RetroArtículo DOCTOR ALCASH: ¿POR QUÉ EL ACTUAL USUARIO DE CONSOLAS SUFRE MÁS?

El Dr. Alcash Converters sigue desarrollando una intensaactividad para explicar ciertos comportamientos de la comunidad de aficionadosal videojuego desde un punto de vista puramente científico. Uno de los datosque más preocupan al doctor es la evidencia de que entre los usuarios haaumentado un 34,76 % el número de casos de paranoia, hay un 79,27 % más deepisodios de convulsiones y nada más y nada menos que un crecimiento del 300%en ataques de ansiedad.

¿Qué es lo que ocurre? ¿Era más feliz la generación delSpectrum o de la SNES que la actual next-gen? ¿Por qué?

Hablamos de ello con Sonito Scott, que posee siete PS3 ytres XBOX 360. Le preguntamos por lo que le preocupa ahora mismo. “…y van losde Sony y sacan el firmware 3.61 para arreglar los problemas de seguridad, peroque les jodan, no voy a aceptar su política de privacidad, porque he mirado losforos y coño, eso sobrecalienta las consolas y ya he tenido cuatro con luzamarilla, y joder, no, no…”.- Scott está manipulando mientras habla la consola,que está abierta sobre la mesa.- “Sí, ostia, le estoy metiendo un dobleventilador con circuito refrigerante, porque he notado que la temperaturainterna del chip CELL ha aumentado un 3,48% con el firmware 3.55. ¡Son unoscabrones!”

McDonkey Williams lleva usando la SNES y la Megadrive muchosaños. Le preguntamos sobre las actualizaciones de firmware. “¿Ein?” Lerepetimos la pregunta. “Aaaaammm… eeeeh… ¿Eso qué es lo que es? ¿Software interno?¿Comorl? Bueno, yo le he montao un interrutor en la parte trasera queeee…queeeee te cambia de 50 a 60 Hz para que se vea mejor y tal. Yyyyy… ¿Qué hasdicho que era lo del fimwer?”.- Le preguntamos también acerca de sus problemasde calentamiento. “Sí, de eso sí tengo. Cuando llega el verano y salgo a lacalle, las pibas van mucho más… Ahhh, calentamiento de la consola. No, no sé,una vez jugué con la Snes y coño, no me di cuenta y me senté encima. Yo que sé,se pondría a 36.5 grados porque la tenía metida en el culo, como te digo.Porque noté un cosquilleo en las pelotas con el cartucho, que sobresale, porquesi no me voy al trabajo con la consola metida dentro.”

El Dr. Alcash lo aclara. “La generación actual se dispersa,se preocupa del factor tecnológico y eso les ciega la mente. El cerebro humanonormal no puede jugar y comportarse como un ingeniero aeroespacial a la vez,porque el jugador actual no desarrolla consolas pero pretende serlo. Es elSíndrome del Jugador Adictivo Reconvertido a Lamer (SJARL).”

“Llevo ya cuatro Xbox averiadas con las tres luces de lamuerte”.- nos cuenta Spartan Joe, jugador hardcore ,”pero cojo corriendo, lasenvuelvo en toallas y entonces, entonces las soldaduras de estaño defectuosasse funden al coger la consola los 120º y cuando veo que funciona la llevocorriendo al Game a pillar otra.” Le preguntamos si no ha considerado dejar decomprar consolas de Microsoft debido a la tomadura de pelo de las constantesaverías. Queda muy callado y nos mira con cara de infinito desprecio. “Tú estásgilipollas. ¿Y a qué juego yo? ¿Eh? ¿A las mariconadas de Wii? ¿A la cucarachade Sony? ¿Eh?”.

Josejuanín se niega a dejar de usar sus ordenadores de 8bits. “Nunca envolví un Commodore en toallas, creo. La membrana del teclado demi Spectrum se convirtió en líquido amniótico, pillé una a 10 euros en China yse la cambié en unos quince minutos. ¿Qué si llamé al S.A.T. para pedir un“Spectrum reacondicionado” por 180 euros? ¿Qué es el S.A.T.?”

“Las generaciones de los 80 son muy diestras manualmenteporque tenían pretecnología con plastilina en el colegio”.- nos aclara el Dr.Alcash.-“ y con un gran nivel de exigencia. Por ejemplo, Josejuanín hacía conplastilina mamíferos complejos como Jaguares del Ártico o Mamuts Ibéricos. Todoese aprendizaje se traslada a las consolas. El usuario actual se encuentraperdido, recurre a toallas, secadores, como estertores lamentables de su escasaformación pretecnológica. Sólo les queda el S.A.T. y la extorsión de lasgrandes empresas. El SJARL les deja bloqueados.”

“Lo he cronometrado, sí, lo he hecho, mmm, sí, veamos, 7minutos 34 segundos en la instalación de datos de God Of War 3, intolerable.Mmmm sí, he perdido 7 minutos y pico de mi vida para poder jugar a este juego,una vergüenza”.- nos dice Sonyto Scott.  Josejuanínpiensa distinto.

“¿Ein? Yo tardo cinco minutos en cargar un juego de 128k.Ostia, y si es de esos multifase que tienes que rebobinar, y volver a cargar encada partida… Yo estoy integrado con las cargas. SOY la carga. SOY tetera. SOYagua. A mí me mola, sin carga no hay alegría. Y sin pelo tampoco, ojo”.

Le explicamos a McDonkey que Scott también registra losdecibelios del ventilador de su PS3, y que se queja del ruido que hacen. “¿Peroeste pavo ha probado una Dreamcast? ¿Tú has oído cómo suena el ventilador? ¿Oel lector de CD, que es como si metieran a una vieja con asma en una batidora?”

“McDonkey, ¿te preocupa el rendimiento en frames de tuSNES?”, preguntamos. “¿Mande?”

Scott sin embargo tiene monitorizada su PS3. “… y aquí veis,justo AQUÍ ostiaputacabrones cómo hay una bajada apreciable de rendimiento y noson 60 frames puros sino que bajan a unos 53 o 54. AQUÍ justo, mecagoenlalechesi es que así no se puede jugar, no no no. Pero con la actualización delfirmware dicen que es peor, que es una conspiración, que los frames no pasan de50 y que la consola se quema. También dicen en los foros que hay casos deviolaciones.”

La paranoia es un rasgo del SJARL. Así lo afirma el Dr.Alcash. “Por ejemplo, Sony lanza una actualización de la consola capaz deprovocar averías selectivas. Un firmware inteligente que por ejemplo sabe si atu consola le tiene que llegar su hora, o si puedes soportar financieramentecomprar otra PS3 nueva. El afectado de SJARL cree que esto es cierto.”

“¡Unos cabrones!” sentencia Scott. “¿Pero por qué siguesreponiendo entonces tus consolas? ¿Cuántas horas jugaste con la última PS3 quese te averió?”.- le preguntamos. Duda unos instantes. Calcula mentalmente y nosresponde. “Unas 25.720 horas.” “Pero eso es más o menos el tiempo que un humanopermanece despierto durante cinco años, y… la PS3 salió hace 5 años.”.-leaclaramos. “Y no cuento las horas que le dedico a la Xbox. Me acabo los juegosen las dos y luego saco los frames medios, y mido también las temperaturas ycomparo”.

Así es, el usuario de consolas actuales sufre mucho, ynuestra obligación como sociedad es ayudarle y comprenderle.

“Estoy tratando a Scott pero es un caso complicado” cuentael doctor. “Cree que la crisis va a hacer que el mundo estalle en llamas, peroestá tranquilo porque sabe que puede arreglarse con una toalla.”