Críticas criticables – El incidente

 

 

Seréclaro y directo: esta película tiene unos escasos cincominutos aprovechables. Hete aquí las múltiples razonespor las cuales no vale la pena que malgastéis la hora y mediarestante.

 

Loprimero: la historia es inverosímil e incoherente. Cuandoempieza piensas que puede estar bien, con unos extrañosacontecimientos que provocan  suicidios masivos. Entonces, losmedios empiezan a especular sobre un posible ataque terrorista, hastaque finalmente se descubre la verdad.

AtenciónSPOILERS (aunque, si queréis mi consejo, mejor leedlo, asíos ahorráis el verla. El argumento tampoco vale la pena, nohay sorpresas ni nada destacable en él. Además, losspoilers ocupan tres cuartos de entrada XD).

 

 

Muybien, se supone que la causante del incidente es una sustanciaquímica que generan las plantas y que bloquea no recuerdo muybien qué (imagino que las conexiones neuronales) del serhumano, provocando que su instinto de autoconservacióndesaparezca. Empecemos a desgajar: Se supone que debo creerme que lasplantas evolucionan (químicamente hablando, que es como lodicen ellos, aunque aún me pregunto qué significa) auna velocidad vertiginosa. Bien, imaginemos que me lo trago, aunqueque yo sepa las plantas no tienen tal brillante característicapero, por desconocimiento, lo aceptaré. Imaginemos ahoratambién, que me creo que las plantas no se rigen por lasteorías evolucionistas de Darwin (muchos americanos lo hacen yasí les va). Es decir, las mutaciones que provocan laevolución, en el caso que nos ocupa, no son fruto del azar,sino que surgen por necesidad. Las plantas necesitan matarnos y, portanto, crean, o más bien su organismo provoca, una mutaciónque les permite cumplir su objetivo. Obviando que en todo momento lasplantas se nos muestran como algo similar a entes conscientes convoluntad propia (este tipo se ha leído la teoría deGaia y le ha faltado tiempo para exponerla ante toda la humanidad),lamento decir que, que yo sepa, el lamarckismo no estáaceptado por la comunidad científica, y hace tiempo que lasteorías evolucionistas de modificación por necesidad estánapartadas de los estudios reales. Ahora imaginemos, sóloimaginemos, que interpretamos los sucesos de forma darwinista (aunqueShyamalan nos lleve claramente a hacerlo del modo anterior). Segúnqué plantas han nacido con una mutación que les permitesegregar una sustancia que reacciona ante cualquier tipo de presenciahumana, y que esa sustancia parece especialmente diseñada paramatarnos (como vemos, no afecta a los animales) a millares. Podríaser que el azar produjese este hecho, pero también debemostener en cuenta que todas las plantas (aunque al final vemos que nosólo eso) de la costa este de los Estados Unidos gozan de talvirtud, eludiendo de nuevo las limitaciones  darwinistas (lacapacidad, si es nueva, se debería limitar a una sola especie,y la supuesta comunicación entre plantas no sirve parasubsanar este error). No sólo eso, sino que, además, sepuede manifestar en cualquier estado vital de la planta (recordemosque todas segregan la substancia). Por si eso fuera poco, el incidente se produce de repente. Un día, un ser divino activaun chip que provoca la gigantesca reacción en cadena. Otraexplicación no parece posible ya que, aparentemente, no hayningún estímulo externo que varíe, cosa quedebería ocurrir para que el suceso se desate. Muy bien,imaginemos, en una alarde de fe sin precedentes, que me trago todoeso junto. Los problemas no terminan.

