De vuelta de entre los muertos. Down time

Hace ya 24 días que no aparecía por estos lares. Seguramente los pocos que me leéis habréis pensado que dejé el blog abandonado, por hastío o desagrado. Pero nada más lejos de la realidad, me encontraba en la época del año que más aprecio, agosto.

La razón puede resultar obvia para muchos (vacaciones…), pero en mi caso es debido a que subo a mi pueblo, tal vez el lugar que anida más hondo en mi corazón. Por motivos de movilidad y tiempo, me es casi imposible escaparme en temporada de estudio, quedando relegado para el mes de agosto el reencuentro con mis amigos.

El pueblo en sí (Vilanova de Meià) no es nada especial, si hablamos de belleza arquitectónica. Se encuentra en la Noguera Pallaresa, muy cerca de Artesa de Segre, y es un punto de referencia para escaladores de toda Europa. Al pueblo apenas llega la línea de teléfono, hasta hace unos años ni siquiera tenía cobertura para los móviles, y sólo tien, como lugares de "ocio", una pequeña tienda de alimentación, una carnicería, un bar/casal, unas escuelas y una piscina. Nada más. Ni quiosco, ni farmacia ni leches, como para que te pille un arrechucho.

Entonces, la pregunta es ¿porqué el cariño? Sencillo, es el ejemplo de que un lugar es bello no por sus edificios sino por la gente que los habita. Me estoy refiriendo a mi ‘colla’ (grupete, quinta… como queráis llamarles), gente con la que llevo saliendo desde los 6 años y que son casi como de la familia, con los que hemos pasado grandísimos momentos y otros no tan memorables; hemos hecho el cafre y sido recordados como una de las peores generaciones que ha pasado por sus calles, y reformados luego para convertirnos en la quinta respetable que pasa el día bebiendo zumo de cebada ajena a los folleteos de las nuevas y agitadas juventudes.

No voy a alargarme más puesto que hoy ha sido un día largo, muy largo, y muy duro también. Simplemente que sepáis que ni me he muerto ni me he ido a otros reinos, pues sigo aquí. Si los exámenes me lo permiten, dejaré caer por aquí mis nuevas críticas de cine y algunas reflexiones que vinieron a mi cabeza en estas plácidas vacaciones de verano. Os dejo con algunas fotos y vídeos que seguramente no os interesen en absoluto, pero tengo que ponerlas en algún lado y ha tocado aquí. Se siente 😛