Relfexiones de un linuxero

Recuerdo cuando tuve mi primer PC, allá por el año 97. Era un flamante Pentium 200, todo un portento en aquella época. Traía de serie, como no, el entonces imperante Windows 95, que serbia perfectamente para lo que utilizaba el PC: jugar.

Unos años más tarde, en el 2005, actualice completamente mi equipo y me compre un nuevo PC, con Windows XP. Qué decir de este SO que no se sepa. Posiblemente, la mejor versión de Windows hasta ahora: rápida, ligera y con un buen acabado grafico.

Un par de años después adquirí un portátil. Este, para mi desgracia, traía de serie Windows Vista. Si antes comentaba que XP es considerado por muchos el mejor SO de Microsoft, Vista tiene todos los galardones contrarios. Muy bonito, si, pero tremendamente exigente con los requisitos técnicos y muy mal optimizado (mi portátil lo movía a duras penas).

Más tarde, y tras un par de años “sufriendo” con Vista, decidí instalar Windows 7 para ver si la cosa mejoraba. Y vaya si lo hizo: el nuevo SO tenia las mejores características de Vista (principalmente la apariencia, haciéndola en mi opinión aún más atractiva) pero con una optimización visiblemente mejorada.

Pero aún así no obtenía el rendimiento que esperaba de mi equipo portátil, así que indagué un poco sobre Sistemas Operativos alternativos. Me topé con uno basado en Linux, Ubuntu. Hablaban maravillas de él, y me decidí a probarlo (desde aquí, mi agradecimiento a los foreros linuxeros de Meri por echarme un cable con todo el proceso).

 

 

Para el que no lo conozca, Ubuntu es (definición de Wikipedia) una distribución Linux basada en Debian GNU/Linux que proporciona un sistema operativo actualizado y estable para el usuario medio, con un fuerte enfoque en la facilidad de uso e instalación del sistema. Al igual que otras distribuciones se compone de múltiples paquetes de software normalmente distribuidos bajo una licencia libre o de código abierto.

Voy a exponer aquí algunas de las razones por las que sigo utilizando Ubuntu en mi portátil como SO principal, aunque tengo una partición del disco duro con Windows 7 por si acaso.

 

Escritorio.

Como se aprecia en la imagen el escritorio y, en general, el entorno grafico de Ubuntu luce estupendamente. Tiene un aspecto totalmente limpio y simplificado y, lo que es mejor, totalmente personalizable. Es esta precisamente una de las características que diferencia a Ubuntu de Windows.

 

 

En el SO de Microsoft tienes una apariencia básica y, a partir de ella, puedes realizar pequeños ajustes (cambiar el color de las ventanas, el fondo de escritorio y el salvapantallas, modificar levemente la barra de menús…). Sin embargo, Ubuntu va más allá. Cambiar totalmente el aspecto de tu PC es tan sencillo como aplicar los diferentes temas que hay disponibles tanto de serie como creados por los usuarios, siendo estos últimos altamente demandados por su gran variedad y creatividad.

Por cierto, Unbutu incorpora de serie 4 escritorios en los que trabajar paralelamente, aunque el número es ampliable.

 


Dock.

Volviendo a mi escritorio, se aprecia una gran similitud con el Mac OS. Y es que, tanto este como Ubuntu, están basados en Unix. El Dock que tengo en la parte inferior (Avant Window Navigator) viene a sustituir a la barra de tareas que por defecto incorpora Ubuntu, y que es muy similar a la de Windows.

Es tremendamente útil y altamente personalizable: puedes editar desde la forma que tiene el propio dock y su posición en el escritorio, hasta el tamaño de los iconos, sus efectos y los lanzadores que quieres que incorpore.

 

Compiz.

La que para mí es la herramienta más atractiva que tengo instalada en mi PC no es ni más ni menos que un gestor de efectos de escritorio.

