Crítica de cine: Kick-Ass

Basada en la serie de cómics de nombre homónimo creada por Mark Millar, Kick-Ass recibe una adaptación al cine que conserva muchos de los atributos que hicieron del cómic una serie de culto.
Narra la historia de Dave Lizewski, estudiante de instituto ‘pringado’ y aficionado a los cómics, que decide dar un paso adelante y convertirse en un héroe enmascarado…sin poder ni habilidad alguna más que ingenuidad y buenas intenciones.

Me gustó


Non-stop: Kick-Ass goza de un guión mordaz y una dirección y edición vibrantes y dinámicas que provocan que no haya ni un momento de respiro, ni ninguna escena ‘innecesaria’ o de relleno’, a la vez que consigue dar cohesión al conjunto y evitar los tan temidos saltos bruscos de escena y lagunas en la historia de las que suelen adolecer muchas adaptaciones al cine (Príncipe de Persia*TOSE*…).

Hit-Girl: Si bien la película está plagada de personajes interesantes, es sin duda Chloe Moretz y su genial personaje ‘Hit-Girl’ quienes se llevan la palma y consiguen robar protagonismo cada segundo en el que aparecen en pantalla.

Tronchante: Al igual que el cómic, Kick-Ass tiene material de sobra  para provocar las más sonoras carcajadas. Eso sí, a aquéllos quienes tengan el estómago preparado y un sentido del humor negro como el carbón.

Nicolas Cage: No soy un gran fan de él, y normalmente me suele sacar de quicio su recurrente catálogo de tics y guiños. Pero en Kick-Ass ofrece una interpretación sorprendentemente buena y humana, lejos de sus habituales caracterizaciones.

No me gustó


Adaptación al español: Por desgracia, la película cuenta con varios juegos de palabras que en español pierden la gracia, y al adaptarlos el resultado es bastante…cutre. El ejemplo más claro es la propia palabra Kick-Ass, que en español se ha dejado tal cual; y la burla de Big Papi, que le llama Ass-Kicked en la versión original, se ha adaptado como Ass..querosillo… Sin palabras.

Kick Ass es un film violento y tronchante, realizada con una inusitada solvencia y excelentes interpretaciones por parte de sus actores (llevándose la palma el dúo formado por Chloe y Cage), que no da un momento de respiro con su violencia sádica ni su humor negro como el carbón.

Cierto es que puede no es una película para todo el mundo, especialmente para aquéllos a quienes la idea de contemplar a una dulce niña de 11 años empalando, mutilando y descerrajando disparos a la cabeza les parezca ofensivo. Pero es así porque la película no está hecha para ellos, ni ellos para la película. Para todos los demás, Kick-Ass es una tronchante, mordaz e hiperviolenta película que le da un soplo de aire fresco a un género que empezaba a oler ya ha podrido, al igual que Zombieland hizo unos pocos meses atrás.

Kick Ass ha sido dirigida por Matthew Vaughn e interpretada por Aaron Johnson, Chloe Moretz, Nicolas Cage, Cristopher Mintz-Plasse y Mark Strong. Duración aproximada: 1h50minutos. Producida por Marv Films y distribuida por Lionsgate. Asistido al preestreno el 20 de mayo. Estreno en España: 5 de junio.

 

Análisis: Samorost2

Hace poco adquirí el Humble Indie Bundle (ya sabéis, el pack ese de 5 juegos indie en el que pagabas lo que quisieras y que se repartían los beneficios entre los programadores y beneficiencia, y que los típicos capullos de siempre no tardaron en piratear sin escrúpulos), y si bien el pack ya estaba bien nutrido, unos pocos días después añadieron de forma gratuita el juego que ocupa la entrada de hoy.

Samorost 2 es una sencilla aventura, secuela de Samorost, y también programada en flash por Amanita Design (sí, los mismos de Machinarium), en la que ayudaremos a nuestro pequeño compañero a rescatar a su fiel perro, secuestrado por unos crueles aliens mientras recogían…¿peras?

