Entrevista a una prostituta virtual en Second Life…¿plug&play?

Curioseando por internet, la noticia que más me ha llamado la atención,no por su contenido ‘sexual’, sino por lo surreal, es esta entrevista auna italiana de 26 años (por demostrar que sea mujer, ojo XD) que leencanta darle marcha a su ciberbody en Second Life, siendo una de lasahora tan populares pilinguis que pululan por este pseudo-videojuegoonline. No tiene desperdicio el razonamiento avanzado de este serhumano. Aviso que en esta entrada uso un lenguaje algo más fuerte de lohabitual. Allá vamos:


La ciberputi en cuestión…

 

"Si me me conocieras en la vida real pensarías que soy una buenachica. Vengo de una familia de clase media con unos padresmaravillosos. Vivo con mi hermano, me gradué en comunicaciones en launiversidad y tengo un trabajo en ese campo que me encanta"

La vie en rose, como diría Edith Piaf…sigamos:

"Pero hay algo más, algo que he mantenido en secreto desde que erauna adolescente. Es algo a lo que podríamos llamarle mi lado oscuro:Siempre me ha excitado la idea de ser pagada y usada para el placer."

Bang! Dale a tu cuerpo alegría macarenaaa…sigamos:

"Aquí en Italia tenemos prostitución en las calles, y siempre he querido ser una de ellas (una pilingui, me imagino).Cuando era adolescente las observaba caminando por las calles,esperando que los coches pararan, piropeando a los tíos para entrar ysalir un tiempo después. No estoy segura porqué me excita tanto. Creoque es porque cuando un hombre paga por ti, es por que sabes querealmente te necesita. Es una prueba de que eres deseada."

XD. Me encanta como relaciona la idea de ser deseada con ser pagadapara chupar una p*lla en un coche. En fin, a gustos los colores.Sigamos:

"Intenté ser una chica de compañía en la vida real — autónoma, sinninguna agencia ni nada de eso. Busqué por internet algunos sitios decompañía; escogí uno, compré un móvil desechable, y publiqué algunasfotos mías. Estaba realmente emocionada — no podía esperar a miprimera cita. Llevaba mi nuevo móvil a todas partes, esperando a quesonara."

Qué duro es ser un autónomo, esperando la llamada (de la naturaleza) que nunca llega. Sigamos:

"Pero al final, rechacé todas las [proposiciones de] citas querecibí. No es que no quisiera hacerlo, nada más lejos de la realidad.Lo que me echaba atrás era el ser descubierta por mi familia. Nunca lohubieran aceptado, y no quería herirles ni avergonzarles. Han hechomucho por mí, y quería continuar siendo la buena chica que criaron. Sino hubiera tenido familia, no lo hubiera dudado."

Ya claro, y mis deberes se los comió el perro del vecino. Si estofuera cierto no se hubiera registrado en ninguna web de contactos, nipublicado sus fotos, ni comprado un móvil. Creo que la idea que comentala mujer no es algo que te venga en mente una vez has perdido unassemanas preparándolo. Así que más bien opto por que, o se lo hainventado, o no recibió ni una sola llamada. En fin, sigamos:

"La primera vez que escuché acerca de Second Life fue en 2006,cuando leí un artículo sobre él en el periódico. Parecía interesante,pero no lo suficiente para meterse. Sin embargo, en verano de 2007escuché sobre su faceta sexual, y llegué a la conclusión que esta erala manera perfecta de dar rienda suelta a mis oscuras fantasías sin quese enterara mi familia. Me uní unos meses después, y he sido una ‘scort’ (mujer de compañía) desde hace 14 meses."

El porno mueve masas. Sigamos:

"Rápidamente me establecí como cibermujer de compañía. Me llevó algode tiempo aprender cómo se hacía cada cosa, pero en unos pocos díastuve a mi primer cliente. En Second Life luzco parecida a mi yo real,aún sin usar las extensiones rojas cada día. Intento minimizar lasdiferencias entre la vida real y Second Life — mi avatar luce como yopor que soy yo quien está haciendo esas cosas, no un personaje o unaactriz."

Ya sé a quién no prestarle un USB…JAMÁS. Me hace gracia eso de quesu personaje en Second Life luce como ella, suele ser una mentiracochina el 99,99% de las veces. Sigamos:

"Cobro de forma consecuente con la economía de Second Life. Porejemplo, un par de botas de tacón alto (me encantan), cuestan unos600-800 dólares Linden, y un vestido ajustado 400-500. Pero no tengoninguna cuota fija. La cuota media que se cobra en Second Life suelenser 2000-3000 dólares Linden por una noche completa. En dinero real,son menos de una bebida — unos 7-10 € (juas, como no sea Whisky del caro ya me dirás…). El dinero no es la razón principal por la que hago esto. Es simplemente porque me excita."

Tras estas banales clases sobre dinero virtual, sigamos…


Igualita a Victoria Beckham

"Todo está dentro de unos límites. Cuando digo una noche completa,subrallo lo de completa. Invierto de dos a tres horas varias noches alas semanas ‘trabajando’ en Second Life. Bailo en clubs de alterne, yla gente que conoce ya sabe a qué viene; saben dónde encontrarme. Perorara vez tomo nuevos clientes — suelo ser bastante selectiva."

Vaya por dios, una prosiputi de ‘high-standing‘. Me encanta comohabla de ella como si fuera la reina de los mares, y no es mas que unconjunto de polígonos carne de freaks. En fin…sigamos:

"Por el momento no tengo ninguna relación en la vida real. Ahoramismo prefiero estar soltera. Sería bastante difícil encontrar a unapareja que entendiera mis sentimientos y fantasías. Y por supuesto,debería aprobar mi ‘segunda vida’. Personalmente, puedo separar porcompleto lo que es el sexo de los sentimientos, pero no puedo pretenderque un novio se lo crea o esté cómodo con lo que hago. Sería muydifícil."

Es en este último párrafo en el que estoy ya casi al 100% seguro deque, o se trara de un callo malayo que hace llorar hasta al niño Jesús,o se trata de algún tío. Porque, sinceramente y como hombre, me importaun huevo que mi novia esté haciendo de putrángala en un videojuego,queda más que claro que separa lo que es el putoneo virtual al real.Más bien, lo que me preocupa más es el estado mental de la protagonistade esta historia.

 


 

En fin, una historia curiosa que nos deja claro hasta qué puntos dedegeneración está llegando esto de internet. Con todo lo pervertido ycerdo que soy, no me entra en la cabeza cómo puede la gente pagar paratener sexo en Second Life. Cómo va la cosa, ¿yo inserto el pendrive ytú le das caña a la antena del wifi? ¿O hay algún minijuego en SecondLife cuando vas a forniciar, en el que vas pulsando una secuencia deteclas a lo Guitar Hero hasta que llegas al orgasmo? ¿¿Para quéservirían entonces las notas estrella??

Igual es mi mente retorcida, pero por más que lea el artículo estoymás y más convencido de que se trata de algún tío roleando a unapilingui (se suele decir que MMORPG viene de Many Men Role Playing Girls…), o de alguna freaktard con una imaginación muy suelta. Lo que está claro es que cada vez entiendo menos este mundo.


Por si una prostituta no vale, Second Life también ofrece sirenas BDSM

 

Fuente original: //www.greenpixels.com/articles/features/2256/I-live-out-my-sexual-fantasy-as-an-online-escort