En la imagen se aprecia la enorme cantidad de opciones que posee. Son tantas que yo he pasado horas simplemente configurando algunos efectos. El resultado es, cuanto menos, sorprendente. En la captura de pantalla muestro lo que se puede hacer simplemente presionando la ruleta del ratón y arrastrando.

 


 

El Terminal, ese gran desconocido.



Ubuntu es un gran Sistema Operativo que permite ejecutar una gran cantidad de aplicaciones en un entorno grafico. Pero también posee un sistema “no grafico”, el Terminal. Desde aquí podemos hacer todo lo imaginable con nuestro PC, de una forma similar a la que lo haríamos en Windows cuando utilizábamos MS-DOS.

Aunque al principio puede resultar demasiado complejo para usuarios poco introducidos en el tema, lo cierto es que es una herramienta esencial para manejar al 100% nuestro PC. Nos permite desde instalar programas de los repositorios con una simple línea de código hasta navegar por nuestras carpetas de forma rápida.

 

Compatibilidad con Windows.

Una de los inconvenientes de SOs distintos de Windows es que el 99% de los programas más utilizados han sido diseñados para él. Esto, en principio, no es un gran inconveniente, pues Linux cuenta con programas propios que vienen a sustituir a estos, como hace Open Office con el clásico Microsoft Office. Pero también es cierto que si estas acostumbrado a utilizar un programa desde hace tiempo, es difícil acostumbrarte a otro, aunque a priori ofrezca prestaciones similares.

Eso me pasa a mí con Office. Pero no hay problema, ya que contamos con Wine, una maquina virtual que intenta emular Windows y nos ofrece la posibilidad de ejecutar archivos .exe en nuestro querido Ubuntu. Os dejo una captura de mi Word escribiendo este post, aunque tengo funcionando algunos programas nativos de Windows más, como Spotify o el gran JDownloader.

Fiabilidad.

Por último, y quizás lo más importante, me gustaría destacar la fiabilidad que proporciona un sistema como Ubuntu. Además de evitar las ralentizaciones de Windows, Ubuntu está prácticamente libre de virus y su velocidad de funcionamiento es asombrosa, incluso en equipos con algunos años de vida.

 

Una vez dicho todo esto, no sé cómo puede haber gente que siga utilizando Windows como Sistema Operativo en sus PCs. Si la señora Luisa forma parte del 1% de linuxeros en el mundo, ¿a qué esperas tú?

 Una vez dicho todo esto, no sé cómo puede haber gente que siga utilizando Windows como Sistema Operativo en sus PCs. Si la señora Luisa forma parte del 1% de linuxeros en el mundo, ¿a qué esperas tú?

 

 Post extraido de mi blog: //seriouscatzz.blogspot.com/

Demon’s souls: el reto hecho arte.

Game over. Esa pantallita tan maja que nos ha amargado la vida en más de una ocasión a todos los jugones… y que parece que haya pasado a mejor vida. Raro es el juego de los últimos años donde no solo aparezca de vez en cuando, sino simplemente que aparezca.
 

Por suerte, eso cambió hace unos meses con la llegada a nuestro país de Demon’s souls, tras una larga campaña por parte de miles de usuarios que veían como el juego no tenía visos de salir a la venta en territorios europeos. Finalmente salió, con meses de retraso respecto a los mercados americano y, sobre todo, japonés.

El título nos pone en la piel de un personaje anónimo, al que podemos moldear a nuestra imagen y semejanza, que tiene en sus manos el destino de un mundo corrupto por una misteriosa niebla blanca que lo cubre todo. Ese mundo se divide en “pantallas”, con su jefe final al terminarlas, como en los viejos tiempos.

Las primeras horas de juego son realmente frustrantes, hasta el punto de que yo, siendo un gran jugador hardcore, no conseguí pasar de la primera “pantalla” en varias horas. El motivo es simple: la enorme dificultad. No ya tanto de enemigos fuertes que te meten unas yoyas que te avían (que también, y mucho), sino porque el propio juego te penaliza de una forma bestial: cada vez que mueres, pierdes TODAS las almas que has obtenido, las cuales quedan en un charco de sangre que puedes recuperar ÚNICAMENTE hasta que vuelvas a morir. Además, las almas son la única moneda de cambio en el juego, que sirven tanto para subir al personaje de nivel (más de 700 en total) como para comprar objetos y mejorar las armas.