 

Me gustó

– Estilo visual: A pesar de ser un austero juego programado en Flash, Amanita demostró, al igual que lo hizo unos pocos años después con Machinarium, que no es necesaria la última tecnología disponible para asombrar al jugador. Los mundos de Samorost2 gozan de un fuerte estilo característico, dándole a este pequeño título una gran personalidad.

Encantador: A pesar de no tener ni una sola línea de diálogo, no han sido pocas las veces que Samorost me ha hecho esbozar una sonrisa o una pequeña carcajada, demostrando una vez mas que no hace falta recurrir a lo obvio y restregárselo al jugador en los morros para entretenerle.

Un juego como los de antes: No hay nada realmente innovador en Samorost, sino que se basa en pequeñas pruebas de ingenio que se resuelven con observación y algo de lógica. Tal vez hace 10 o 15 años esto sería un punto negativo. Sin embargo para mí, en los tiempos que corren, es algo que personalmente califico como muy positivo.

 

No me gustó

Corto: Sé que es bastante obvio que un jueguecillo en flash de 20mb no dure apenas 2 horas, pero se me hizo realmente corto. Con el doble o triple de duración hubiera sido uno de mis grandes favoritos.

Atascado…: Si bien ninguna de las pruebas es realmente complicada si se para detenidamente a observar bien el entorno, hay algunas que son algo absurdas, requiriendo más ensayo y error que deducción.

 

Samorost2 es un sencillo juego en flash que recurriendo a recursos y artimañas de juegos de antaño consiguió atraparme y llenarme de una extraña nostalgia durante su escasa duración.

Si os gustan las aventuras point&click como las de antes, una trama amable y simpática y un gran diseño artístico, Samorost2 os encantará pese a su corta duración. En caso contrario, nunca os hará daño probar la demo online del juego y ver si es lo vuestro :P.

Samorost2 fue programado por Amanita Designs y distribuido digitalmente en 2005. Actualmente la versión completa digital se vende por 5$, o 19’99$ la versión en CD con BSO incluida. Jugado hasta completarlo.

 

 

Análisis: Toy Soldiers

Hará un par de meses que Toy Soldiers fue lanzado ya en el Bazar Arcade de Xbox Live, pero debido a contratiempos técnicos con mi consola (SÍ, volvió a petar por SEXTA vez), no pude echarle el guante hasta hace unas pocas semanas, animado por la implementación final con Facebook.

Se trata, en esencia, de un juego de Tower Defense, camuflado por unos buenos gráficos y la habilidad de poder controlar directamente las torres y diversos vehículos que nos ofrece el juego. ¿Será suficiente para darle un soplo de aire fresco al género?

 

Me gustó

– Personalidad: Si hay algo en lo que despunta el juego desde el primer momento que lo encendemos, es la personalidad que desprende, con sus melodías que emulan a un tocadiscos de aguja, el filtro de bobina quemada, y bueno, el hecho de que no hay muchos juegos de la Primera Guerra Mundial en la que los protagonistas sean muñecos de plástico, ¿verdad?. Es algo que se agradece en una época en la que sólo aparecen secuelas, remakes, y remakes de secuelas.

– Gráficos: Para ser un juego del arcade, hay que reconocer que Toy Soldiers despunta por ofrecer un muy buen acabado técnico, con modelos detallados, y texturas bastante buenas. Si bien hubiera sido un detalle darle un poco más de variedad a la paleta de colores.

– Modos de juego: A pesar del elevado precio que tiene el juego, hay que reconocer que no se queda corto en modos de juegos que incluye: Campaña, campaña+, Survival, y multijugador tanto en local como por internet. Aunque la campaña no sea muy larga, si realmente quieres exprimir el juego, ofrece bastantes horas delante del televisor.

– Implementación con Facebook: Toy Soldiers es el pionero en ofrecer una interacción directa con un juego en Facebook, pudiendo desbloquear objetos para la versión Arcade, decantar el lado de la guerra hacia tu bando, etcétera. Si bien es un beneficio algo escueto, es algo que a la larga puede traer muchas ideas interesantes.

