Diez cosas que hacer en Second Life

Intrigado por el artículo que redacté hace pocos días, me dispuse a volver a entrar en Second Life para ver qué cosas habían cambiado desde la última vez que jugué (hará tal vez un par de años). Sorpresa grata la mía al ver como este juego, cuya base es casi íntegramente su comunidad de jugadores, ha evolucionado de manera espectacular.

Así que qué mejor manera de presentároslo que con una lista de 10 cosas que podéis hacer en este mundo virtual…

1- Conocer gente

Punto obvio, pero muy importante. Second Life es un mundo virtual habitado por una vasta multitud de personas de distintos países y culturas, así como estar distribuidos en un rango muy amplio de edades. Podéis encontraros desde jóvenes talentos musicales, hasta cincuentañeros de Arizona adictos al sexo. Todo tiene cabida aquí, y es cuestión de cada uno saber a qué grupo es más afín. Podréis chatear tanto con texto como con el sistema de charla por voz que lleva integrado el juego.

 

2- Salir de fiesta

Tal vez el aspecto que más me ha agradado de Second Life es la enorme cantidad de locales musicales, desde pubs modestos, hasta auténticas catedrales del Techno. Y lo mejor de ello esque la gran mayoría cuenta con sesiones diarias a cargo de DJ’s encargados de animar la fiesta, a cambio de propinas voluntarias del público, poniendo su música y aceptando peticiones.

La variedad es la nota dominante: tenéis locales de Jazz en los que se exige vestir de etiqueta para acceder, a pubs fiesteros con rock de los 80, discotecas maquineras…¡hasta un local de flamenco! Y lo mejor de una noche de fiesta esque nunca sabes qué puede llegar a pasar, pues por poner un ejemplo en un local de rock en el que estaba, a alguna asistente le dio por ofrecerle una cantidad bastante elevada al Dj como propina, el cual no dudó en montarse en un triciclo tunning y empezar a perseguir a la pobre incauta…animando así al resto de asistentes que quisieron echarle un cable en su noble cruzada…

 

 

3- Ir de compras

Second Life cuenta con su propio sistema económico y monetario, cuya base son los Linden Dollars, moneda propia del juego que puede ser tanto comprada como cobrada con dinero real. Con ella puedes irte de compras por las innumerables tiendas del juego, todas ellas dirigidas por jugadores, y adquirir desde zapatos hasta turbo-jets militares.

También hay tiendas gratuitas, o de bajo coste, para aquéllos que queráis lucir bien pero no estéis dispuestos a gastar vuestro dinero, como GNUbie (en donde sus productos se amparan bajo las leyes de distribución GNU) o The Free Dove. O podéis daros a la aventura y encontrar los miles de obsequios que muchas tiendas y locales tienen escondidos…

 

4- Combate

Gracias a las miles de posibilidades que ofrece la libre creación de contenido, SL también posee zonas de combate de lo más variadas: desde zonas de guerra militares, a ciudades medievales, o incluso un Tokyo de la era Edo para aquellos que os guste liaros a katanazos por vuestro honor.

Equipándoos un simple hud que emula a algunos videojuegos, unas cuantas armas y poniendo la vista en primera persona, ya estáis listos para curtiros el lomo con otra gente.

 

5- Rolear

Si lo que te va es imaginarte ser alguien distinto en un lugar fuera de lo normal, hay muchos locales y grupos dedicados al roleo. El más popular de todos es el roleo de vampiros y hombres lobo, en el que mantienen batallas entre ellos, y deben ir chupando sangre de la demás gente. También hay una zona tremendamente popular que emula la película de Blade Runner o una ciudad medieval… todo depende de qué te divierta más.

 

 

6- Emprendedor/a

Una de las facetas únicas del juego es poder generar beneficios monetarios que puedan ser trasladados a la vida real. Gracias a que permite crear la más variopinta gama de objetos cuyo límite es la imaginación de cada uno, una de las actividades más populares es ganar dinero con tu creatividad. Puedes ser diseñador de ropa, arquitecto, o incluso especulador inmobiliario, pasando por propietario del local de moda. Con un poco de práctica y algo de suerte puede que tus creaciones sean las más solicitadas entre la comunidad.

 

 

7- Obtener trabajo

Para aquellos masoquistas que disfrutéis trabajar en vuestro tiempo libre, en Second Life también puedes obtener un trabajo a cambio de Linden$. ¿De qué, os preguntaréis? Dada la variedad y creatividad del juego, depende de quién esté contratando…puede ser como bailarín, DJ, o incluso prostituta. Hay una amplia variedad de trabajos que satisfarán los gustos y necesidades de cada uno, a cambio de dinero

 

 

8- Hacer turismo

Otro de los grandes beneficios de dejar a la comunidad llevar las riendas del juego, es que muchas veces los resultados obtenidos son cuanto menos espectaculares. En el juego tenéis a vuestra disposición reproducciones, con mayor o menos acierto, de ciudades como Amsterdam, Paris, o incluso la antigua Roma. Muchos de estos lugares, además cuentan con excelentes guías turísticas con anotaciones e imágenes reales que os harán sentir como si estuviérais ahí. Una de mis actividades favoritas, sin duda.

 

9- Encontrar a tu media naranja virtual

Una de las consecuencias de conocer gente es encontrar a ése/a alguien especial que habéis estado buscando hasta ahora…aunque sólo sea en un juego. Podéis salir en románticas citas, aguantar interminables horas a tu novia mientras va de compras, consumar vuestro amor e incluso casaros.

Aunque hay que tener cuidado, pues muchas parejas de la vida real han roto por infidelidades en este juego, en algo que ya tiene hasta un término propio ingame: to crash and burn. Así que cuidado a los que ya tengáis pareja ;D

 


10 – Sexo

Cómo no. Dar rienda suelta a la creatividad e imaginación de los jugadores sin restricciones ya ha quedado más que claro en otros productos como Spore de que tarde o temprano acabará degenerando en sexualidades varias, aunque en Second Life roza lo morboso. Tendréis a vuestra disposición cientos de locales de temática sexual con una variedad ciertamente enfermiza, desde locales de orgías gratuitas, a clubs de prostitutas, pasando por aquellos que dan rienda suelta a los fetiches más extravagantes.

Además, cientos de establecimientos se han especializado en objetos de temática sexual, como skins de pornstars para llevar, ropa que da poco a la imaginación, y objetos de mobiliario que llevan ocultos en sí posturas de lo más variadas. Una gran noticia para aquéllos y aquéllas que disfrutéis dando rienda suelta a vuestra imaginación y vuestros fetiches particulares, aunque haya otros que no nos acabe de entusiasmar la idea…


Así que ya sabéis, aquí tenéis sólo una pequeña lista de lo que Second Life puede ofreceros, pero hay miles y miles de situaciones por vivir que sólo dependerán de la imaginación de algún emprendedor (tirarse en paracaídas de la Torre Eiffel seguramente sea algo que a pocos se os hubiera ocurrido). Para encontrar vuestra actividad favorita no tenéis más que buscar y pedir, en Second Life pocas cosas hay imposibles.