Esto, además del mayor hándicap para el usuario medio, es la mejor baza del juego, pues el simple hecho de superar un nivel es motivo de orgullo y celebraciones agitando los puños (como yo llevaba años sin hacer, desde luego). Ese orgullo sube hasta límites insospechados cuando subes niveles, mejoras tu equipo y notas como el avatar que creaste tiempo atrás va mejorando contigo.

Y ese es precisamente uno de los objetivos del juego: mejorar. Los combates se basan en gran medida en la habilidad del jugador con el mando, y es esencial esquivar y contraatacar. También el uso de la magia es increíblemente esencial en el avance por nuestros menesteres, llevando al jugador a “ahorrar” los objetos necesarios para conseguir esa magia o milagro que tanto desea.

Lo que más me sorprendió, sin duda, fue que tras terminarme el juego, quería más. En contadas ocasiones me ha pasado esto, y mucho menos en esta generación. Es más, el propio juego te invita a seguir tras terminar esa primera y costosa partida. Cada nueva partida, la dificultad del juego aumenta, lo que lo hace un reto aunque conozcas el mapeado como la palma de tu mano (algo esencial para sobrevivir). Si ya quieres ir a por el trofeo de platino, el número mínimo de partidas a completar si juegas solo es de 4, que se hacen muy a gusto, creedme.

Si esto aumenta la rejugabilidad del título, a los desarrolladores se les ocurrió la brillante idea de añadir un extensísimo modo online, basado tanto en la cooperación con otros jugadores como en la competitividad, a base de invasiones a otros jugadores o simplemente retándolos a duelos. En cualquier modalidad pueden participar hasta 4 contendientes, y todas ellas resultan un vicio continuo y un motivo más para seguir mejorando al personaje.

En definitiva, un juego totalmente old school, donde lo que importa no es tanto la historia sino el nexo entre tú y tu personaje, algo realmente conseguido. Las 3 partidas seguidas que he jugado (100 horas), los 4 meses sin cambiar de juego y el trofeo de platino que recompensó mi esfuerzo revelan que estamos ante el mejor RPG de la generación. Todo un reto que sabe recompensar si le dedicas el tiempo suficiente.

 

 

 

[10] 

 
Post extraido de mi blog: //seriouscatzz.blogspot.com/ 

 

Las siete diferencias.

Bueno, más que las siete diferencias, deberíamos hablar de dos: la primera el color (la de la izquierda, tiene un color más blanco, más cuidado); la segunda, que una de ellas funciona y la otra no (la de la izquierda enciende, la otra no). ¿Cuál de ellas es la nueva? Difícil, eh.

El caso es que hace un par de meses me dio por buscar en ebay “Dreamcast”, básicamente porque la mía llevaba años guardada en su caja. El motivo: como no podía ser de otra manera, el problema del “reseteo”, que más tarde (y unos cuantos golpes y desmontajes caseros varios) se convirtió en un problema de “no encendido” (XD).  Pues resulta que encontré una a muy buen precio, en subasta, y ni corto ni perezoso pujé por ella.

No era la primera vez que entraba en una subasta en este portal, pero cuál fue mi sorpresa cuando, al finalizar, ví que era el máximo pujador (la primera vez que me pasaba). A los pocos días llegó a mi casa un paquete similar a una pelota de basket que, tras desenvolver varias capas de plástico de burbujas (todavía están sin explotar…) encontré mi “nueva” consola, nada más, como bien decía el anuncio.

