Películas de culto: Cartas desde Iwo Jima (2006)

 

Título original: Letters From Iwo Jima
Director: Clint Eastwood
Actores: Ken Watanabe, Kazunari Ninomiya, Hiroshi Watanabe, Ryo Kase, Tsuyoshi Ihara
Género: Drama, bélico, histórico
Año: 2006
Nacionalidad: EE.UU.

 

 

 

ARGUMENTO

Basada en las cartas del general Kuribayashi encontradas en la propiaisla, nos cuenta la historia de las últimas horas de los soldadosjaponeses destinados a la defensa de Iwo Jima ante el inminente ataqueamericano.

Es el ‘complemento’ de la cuestionable Banderas de Nuestros Padres, ofreciendo la visión del bando enemigo.

 

MI CRÍTICA

Tras el bodrio de Banderas de Nuestros Padres, el grupo quefuimos a verlo quedó fraccionado, entre los que se arriesgaban y ledaban un voto más de confianza a Eastwood con Cartas desde Iwo Jima,a costa de poder sufrir irreversibles secuelas psicológicas, y los queni de coña querían volver a tirar su preciado dinero. Por suerte, yoestuve en el primer bando, y gracias a eso encontré una de las mejorespelículas, y más conmovedora, de las que había visto hasta la fecha.Pero vayamos por partes…

El primer apartado que me gustaría comentar es el absoluto respetoque mostró Clint hacia el bando japonés, rodando la películaíntegramente en japonés, con únicamente actores japoneses (y noexperimentos extraños como Diario de una Geisha)y además, pedir a todos los cines que la proyectaban a lo largo y anchodel globo, que emitieran la película en japonés, y subtitulada. Un grangesto de Eastwood, que mereció la pena, además de lo ya mencionado,para poder contar una historia mucho más inmersiva que en otras cintasparecidas.

El general Kuribayashi (Ken Watanabe)

Tocando el tema de la actuación, cabe hacerle una gran ovación a KenWatanabe (gral. Kuribayashi), que nos brinda no sólo una gran interpretación, sino tal vez la mejor de su carrera (y eso es ya decirmucho). Lástima que se le resistiera el óscar. Las demás están también a la altura, sin flaquear ninguna de ellas. En estapelícula no encontraréis momentos en los que alguna sobreactuación oshaga retorcer en la butaca, o momentos en los que os den ganas deabofetear al actor hasta cansarte (Pearl Harbor,te veo…). A destacar, además de a Watanabe, a Kazunari Ninomiya,quien se ocupa de interpretar a Saigo, el ‘protagonista’ de lahistoria; y a Tsuyoshi Ihara, quien interpreta al barón Nishi, un cultoyuppie que confiará en el valor de sus soldados hasta el final.


El barón Nishi (Tsuyoshi Ihara)

La banda sonora, compuesta por el hijo de Clint, Kyle Eastwood, estan sublime como sobria. Refleja perfectamente el ambiente de angustiay claustrofobia vivido por los soldados atrincherados en los búnkeresde las montañas, a la vez que le da ese toque bélico necesario. El temaprincipal, a mí personalmente, me parece precioso. Os lo dejo enformato Youtube:

 

Hablando de la dirección, Clint Eastwood vuelve a demostrar su maestría, tras el bache de Banderas…,ofreciéndonos una visión sobria y dura sobre el drama vivido por lossoldados en esa isla. A diferencia de muchos otros directores de muchasotras películas bélicas, Clint no duda en mostrarnos que el bandoamericano también fue bastante salvaje en su forma de actuar. Tampocotiene reparos en mostrarnos la dureza de los búnkeres subterráneos enlos que estuvieron confinados los soldados japoneses durante días sincasi víveres ni agua ni munición. La película no flaquea en ningúnmomento, si bien los ‘action junkies’ que van a ver la películapor ser de guerra se sentirán decepcionados ya que no se centra en loscombates, sino en el drama interior de cada uno de los defensores.Comentar también que se permite reciclar las escenas del desembarco de Banderas… para este film, algo de esperar puesto que ambas películas tenían la intención de ser complementarias.


Saigo (Kazunari Ninomiya)

El guión, basado en las cartas reales escritas por Kuribayashi en susúltimos días de vida en Iwo Jima, está excelentemente resuelto, exceptopor algunas concesiones que se permite hacia el final de la película enpos de ofrecer un final algo más cinematográfico.

En conclusión, Cartas desde Iwo Jima es una películadura, muy dura. Y no sólo por las imágenes, sino por el dramapsicológico que vivieron los soldados, que os puede provocar un bajón amás de uno/a. Sin embargo, tembién es un film muy bello, dirigido conmaestría, y con unas actuaciones impresionantes que nos vuelven arecordar porqué merece la pena ir al cine.

 

 

 

Lo mejor

– Magnífica, conmovedora y bella, a la vez que sobria y muy dura

– Las actuaciones, en especial Ken Watanabe

– Diálogos emotivos que calan hondo

– La insistencia de Eastwood a que se proyectara en V.O.S. y su respeto hacia el bando enemigo

– La banda sonora

 

Lo peor

– Puede ser muy dura para quien no esté preparado para ella

– Algunas libertades que se toma en la recta final

– Que Banderas de Nuestros Padres no esté a su altura. Así, hubiera sido un homenaje redondo.

 

 

 

 

"Por nuestra patria. Hasta el último de ellos. Nuestro deber es parar al enemigo aquí. No esperéis volver a casa con vida"

General Kuribayashi