Películas de culto: El Ocaso del Samurái (Tasogare Seibei, 2002)

Título original: Tasogare Seibei
Director: Yoji Yamada
Actores: Hiroyuki Sanada, Rie Miyazawa
Género: Drama, histórico
Año: 2002
Nacionalidad: Japón

 

 

ARGUMENTO

Iguchi Seibei es un samurái de clase baja que tiene que afrontar solo la pérdida de su mujer, y la manutención de sus dos hijas. Por ello, cada día al ocaso debe marchar a casa en vez de salir con sus compañeros de trabajo en un almacén de grano, luce los mismos sucios harapos y se descuida de su higiene personal. Es por ello que le ponen el apodo de Ocaso Seibei (Tasogare Seibei).

 

 

Poco después reaparece en su vida Tomoe, una vieja amiga de la infancia y hermana de su mejor amigo, que vuelve al pueblo tras divorciarse de su marido, alcohólico y maltratador. Tomoe encuentra consuelo estando con las hijas de Seibei, hasta que su ex-marido vuelve para reclamar lo que cree suyo. Es entonces cuando Iguchi le reta a un duelo entre samuráis, los cuales significan la muerte para los dos (el ganador es luego ejecutado).

Seibei deberá salir adelante e intentar aumentar su estatus social para mantener a su familia, y tal vez, casarse con Tomoe…

 

 

 

MI CRÍTICA

La mejor manera de definir a ‘El Ocaso del Samurái’ es, aprovechando la última reseña que hice, decir que equivale a ‘Cartas desde Iwo Jima’, pero en el mundo samurái. Concretamente, en la decadencia del mundo samurái dentro de Japón.

Se trata de una película muy intimista, que delega su peso en el drama cotidiano de Iguchi Seibei, en vez de en pomposas batallas como nos tiene acostumbrados este género. Sin embargo, hablando de combates, las dos únicas peleas del film (duelos, mejor dicho), son los más intensos y angustiosos que he visto jamás. No son los típicos intercambios de acero, sino que están filmados de forma tan seca y sin artificiosidades, que realmente sientes el miedo que debe estar pasando en ese momento cada uno de los contendientes.

 

 

Esta sensación de angustia se ve multiplicada en el duelo final, claustrofóbico, dentro de una pequeña choza. Gran parte del mérito de sentirse tan identificado por el protagonista y si sufrimiento, lo tiene la forma de contar el film Yoji Yamada. En vez de presentarnos a un típico samurái, que daría su vida por su honor, y que es imparable en combate, nos presenta a un pobre don nadie cuya mácima aspiración en esta vida es cuidar de sus hijas y ser feliz.

El papel principal lo borda Hiroyuki Sanada, al cual seguramente recordaréis por ser el samurái encabronado en ‘El Último Samurái’, de Edward Zwick; o de ser el sufrido Ryuji en Ringu (The Ring) 1 y 2. En Tasogare Seibei, Sanada ofrece una interpretación magistral que cala hondo en el espectador. Uno de los típicos personajes con los que sientes tanto cariño que meses después de haber visto la película, lo sigues recordando.

 


Houston we have a problem

 

También ofrecen una gran interpretación el resto de actores que intervienen, pero el gran peso del fil recae sobre Sanada, para su suerte o desgracia XD A destacar Rie Miyazawa interpretando a Tomoe (aaaing que rica Drool).

Yoji Yamada inició con este film su trilogía samurái, continuada por The Hidden Blade y Love and Honor, excelentes películas también, pero que no llegaron al altísimo nivel que alcanzó con Tasogare. 12 premios de la academia japonesa de cine, y una nominación al óscar, dan fe de su calidad.

Como ya comenté, Yamada le da a la película ese toque seco, sin florituras y decadente que refleja perfectamente el drama vivido por el protagonista del film. El excelente guión, firmado también por él, ofrece grandes momentos emotivos que a más de uno/a le hará saltar la lagrimilla. Mucha gente se podrá quejar de la falta de ritmo del film, pero a mi parecer (y ya que soy yo el que escribe la reseña xD), el ritmo de la película es perfecto. No nos encontramos ante una historia de acción con miles de extras en grandes y épicas batallas, ni con personajes con superpoderes rebanando pescuezos allá donde van. Nos encontramos ante un drama humano ambientado en el decadente mundo samurái, el drama de un pobre desgraciado que intenta salir adelante como puede ante las burlas de los que le rodean, y para ello no se requiere de gran pomposidad para presentárselo al espectador.

 

 

Un punto negro a destacar, el mismo que con Shaun of The Dead , ajeno al film en sí. La pobre distribución que tuvo en España. Aunque en este caso puede llegarse a comprender mejor ya que el cine japonés, aparte del mercado DVD, no esque genere grandes ingresos en nuestro país. Por suerte, tras la nominación al óscar los cuatro cines de mala muerte que lo habían proyectado, volvieron a hacerlo dando la oportunidad a pobres desgraciados como yo a poder admirar esta gran obra.

En conclusión, El Ocaso del Samurái es una película que refleja con crudeza las dificultades que tiene que superar un decadente samurái para poder salir adelante en un mundo de valores que se viene abajo, y que ve como único rayo de luz y esperanza la compañía de Tomoe. Una obra maestra de Yoji Yamada de obligada visión para todo aquél/aquella que guste del cine de samuráis, y para todos los que sepan disfrutar de una gran película.

 

 

 

Lo mejor

– Hiroyuki Sanada

– Dirección perfecta

– Memorables duelos

– Una historia dura con personajes carismáticos que cala hondo, muy hondo

 

Lo peor

– Doblaje al español cancerígeno. Visión en V.O. obligada

– Cómo no, una pobre distribución en España

– Que mucha gente se la pierda por ser ‘otra película de samuráis’

 

 

Y como extra, vuelve vuestra sección favorita, ¡la cutre-galería de fotos en baja resolución!