 

 

Pasemosa otro estado: cómo afecta a los humanos. Nos dicen que haytres fases de la “enfermedad”: habla confusa o sin sentido,desorientación y, finalmente, suicidio. La primera objeciónes que las fases se suceden en cuestión de segundos; es decir,la sustancia invade el cuerpo humano en un instante. Lo ignoraréporqué tampoco estoy seguro que no sea posible, pero a ver:hablar sin sentido no es repetir una misma palabra o frases una yotra vez; estar desorientado no es dar un par o tres de pasos haciaatrás (¿desde cuando eso es estar desorientado?) y,finalmente, aún imaginando que nuestro instinto deautoconservación quedase TOTALMENTE anulado, de ahí asuicidarse hay un trecho insalvable. Una cosa es dejar de temer a lodesconocido o no “importarnos” el dolor (que el dolor no nosahuyente, por así decirlo) y otra es infringirse dañointencionadamente y, además, hacerlo de las formas másdiversas y macabras, que sólo buscan el gore y el asco porquesí. Luego que hablen de Saw, pero ésta es mucho peor enel tema de la violencia gratuita, porque tiene aún menossentido: la chica del principio que se clava lo del pelo en elcuello, el tipo que se pone bajo el corta césped o la viejagolpeándose contra las ventanas son claros ejemplos de lossinsentidos de los suicidios. Acabaré mi opinión sobreel más que aborrecible argumento con un apunte: Los asquerososcientíficos que salen en la película (lo que incluye alprofesor Wahlberg), ante los hechos sólo saben decir cosascomo eso es algo que NUNCA comprenderemos o la naturaleza escapa anuestra comprensión. Ole sus cojones, buen truco parajustificar el despropósito de historia. Joder, es que si fuesepor ellos y por Shyamalan aún estaríamos en elpaleolítico.

Seme puede achacar que no la he observado en profundidad, que lossuicidios de las personas son una metáfora de laautodestrucción del ser humano, o que el hecho de que lasplantas nos ataquen forma parte de un mensaje ecologista que nosavisa del peligro al que estamos sometiendo al planeta. De acuerdo,yo comprendo todo eso, pero no veo profundidad o complejidad en estosmensajes, sino simplismo y sensacionalismo, siguiendo la corriente dedesprestigio del ser humano en la que estamos sumidos.

FinSPOILERS

 

 

Creohaber dejado claro que, por mi parte, el argumento es auténticabasura cinematográfica, pero es que hay más cosas acriticar; bastantes más. He visto muchas películas conincoherencias argumentales que me han encantado, ya que suplíanlas carencias en el guión con otros aspectos que equilibrabanla balanza de mi juicio. Éste no es el caso.

Lasinterpretaciones son horrendas, yo diría que pocas llegan alaprobado y, en todo caso, son las de personajes muy secundarios. MarkWahlberg se pasa toda la película con la misma cara deamargado. Zooey  Deschanel también pone todo el tiempo lamisma cara, aunque los ojos la salvan un poco. Además, sesupone que ella es una chica que no muestra sus sentimientosfácilmente, así que aún cuadra.  Respecto ala niña pequeña, no sabes si está enfadada o esque tiene esa cara de mala uva normalmente. Otra cosa, el tratamientode las emociones por parte del director. Hacía tiempo que noveía una película tan poco creíble a nivelsentimental. Los protagonistas son totalmente planos, no en elsentido literario, sino sin profundidad. La relación amorosaentre los dos protagonistas no se la cree ni su padre (y los actorescontribuyen a esa sensación). La guinda la pone el final SPOILER donde, intentando emular a las muertes poramor shakespirianas, los dos se entregan al destino (a la niña,la pobre, la arrastran con ellos XD).  Los mártires Crying or Very sad.FIN SPOILER Por último, se supone que esto es un thriller,¿verdad? Pues olvidaos de cualquier sensaciónrelacionada con la tensión, el agobio o parecidos; soninexistentes.

Enconclusión, la película solo vale la pena por segúnqué planos en escenas muy concretas (y son muy pocos, dos otres a lo sumo) y por la vieja, la única creíble y laúnica que logra transmitir y ponerte en tensión. Portodo lo demás, totalmente prescindible. Por calidad no llega aser ni del montón, ya que ni tan siquiera entretiene (a no serque disfrutes sacándole todos los fallos LMAO).