Rogue Galaxy; Makai Kingdom; y…

¡Phew!, lo sientocompañeros, pero entre un fuerte inicio de curso y mis nuevos y flamantesvideojuegos no encontraba tiempo para escribir. Bueno, sin más dilación aquí osdejo las impresiones de mis últimas adquisiciones: Rogue Galaxy, Makai Kingdom, y un tercero que me tiene enganchadísimo.

 

Rogue Galaxy

 

 

Antes de pasarmedefinitivamente a la nueva generación y que los juegos de miXbox 360 me enganchen irremediablemente, trato de explotar mi PS2 al máximo, ya que aún le queda cuerda y unos cuantos juegos por catar. Respecto a éste en concreto, lo cierto es quedudé un poco a la hora de adquirirlo. Unos me decían que era una pequeña joya, ágil en los combates y con una estética muy conseguida. Otros que, aún conpuntos buenos, flojeaba mucho en otros, sobretodo en la historia, uno de lospilares básicos de todo RPG que se precie. Al final, decidí comprármelo, másque nada por el equipo que había detrás de él (Level 5) y porqué lo encontrépor veinticinco euros; un desembolso que me puedo permitir y que, en caso deresultar una inversión perdida, no sería excesivamente dolorosa. Ahora, vayamosa las impresiones. No he jugado muchas horas, pero me hatransmitido sensaciones positivas: la imagen es muy agradable, con un estilocel-shading que le va como anillo al dedo y una paleta de colores extensa y muyviva. El diseño de los personajes no está mal, todos lucen un aspectomanga que ni impresiona ni decepciona aunque, a mí personalmente, me hangustado mucho más los escenarios. Variados, adaptándose a las supuestascarácterísticas de cada planeta y atractivos visualmente, notable en éstesentido.

 

 

La jugabilidad es parecida a la de, por poner un ejemplo conocido,Kingdom Hearts. Cuando los combates no hacen acto de presencia se trata de lonormal en un juego de rol estilo japonés. Recorrer los caminos buscando cofresy hablando con la gente. Entonces, de repente, un mensaje de avisoaparece para que te prepares para la lucha, que es en tiempo real (nada decombates por turnos). Tú controlas a uno de los tres personajes de tu equipo(no hace falta que sea el protagonista) mientras los dos restantes sondirigidos por la máquina. Los combates son dinámicos y sencillos, pero un poco caóticos, y en la sencillez que he nombrado se esconde unplanteamiento demasiado simplista para que suponga un verdadero reto. Esperoequivocarme y que, a largo plazo, los enemigos exigan el uso de estrategias máscomplejas. Un último punto que me gustaría tratar es el de la historia. Escierto que no puedes juzgar el argumento de un juego de estas característicashabiendo transcurrido únicamente unas cuantas horas pero, por lo que estoy viendo, setratará del típico "peregrinaje" de un juvenciito iluso e inocente que se embarca en un viaje para divertirse un poco y ver mundo y que, finalmente, se convierte en el héroe de una aventura épica para salvar la galaxia. A ver cómo lodesarrollan y si hay algún giro en el guión digno de mención, aunque prefiero noponer muchas esperanzas en ello.

Hasta aquí las impresiones de Rogue Galaxy,ahora pasemos al segundo en discordia.

 

Makai Kingdom: Chronicles of the Sacred Tome

 

 

 

Casi me pongo a llorar cuando lo vi, solo, de segunda mano, esperandoa ser rescatado. Era uno de esos juegos con el que había perdido las esperanzas (ya sólo me quedan los dos primeros Project Zero y Silent Hill 2, va a ser duro Grr) y por eso lo cogí inmediatamente para ir a probarlo acasa. Irónicamente, únicamente he estado con él unas tres horas. Tiempo suficiente, por otra parte, para que me encandile con su magia. Los personajes son delirantes. Especialmente (por lo que yo he visto) Dark Lord Valvoga, él se lo guisa y élse lo come; es decir, dice, se contradice y, finalmente, cambia de opinión (quepara eso es un tres en uno). La estética es agradable, típica de Nippon Ichi,unas dos dimensiones bien llevadas aunque, obviamente, muy (pero que muy) lejos de lasjoyas gráficas que encontramos en Playstation 2. Respecto a la jugabilidad, alencontrarnos con un SRPG en estado puro despedios de combates rápidos y que nonecesitan de un esfuerzo mental mínimo; esto es estrategia, así que ya sabéislo que toca, estrujarse el cerebro y pensar en la mejor opción tanto en ataque como endefensa.

 

Nada más por mi parte. Quizás algunos os estaréis preguntando cual esese tercer juego que tan enganchado me tiene, pero esta entrada me ha quedadomuy larga y "ÉL" se merece una solito, así que lo dejo aquí. Una pista, esde Xbox 360 y, teniendo en cuenta mi género preferido… Se aceptan apuestas.