En el quirófano, increíble. Desde mi propia piel

Desde el quirófano

Hoy empecé mis prácticas de fundamentos de cirugía y la verdad es que la experiencia ha sido increíble, diferente a lo que me esperaba pero muy emocionante.

Llegábamos hoy mis compañeros y yo al hospital donde teníamos que hacer las prácticas. Dado el curso en el que estamos, y que nuestros conocimientos están aún un poco verdes solo hicimos de espectadores pero aún así ver una operación en vivo fue alucinante.

Primero fuimos a los vestuarios donde nos pusimos el “pijama” verde que usan los cirujanos para operar ( y que los distingue así entre el personal sanitario). Como te los dan ahí tampoco puedes elegir la talla por lo que me quedaba bastante grande (demasiado jaja), supongo que solo había tallas XL. No solo eso si no que además nos pusimos un gorro , una mascarilla y unas bolsas de plástico que envolvían nuestros zapatos, todo con el fin de estar completamente “esterilizados”, importante a la hora de operar porque en nuestras piel,ropa puede haber microorganismos y no es plan de infectar al paciente al que le abren en vivo para intervenirle. Obviamente , los cirujanos que operaron llevaban guantes.

Después de esto nos dividieron en grupos de tres y nos asignaron a un cirujano. La operación era un adenocarcinoma de colón . ¡Uau!. Bueno, por si alguien no tiene conocimientos de anatomía , deberían saber el intestino grueso se extiende desde el intestino delgado hasta el recto. Pues en esta operación tenían que extirparle TODO el intestino grueso donde tenía el tumor y luego unirle el intestino delgado hasta el colon sigmoideo.

Lo primero que me llamó la atención fue lo pequeña que era la sala del quirófano. Cuando llegamos el paciente (un varón de 72 años) yacía desnudo y anestesiado en la camilla. Estaba completamente intubado ( hasta con una sonda en el pene por si orinaba en la operación). Había allí tres cirujanos, donde uno de ellos nos explicó como sería la operación y el porqué lo operaban. También había dos enfermeras ( ya lo adelanto, menudas cotorras) y una anciana supermaja que supongo que era auxiliar pues ayudaba con el instrumental además de otro anciano también simpático que ayudaba en la misma función. En total éramos 10 personas en esa sala. Algo curioso es que sonaba música suave ( no sabría decir que grupo , pero era música relajante pero cantada) en la sala. Estuvimos esperando durante unos minutos hasta que terminaran de prepararle.

Uno de los cirujanos comenzó con una especie de brocha a “barnizarlo” de Betadine todo el abdomen, pues por ahí sería donde le abrirían para extirparle el intestino grueso. Yo pensaba que le operarían con la cara y el resto de cuerpo visible ,pero no. Seleccionaron la zona del abdomen con una especie de cuadrado ( es como si fuera una manta con un cuadrado donde al cubrirla sobre el paciente dejaría visible solo esa zona y el resto tapado) pues esa zona es la que interesaba para operar. A partir de ahora comenzarían a abrirle mediante una línea vertical y longitudinal el abdomen pasando por el ombligo ( me imagino que la cicatriz de esa marca le quedará de por vida). Quizá ese momento fuera el más fuerte de toda la operación. ¡Le estaban cortando la piel del abdomen! Yo no tenía nervios, es más ni siquiera sentí mareos ni náuseas la verdad es que tenía mucha curiosidad por ver como lo hacían ( uno de mis compañeros tuvo que salir del quirófano un momento porque se mareó pero nada grave). Algo que me llamó la atención es que no salió sangre a borbotones como me imaginaba, de hecho no salió sangre. Una vez hecho el corte ( como sabréis debajo de la piel hay grasa , aproximadamente diría que el grosor de piel más grasa sería de unos 4 cm, también decir que el paciente tenía una pedazo de barriga). A partir de ahí , tiraron de la piel para ampliar el espacio de la cavidad abdominal y pudieran operar .¡Es increíble lo súper extensible que puede llegar a ser la piel! (En la imagen podéis ver el tamaño de la incisión que le hicieron, pues bien con ese corte tan pequeño extendieron la piel y lograban tener una visión de toda la cavidad abdominal ¡Increíble!)

