Crítica de cine: La Momia: La tumba del emperador dragón

Título original: The Mummy: Tomb of the Dragon Emperor
Director: Rob Cohen
Actores: Brendan Fraser, Maria Bello, Jet Li, Michelle Yeoh
Género: acción, comedia, bodrio
Año: 2008
Nacionalidad: EEUU

 

Una de las peores películas que os podéis echar a la cara durante este año. Si todavía conserváis algún buen recuerdo de las anteriores, por favor ni vayáis a verla ni leáis este artículo.

 

Crítica:

Corría el año 1999, todavía era un zagal. Hubo una película que ciertamente me entusiasmó: La Momia. Una mezcla de acción, comedia y aventuras bastante acertada y muy entretenida que además contaba con la presencia del en ese momento mi sex-idol Brendan Fraser (aún me toco por las noches pensando en George de la Jungla…). Un par de años después sacaron la fallida continuación El Rey Escorpión, la película que pasó a mi historial cinéfilo por ser la primera que consiguió dormirme en plena proyección (completamente verídico). Sin embargo, un segundo visionado en VHS consiguió que mi opinión hacia ella se relajara un poco.

Qué recuerdos

Hoy, 1 de agosto de 2008, se estrena la tercera (y ruego a Dios que sea la última) parte de esta saga. Un despropósito total y absoluto que nos hace pensar en cuál es el sentido de la vida, y cuál es el origen del dolor. Pero no nos precipitemos con prontas conclusiones, y desglosemos, poco a poco, el porqué a partir de hoy los términos basura y La Momia se relacionan entre sí.

Primero empezaremos con las actuaciones (qué queréis que le haga, siempre me gusta empezar por ahí). Repiten cartel Brendan Fraser y John Hannah, y aparecen como nueva carnaza Maria Bello (sustituyendo de forma estrepitosa a Rachel Weisz, la cual presupongo que intuyó la mierda infumable que iba a rodar, y declinó gentilmente la oferta), Jet Li y Michelle Yeoh.


Hostia que te arreo

Si bien el bueno de Brendan y el tontainas de John se mantienen al nivel de las otras entregas, las demás actuaciones son, simple y llanamente, tan prescindibles como la película en sí. Maria Bello no pega ni con cola en el papel de Evelyn O’connell, y desearéis en cada escena de acción que quien muera no sea un extra roñoso, sino ella. Jet Li se mantiene en su línea: muchas hostias y poca gracia. Y Michelle Yeoh…bueno, digamos que hasta esta película la tenía como una actriz respetable. Ya no.

Si a esto le sumamos la estelar aparición del ahora ya crecido hijo de los O’connell (interpretado nefastamente por Luke Ford) y cuatro chinos con muy malas pulgas, nos queda un apartado de Razzie asegurado. Como todo el film…pero sigamos.


Save me!

El siguiente punto a comentar es la dirección. Las anteriores fueron escritas y dirigidas por Stephen Sommers, resultando la primera en un producto bastante notable, y su secuela en entretenida, sin más. Sin embargo, en esta siguiente entrega, ni se le ve el pelo más que en la producción. Y se nota. Rob Cohen, conocido por sus bastante buenas maneras en la dirección de filmes de acción (xXx y The Fast and the Furious dan fe de ello), da un giro total en su carrera presentándonos el primer gran truño de su historial.

La dirección es pésima. Todo lo que podría haber salido mal en este apartado lo ha hecho, especialmente en las escenas de batalla. La Momia 3 sigue esa tendencia del cine de acción actual, que es ‘desenfoca y mueve la cámara tanto como puedas para que nadie se entere de qué coñ* está pasando’. En muchas escenas simplemente dejé de mirar a la pantalla, porque el resultado era el mismo: no saber qué pasa.

"Sobro" Embarassed

El guión no sólo mantiene el nivel de la película, sino que lo supera más aún, rozando lo absurdo. Diálogos pésimos, gracias sin gracia, historia que nadie se cree y que a nadie le importa un c*jón tras una hora de dolor. La sucesión de gilipolleces es tal que las únicas palabras que venían a mi aturdida cabeza eran ‘¿Pero qué c*jones…?’ y ‘¡NO!’ (literalmente). Y para más muestras de lo que digo, cada vez que algún personaje abría la boca, lo único que podía escuchar en la abarrotada sala en la que me hallaba eran resoplidos (supongo que de aburrimiento y de indignación, aunque puede que se trataran de satisfacción y gozo, los cuales no he podido experimentar aún). Para terminar, sólo diré que la única escena que levantó el ánimo del público y que me hizo recordar por unos segundos que no estaba en una sala vacía era una relacionada con vómitos de animales. Con eso digo todo.

¿¡Dónde están los guionistas!?

La banda sonora, aún sin ser tan desastrosa como el film en sí, peca de pretenciosidad en muchos momentos, queriendo darle un toque épico hasta en los diálogos más sosainas. Sin embargo, es lo mejor del film. Poco más que añadir.

Y cómo no, llegamos al apartado en el cual parece que los productores se vuelcan absolutamente, los efectos especiales. Pero lo que no se dan cuenta es de que al sobrecargar una película con ellos, se consigue el efecto contrario. Aún siendo bastante espectaculares, dan bastante el cante. Y esque este apartado es un arma de doble filo.

 

Conclusión

Y para acabar, mis impresiones y conclusiones. Si habiendo llegado hasta aquí no os habéis percatado de lo mala que me ha parecido esta película, os lo repetiré una vez más: este film es HORRIBLE. Ni me ha hecho reír, ni emocionarme, ni identificarme con los personajes, ni interesado la historia, y lo que es peor de todo, ni me ha entretenido. En absoluto.  La sensación que he tenido al verla es como estar en la sala de espera del doctor: una lenta tortura sentado mirando a la nada. Sólo que aquí no podía echarle un ojo a una Vogue del año de la catapún. 


Pobrecicas…

¡Miento!. Sí que me ha hecho sentir algo, una completa vergüenza ajenapor los pobres actores que debían dar vida a unos personajes tan planosy pronunciar tan absurdos diálogos.

Fui a verla con mi hermano pequeño, un gran fan, como yo, de la primera parte, y quien guardaba un muy buen recuerdo de ella. Pero al igual que el resto de la sala, lo único que su aturdida mente podía procesar al acabar la proyección era ‘MENUDA MI*RDA’.

Así que por una vez, hacedme caso y NO vayáis a ver este bodrio monumental. Tarde o temprano me lo agradeceréis.

 

Lo mejor

– No puedo quitarme a George de la jungla de la cabeza al ver al bueno de Brendan

– La banda sonora es bastante decente

 

Lo peor

– Dirección

– Actuaciones

– Guión

– Efectos especiales

– El precio de la entrada

– Que pongan el aire acondicionado en los cines en modo Siberia

– Haber ido a verla sin esperar a las críticas y consejos de otra gente.

– Es un producto completamente INNECESARIO

 

 

Nota: Perdón por los tacos que se me hayan escapado a lo largo de la crítica, pero los merece