Pasión en la biblioteca

Antes que nada, ávidos lectores recordaros que esta entrada está restringida a menores de 18 años pues el contenido ímplicito en él podría herir irreversiblemente su sensibilidad.

Sexo en la biblioteca

No hay nada más sugerente que mientras te preparas para tu siguiente examen de la carrera envolverte en el misterio y sensualidad de quien tienes en frente . El lugar escogido, una biblioteca ,con sus estanterías llenas de libros -algunos con demasiado polvo-, sus cámaras de vigilancia y la típica amargada de turno que manda a callar por cualquier gemido en un lugar donde debe imperar la ley del silencio. Parece ser que las bibliotecas se han convertido en un lugar de ligue impresionante donde ellas van superarregladas , maquilladas y escotadas y ellos intentando hacer parecer que van a estudiar. Un desfile de cuerpazos con su trasero clavado a la silla observando lo que entra y deja de entrar , atentos a la mirada placentera que hará de puente a sus más perversas fantasías. Visto el panorama, cualquiera diría que la gente fea estudia encerrándose en casa mientras que toda la juventud potencialmente atractiva se pasea por unas grandes salas donde el espectáculo está a la orden del día. ¿Qué tu intención es ir solo a estudiar? Da igual, no podrás resistirte. Si la pasión va más allá y decides pasar a la acción y no reprimir tu pulsión vital de sentir el placer carnal en tu piel , deberás escoger un buen lugar, algo difícil teniendo en cuenta las condiciones del medio. Es ley de evolución que el ser humano más adaptado es el que más vive. Todas los ángulos cubiertos por unas cámaras de seguridad estratégicamente situadas, un silencio absoluto donde el más mínimo respirar se amplifica por todo el lugar. Pero hay que pasar a la acción, preferiblemente con protección. Miradas clavadas entre tu y tu presa, tus apuntes sobre la mesa, el aire acondicionado cesa y tu sofoco interior te lleva a ceder tu mayor ambición.

El morbo y el placer está garantizado y tu expulsión permanente de la biblioteca también… ¿Podrás resistirte a la tentación? ¡Libérate!

Un beso húmedo