Lo primero que vimos que fue el intestino grueso, era bastante grueso (ancho) valga la redundancia pues tenía un megacolon pues estaba muy distendido. A primera vista me sorprendió su apariencia . Era translúcida de color rosa claro con finas arterias pegadas a su pared ( para que os hagáis una idea era translúcida como una medusa ) y tenía mucha grasa (eran como pequeños dedos de guante de color anaranjado que se desplegaban del intestino grueso).

Una vez abierto, empezaron a cortar segmentos del intestino grueso ( usaban como una especie de grapadora que cortaba con calor). Por cierto, no olía desagradable ni nada ( a diferencia de cuando estudiábamos con cadáveres ya que al ponerles formol para que no se degradarán el olor ahí sí que era muy fuerte). Las enfermeras dejaron de ser útiles y empezaron a hablar de sus temas , la auxiliar ( la anciana mayor de acento extranjero por cierto rubia y bajita leía un libro en una mesa, pero a pesar de ello estaba atenta por si la necesitaban en cualquier momento para pasar material instrumental; era supermaja nos dijo que hasta podíamos ir a la cafetería a coger bocadillos y tomarnos un café y que nos sintiéramos como en casa). A los tres cirujanos que operaban les ayudaba el otro auxiliar .Los cirujanos operaban con total naturalidad, se notaba que para ellos esto era rutina, y que no les suponía ninguna dificultad. Fueron cortando poco a poco el intestino grueso quemando y cortando . Nos enseñaron el apéndice de ese hombre ( como al final le quitaron todo el intestino grueso, con él también se fue el apéndice). También nos mostraron el adenocarcinoma era súper pequeño ( del tamaño de una piedra de 6 cm de largo x 4cm de ancho más o menos). Me sorprendió que para algo tan pequeño le tuvieran que quitar todo el intestino grueso , pero supongo que era para que no metastatizara ( que se diseminara por el resto del intestino grueso). Las enfermeras bromeaban con los cirujanos mientras estos operaban. Una de ellas al ver todo lo grueso y largo del intestino grueso que le extirparon dijo :”Menuda anaconda”. La verdad las estupideces que decían amenizaban la operación en esos momentos aburridos en que solo cortaban y cortaban intestino grueso. Finalmente , le quitaron todo el intestino grueso ( era una pasada, supergrande). La última parte de la operación consistía en unir la porción final del intestino delgado con el colon sigmoideo. Empezaron ahí a coser. Bueno antes con suero caliente ( por lo menos le vertieron como 1 litro o más  para limpiar de sangre  la cavidad y que quedara más visible la cavidad. Luego ese líquido lo aspiraban con una especie de aspirador y empezaron a coser. Nuestro tiempo acabó pues teníamos clase por lo que no terminamos de ver la operación completa ( faltaba terminar de coser y luego cerrar la barriga).

Al pobre hombre le quitaron por el tumor todo el intestino grueso ( con lo cual me imagino que al comer no tardará nada en hacer la digestión, además de problemas que tendrá pues en el intestino grueso está la flora bacteriana ). Pero como íbamos mal de tiempo (teníamos clase) no les preguntamos que consecuencias tendría a partir de ahora. Le salvaron la vida a costa de su intestino grueso . (No era como el de la imagen, pero es la foto que más se parece de las que he encontrado.El que yo vi tenía menos sangre y era algo más pequeño, pero aún así enorme, y sin cosas oscuras como el de la foto-el que yo vi estaba más "limpio" por decirlo de alguna forma-).La operación duraría algo más que dos horas y media.

Tampoco era así de grande

He intentado no usar muchos nombres técnicos para que lo entendáis. La verdad es que me encantó. Ha sido una experiencia nueva e increíble y para los cirujanos esto es rutina, por lo que creo -más que nada porque parece que cada vez se tiene menos en cuenta la labor del médico- que se le debería estar agradecidos por la cantidad de vidas que salvan.  Yo creo que esta operación era bastante sencillita. Otros de mis compañeros les tocó ver una operación de cráneo, según sus palabras le abrieron los huesos de la cabeza en la región retroauricular ,detrás de las orejas en la parte posterior de la cabeza) y los dejaron como un puzzle (sic) para empezar a operarle :O (vamos que se los quitaron :O) .

Mañana me toca otra vez, a ver con que me sorprendo.

Saludos y espero que esta entrada os haya interesado. Cualquier duda que os haya surgido os la intentaré contestar. 😉