiero decir que es duro de pelar pero tampoco tanto como para resignarte y dejarlo apartado en un rincón. En cuanto a la rejugabilidad, pues básicamente… ¡es que no te cansas nunca! Engancha de tal manera que es dificil no echar una partidita de tanto en tanto.

 

Conclusión: estética novedosa y agradable, con sabor añejo en su jugabilidad. La combinación no puede ser más explosiva. Imprescindible si la acción es tu género preferido. Imperdonable no darle una oportunidad si no es el caso.

 

 

 

Disponible en: Playstation 2, Xbox, Xbox 360 (Live Arcade) y Game Boy Advance.

 

Pd: buf, por fin he encontrado tiempo después de cuatro días (en los dos últimos no he podido ni comentar las entradas de los otros blogs). A ver si me espabilo LMAO.