La conecté con los cables de mi vieja consola y lo primero que ví fue que el menú estaba en italiano (WTF, el vendedor era inglés). Pero nada, unos ajustes y listo. La consola funciona perfectamente y, a día de hoy, todavía ningún problema de reseteo. La única pega es que el poco tiempo que tengo para jugar lo empleo en avanzar en ese juegazo llamado Fallout 3.

Las escasas horas que le dedicado me he dado cuenta de un par de cosas:

Uno: el salto gráfico de una PS3 por HDMI a una Dreamcast por AV en la misma tele LCD es bestial. Hacia atrás, se entiende.

Dos: el mando ya no me resulta tan cómodo como antes. Será que estoy demasiado acostumbrado al Dualshock.

Tres: pase el tiempo que pase, Dreamcast será una de las mejores consolas que se han fabricado. Y la mejor muestra de ello son sus juegos, cuyos máximos exponentes a mi parecer fueron los siguientes:

  • Shenmue (y II)
  • Sonic adventure (y 2)
  • Grandia II
  • Skies of arcadia
  • Metropolis street racer
  • Soul calibur
  • Quake III arena
  • Jet set radio

 

Lo dicho, una gran consola, totalmente adelantada a su tiempo.

E3 2010. Conclusiones personales

Bueno, terminada la edición de este año de la feria más importante del videojuego, me gustaría compartir unas breves conclusiones personales sobre la misma. Antes de comenzar, creo que es justo dejar claro un par de cosas: soy usuario de PS3 y nunca me han convencido los controles por movimiento. Aun así, intentare ser lo mas objetivo posible.

 

NINTENDO – 3D en la palma de tu mano.

Cambio radical de rumbo en la estrategia de la compañía de Kyoto. Si en los últimos años se habían centrado en el usuario más casual, ignorando por completo a sus seguidores de toda la vida, este año han optado por el jugador hardcore. En efecto, han dejado atrás tantos juegos familiares e infantiles y han presentado algunas demostraciones y vídeos de lo que parece serán auténticos juegazos para Wii, como Zelda, Donkey Kong, Epic Mikey, Metroid o nuevo Kirby, no sin problemas mientras Miyamoto jugaba al primero de ellos (decían que había interferencias en la conexión inalámbrica, no se yo jaja). Tampoco han dejado atrás algunos títulos mas casual, como WiiParty (un Mario Party con los Miis como protagonistas).

Pero, sin duda, la mejor parte de la conferencia ha llegado con la presentación de Nintendo 3DS, sin duda alguna el anuncio más importante de la feria. Se ha presentado como una forma alternativa de jugar (y, muy importante esto, ver películas) en 3D sin necesidad de gafas, siendo la propia pantalla de la consola la encargada de mostrarnos este efecto, regulable mediante un pequeño slide button. Y, para no defraudar, se han presentado docenas de juegos más que prometedores. Yo, sin duda, me quedo con la vuelta del gran Golden Sun (para la DS clásica) y Metal Gear Solid en 3D y Kid Icarus.  Impresionatnte.

 

MICROSOFT – Kinetc… Eye Toy Kinetic.

La segunda de las tres conferencias importantes corrió a cargo de Microsoft. Por mi parte, nada destacable en cuanto a software: se presentaron nuevos videos (trailers e ingame) de los grandes estandartes de 360: Fable III, Gears of war 3 y Halo Reach. Tambien se anunció algo a lo que MS nos tiene más que acostumbrados: contenido descargable exclusivo  de forma temporal para Call of duty: Black ops, del cual se mostró un video bastante majo. También estuvo el gran Kojima presentando el nuevo Metal Gear, que tendra como protagonista a Raiden y que todo apunta a que será un juego de acción usando la espada del rubito. Por cierto, el juego es multi.