 

No me gustó

– Otro…Tower…Defense…: Aun siendo un gran fan del género, lo cierto es que Toy Soldiers llega en un momento de saturación. A pesar de algunos cambios aquí y allí, no es más que otro Tower Defense en el fondo.

– Repetitivo: Al menos en modo campaña, el juego se hace pesado a las 4 pantallas. A pesar de incluir unlocks, el poder controlar tus unidades o vehículos, se hace muy cansino de jugar. El aguantar por enésima vez los mismos 9 (más o menos, y que en esencia son 3) tipos de enemigos, en unos mapas que visualmente parecen el mismo que se ha jugado antes, hace que el avanzar por el juego sea más una cuestión de empeño que de habilidad. Y ésto lo dice un aficionado a un género, que básicamente consiste en eso..

-Cámara: Frustrante, incontrolable e innecesaria son los adjetivos que se me ocurren para describirla. Con una vista isométrica, como casi todos los juegos de Tower Defense, me hubiera servido. Pero el poder controlarla libremente, en contra de lo que puede parecer en un principio, es una tara más que obvia en el momento en el que las cosas se empiezan a animar. No se tiene precisión con ella, ni una vista muy buena de lo que está sucediendo en el mapa; y la vista aérea es poco menos que inútil, haciendo que soldados diminutos marrones sean casi imposibles de identificar en tierra marrón.

– Ensayo-error: Debido en parte a la cámara, al diseño errante de los mapas y a la poca información que te da el juego antes de empezar, superar las primeras oleadas consiste en todo un ejercicio de ensayo error. No sabes por dónde te van a salir, ni cuántos, y lo que es peor, muchas veces tienes más de una caja que proteger y no sabes a cuál van a ir primero, lo que suele conllevar que te la metan doblada a las primeras de cambio. Lo que no sería tan frustrante si no tuviera…

– Tiempos de carga insoportables: Tal vez el aspecto que más me saca de quicio de Toy Soldiers, son los eternos, insoportables e imposibles de evitar tiempos de carga, que normalmente suelen alcanzar los 20-30 segundos. Algo realmente frustrante, especialmente cuando tienes que reiniciar un mapa varias veces por culpa del punto mencionado anteriormente.

– Controles: El juego te da la habilidad de poder controlar tus propias torres y vehículos, sí. ¿Es eso algo bueno? Con un buen control hubiera sido un puntazo. Tal y como son los controles, no. Imprecisos, poco intuitivos y cojeando por todas partes, al final opté por dejarle a la IA llevar el control de mis torres, ni tocar los aviones, y los tanques usarlos como torreta secundaria porque el hecho de conducirlos es doloroso, cuando menos.

 

A pesar de una gran premisa, una gran ambientación, unos gráficos más que buenos y muchas buenas ideas, Toy Soldiers se queda en una gran decepción para mí, con inexplicables errores de diseño y una sensación de tedio incluso para alguien que se ha tirado 100 oleadas de Defense Grid simplemente mirando como se estampaban contra mis torres.

Sé que mucha gente adora este juego, lo que fue una de las principales razones por las que desembolsé los 1200MS que vale, pero ha supuesto una decepción para mí, algo que ya me temía cuando desde el principio me veía forzándome a mí mismo a continuar jugando. Supongo que mi recomendación es, si nunca habéis probado un juego Tower Defense o hace tiempo que no le echáis el guante a alguno, este cumplirá el cometido perfectamente. Aunque mi recomendación es, y será siempre, Defense Grid.

Toy Soldiers ha sido desarrollado por Signal Studios y lanzado en Xbox Live Arcade el 3 de marzo de 2010, a un precio de 1200MS. Jugada y completada la Campaña, jugadas un par de misiones de la Campaña+, probado el modo Survival y un par de partidas multijugador en pantalla partida.