La segunda parte estuvo centrada en Natal, ahora llamado Kinect. Si hay una palabra que puede definir lo que pense tras la conferencia es esta: decepción. Desde MS nos vendían Natal como una auténtica revolución en el mundo del videojuego, y, por lo que se ha visto hasta ahora, parece que se ha quedado en un Eye Toy el alta definición. Con un catálogo de juegos tan ridículo (en número y en jugabilidad) como los que acompañaron a la presentación del periférico es la opinión más lógica que se ha podido ganar. Además, en mi opinión es necesario un mando para jugar a cierto tipo de géneros. Sin ir más lejos, mostraron un juego de coches. Muy bien, muy bonito, parece que respondía a los movimientos de la mano pero ¿cómo piensan acelerar, frenar, mirar por el retrovisor…? Está claro que es físicamente imposible sin un soporte físico.  Por no hablar del video vergonzoso de Star wars, donde se apreciaba claramente que lo mostrado en pantalla estaba pregrabado y no era juego en tiempo real. Por cierto, no se dio precio de Kinetic ni juegos que lo acompañarían en su lanzamiento.

Para terminar, MS presentó su nueva Xbox 360, más pequeña, 250GB de disco duro y, por fin, con WiFi integrado, algo a todas luces imprescindible hoy en dia. El precio sería el mismo que el del modelo actual y se encontraría disponible a lo largo de esta semana en todo el mundo. Un gran movimiento de MS, necesario por otra parte.

 

SONY – Juegos y más juegos.

Después del E3 fallido del año pasado para la compañía nipona, vuelve a la carga con una batería tremenda de juegos por mostrar, comenzando por un video en 3D de Killzone 3 que pinta realmente bien. Más tarde, se centraron básicamente en hablar sobre Move y las 3D. El control por movimiento para PS3 saldrá el dia 15 de septiembre en Europa y lo hara a un precio de entre 50 y 100 dólares (dependiendo del pack). Los juegos presentados eran básicamente casual, en la linea de 360 y Wii, pero destacando la posibilidad de incuir en un mismo disco la version para Move de un juego y la version para jugar con el mando clasico; a priori, un acierto, pero veremos cual es el resultado final. Por cierto, que Move parece responder bastante bien a los movimientos de los mandos.

En lo que respecta a su portatil, Sony no presentó un nuevo modelo, sino que simplemente se limitó a elaborar una nueva (y entretenida, por que no decirlo) campaña publicitaria con un niño de color y un supuesto directivo de Sony trabajando juntos por promocionar la portátil. Algo que deberían tomarse en serio, pues apenas se anunciaron unos cuantos juegos, la mayoría de ellos ya conocidos antes de la feria.

También se confirmó finalmente PSN+, el servicio online de pago de PS3, remarcando en todo momento que es algo opcional. Y, sinceramente, yo no le veo muchas ventajas.

Ya centrados en los juegos para PS3, se prepararon unos cuantos platos fuertes, en especial centrados en lo que mas le gusta a MS: las exclusivas, en diferentes formas. Por ejemplo, DLC exclusivo para Mafia II o Assassin’s creed brotherhood, ediciones especiales de Medal of honor y Dead space 2 (ambas con juegos anteriores de las sagas remasterizados). Pero, sin duda, la sorpresa del show la puso el “gran” Gabe Newell, detractor aférrimo de PS3 desde sus comienzos, anunciando no solo que Portal 2 saldría en PS3, sino que además sería la mejor versión, con contenidos de Steam. Por cierto, también se presentó en sociedad el tan rumoreado (y desmentido) nuevo Twisted metal.

 

CONCLUSIONES:

Lo mejor:

  • Nintendo ha barrido este año. Juegos hardcore y vuelta a las buenas plataformas (las 2D).
  • Se avecinan grandes juegos, sobre todo multi, para PS3 y 360.
  • El humor imperante: el falso directivo de Sony y las carreras de Miyamoto y compañía en 3DS.
  • La nueva 360, actualizada a los tiempos que corren.
  • Vuelve Golden sun.
  • Nintendo 3DS pinta muy pero que muy bien.

 

Ni fu ni fa:

  • Los controles por movimiento siguen sin convencerme. Juegos casual en PS3 y 360 y fallos de control en Wii.
  • Las nuevas entregas de sagas consolidadas: Gears of war, Assassin’s creed, Medal of honor… no creo que puedan sorpenderme ya.

 

Lo peor:

  • Natal no ha cumplido para nada mis expectativas. Juegos simples y muy muy casual. Nos la han intentado meter doblada con el video de Star wars.
  • PSP está ya muerta. Ya casi lo estaba con DS, ahora con la llegada de 3DS ya la podemos enterrar, por mucha campaña publicitaria que quieran hacer.
  • PSN+, dios no lo quiera, podría ser el principio del juego de pago en PS3.

 

Resumiendo, Nintendo se ha llevado el gato al agua este año. Y de qué manera.

 

Siren: Blood curse (Review personal)

¿Quien recuerda el viejo juego que Sony lanzo para PS2 alla por el año 2003 (creo)? Se trataba de un survival horror poco comun: sustituia la pistola por el sigilo, y los zombies por shibitos, unos seres con apariencia humana (o casi), pero que en el fondo eran mas malos que la droga. Pues bien, yo lo intenté con este juego dos veces, pero las dos lo dejé por imposible. La razón es básicamente esta: demasiadas cosas que hacer para pasar a la siguiente mision. El juego era poco concreto con lo que te pedía, y para colmo el mapa ayudaba más bien poco. Forbidden siren 2 ni lo caté, ya que preveía el resultado final.

 

Pues bien, ahora Sony quiere redimirse de sus "pecados" y nos presenta Siren: Blood curse, un juego descargable desde el Store por 30€ (se descargan en total cuatro packs de tres episodios cada uno, con el tipico opening y ending como si de una serie se tratase).

 

Yo lo compré sin querer (en fin…), pero por lo menos me ha servido para ver que es un buen juego que gustará sobre todo a los fans del j-terror (niñas con el pelo por las rodillas y esas paranoias tipicas japos). Se han subsanado en parte los combates que te llevaban inevitablemente a la muerte con todo tipo de armas, aunque su manejo es lento y tosco. Al igual que el control y la pesima cámara. Y todo tiene un aspecto granulado tipico de las pelis de terror, que se ve incrementado por la reinante oscuridad que no deja de presentarse en todo el juego, y la linterna no es que ayude mucho.

 

Para hacer todas estas cargas más llevaderas, al equipo de desarrollo se le ocurrió una brillante idea: poder usar la vista ajena en un solo shibito mientras caminamos y hacemos lo que queramos (la pantalla queda partida más o menos por la mitad). Esto resulta muy útil, sobre todo teniendo en cuenta que uno de los personajes (una niña rubia que tiene más de lo que ver en la historia de lo que parece a simple vista) no puede llevar ningun tipo de arma, ni blanca ni de fuego (aún así, sus niveles son de lo mejorcito del juego).

 

La historia, por su parte, no dice mucho: un pueblo que desapareció de la noche a la mañana con todos sus habitantes, que cuando llegas resultan ser más fantasmas que Paquirrín. Lo cierto es que los videos no desvelan prácticamente nada de esta intrincada trama, y la mayoria del tiempo te ves leyendo hojas que encuentras por ahí, mensajes de móvil, dibujos, diarios y toda esa merienda. El juego lo llama "archivo", y posiblemente sea la única posibilidad que ofrece el titulo para rejugarlo. Al final ves que todo es una enorme trama, pero que no se sale para nada de lo habitual en este tipo de historias.

 

Por último, dejaré mis impresiones sobre el apartado técnico. Para nada sorprende, eso tenedlo claro. No hay en el juego cosas que no hayas visto antes (más que nada porque casi no ves gota por culpa de la oscuridad general). Además, los modelos cuentan con pocos polígonos, aunque esto se suaviza por unas texturas notables en los protagonistas, aunque más bien mediocres en los shibitos y, sobre todo, en los decorados. Las voces, en inglés y japonés, son del montón y la musiquilla de fondo te pone los pelos de punta y esas cosas.

 

Vamos, que quizás por los 30€ que vale no esté del todo mal, pero pese al notable ajuste de dificultad que se ha hecho con respecto al primer título (la "occidentalización de la serie", como lo llaman por ahí), el juego es en ocasiones bastante entretenido y en ocasiones desesperante, alternando niveles muy imaginativos y llamativos con otros cutres y frustrantes.

 

[7] 

 


 

 

Economía de mercado y Microsoft

Lo primero, soy estudiante de Administración y Dirección de Empresas, más concretamente en septiembre espero empezar el cuarto curso. Por lo que se de lo que hablo.

Actualmente nos encontramos en una economía capitalista basada fundamentalmente en la fuerza del mercado para regir toda la economía. Esto es bien conocido por todos. Repasemos algunas de las caracteristicas básicas de este sistema (que digo bien claro: son teóricas):

–  Libre entrada y salida de empresas: vamos, que no existe coste para nuevas empresas para introducirse en un mercado en concreto.

Competencia perfecta: es un supuesto básico de cualquier modelo de economía de mercado, aunque realmente no suele cumplirse. En términos prácticos, lo que viene a decir es que si una empresa pone el mismo producto que otra, pero a precio más barato, entoces la primera se llevará todos los beneficios y la segunda ninguno. Asi de simple.

–  Empresas precio aceptantes: el precio no lo pueden fijar las propias empresas porque sí, sino que se basan tanto en los costes de producción como en el beneficio esperado, además de en los precios de la competencia.

Alcarados estos puntos, voy "al tajo". Me gustaría comentar lo que ha hecho que Microsoft esté hoy donde está en el mundillo de las consolas. Y creo que todos llegaríamos a la misma conclusión: $$$. Sin dinero, M$ no habría podido hacer frente a la competencia en esta generación, como ya ocurriera en la anterior. Y que conste que yo no estoy para nada en contra de esto, pero lo que sí me parece mal es la forma en la que lo está haciendo. Por partes.


 

Empecemos con una imagen, que como se dice, vale más que mil palabras:

Peter Moore entra en acción

¿Quién no recuerda a Peter Moore enseñando un tatuaje en cierta feria de videojuegos (E3)? Y no, no creo que lo hiciera porque le gustara mucho, o porque al diseñador le quedó muy bien… Era GTAIV, que llegaría a Xbox 360 el mismo día que a PS3. No me imagino la cantidad de cuartos que le costó este movimiento a la compañía americana (no me refiero al tatuaje de Moore), pero esto no me parece mal. Es justo que todos los usuarios tengamos derecho a disfrutar de un juego como GTAIV. Lo que sí que me pareció mal es lo de siempre: la versión de PS3 llega peor optimizada, por el simple hecho de ser un simple port de una consola con una estructura interna totalmente diferente. Esto sí que me mosquea, y mucho, pues no es ni mucho menos la primera vez que nos hacen algo así (y eso que GTAIV hasta ahora es el mejor port que tenemos…).

Rare… esa compañía que acompañó al éxito que tuvo Nintendo64 con juegos como Perfect dark o Banjo Kazooie… ¡se pasa a Microsoft! Esto ya no tiene ni pies ni cabeza. Pero señores, ¿que pinta Banjo en 360? Otro movimiento, esta vez mucho más descarado, por parte de M$. Aquí creo que se columpiaron, pues de momento Rare no ha dado ningún fruto en 360: Perfect dark zero y Viva piñata son, en mi opinión, juegos que no le llegan a las antiguas obras de Rare a la suela de los zapatos. Pero bueno, ellos verán. Desde luego, los juegos de Rare siempre han ido orientados a un publico ya no digo infantil, pero sí más juvenil. ¿Es ese el perfil de jugador de 360? Yo lo veo más de Wii, pero como tampoco puedo asegurar esto, me callo.

 

 

Otro caso, ya más independiente de la propia M$, pero al que me gustaría hacer alusión, es Mistkalker, la desarrolladora de Sakaguchi, antiguo boss de Square y Final fantasy. Están con Microsoft. Le pese a quién le pese. Y no creo que sea precisamente por culpa de Sony… El caso es que lanzaron Lost odyssey (después de Blue dragon, bastante cutre, por cierto), un RPG que pretendía recuperar la esencia de los antiguos FF… y que parece que se ha quedado por el camino (parece, porque no lo he jugado y no puedo opinar).

Para terminar, haré una breve alusión a los famosos episodios descargables del GTAIV de 360, una de las opciones por las que muchos jugadores se han decantado por esta versión. Pues bien, resulta que parecen haberse retrasado hasta el año 2009, según rumores. Además, el precio oficial será de 800MP, según ciertas fuentes. Entonces, 800+800=1600 puntos (algo menos de 20€) por dos capitulos, que sepa dios de qué irá. Total: 70€ del juego + 20€ de los episodios = 90€ por un juego "completo" (según los de M$)… más las cuotas del Live, claro.

 


Como podemos ver, M$ sigue perfectamente las reglas del mercado, pero van a terminar con el principio de competencia perfecta y el de empresas precio aceptantes, pues parece que lo único que quiere es eliminar a sus competidores y ser un monopolio, utilizando para ello estrategias que cualquiera podría considerar competencia desleal. Y recordemos que un monopolio es SIEMPRE perjudicial para el consumidor final: precios elevados y calidad mediocre de los prodcutos, sea cual sea el mercado del que estemos hablando.

 

Con esto no pretendo ni mucho menos criticar a la 360 ni a sus usuarios, pero sí a la compañía que está detrás de todos ellos. Creo que las cosas pueden hacerse mejor sin tener que recurrir siempre al talonario, y ofreciendo otras mejoras que los usuarios puedan valorar como opciones para comprarse la consola (la cantidad de juegos retro descargables para Wii o el reproductor de películas Blu-ray de PS3, por ejemplo). Eso sí, lo que me jode es que algunos usuarios se hayan pasado a 360 porque dicen que "no quieren seguir a Sony", como si fueran parte de una resistencia anti-PlayStation o algo así. Señores, deberían saber que se han aliado con el bando contrario, del que pretendían escapar.

Saludos, y no se molesten.

 

Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots

Ayer terminé el esperadisimo titulo de Kojima. Lógicamente, debido a los puñeteros examenes, que siempre esta ahí acechando a la vuelta de la esquina para asestarte esa puñalada trapera que todos los universitarios recibimos, varias veces en nuestra vida como estudiantes.

A lo que iba, tengo que empezar por decir mi opinión sobre este juego que el maestro Hideo Kojima nos ha regalado (eso si, previo pago de 70€ o, como en mi caso, 100€ de la edición coleccionista, que compé haciendo el chanchullo de Gamestop -para mas info, buscadme en los foros, que abrí un tema sobre ello-). No es otra que las dos palabras magicas que para mi han definido, ademas del resto de titulos de la serie, otros tantos como Final Fantasy X, los dos Kingdom Hearts, los dos God of War, Uncharted, Resident Evil 4…: OBRA MAESTRA. Ni más más, ni más menos.

Después de la decepción que para mí supuso GTAIV, que lo esperaba como el grande de la actual generación, y que sin embargo se quedó como un GTA más, sin llegar para nada al nivel de San Andreas, creo que me merecía un título como éste. Cada escena, cada musica, cada TODO, te hace sentirte dentro de la historia, dentro de ese enorme personaje que es Solid Snake.

He aqui los mejores momentos del título, que como ya os imaginais, son SPOILERS total, asi que ya sabeis:

SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS


El mejor momento de todo el juego, para mi, es la lucha final contra Liquid (musica de MGS), Liquid-Ocelot (musica de MGS2) y Ocelot (musica de MGS3), que es más que nada un alarde de la maestría de Kojima al meternos en la piel del personaje. Increible… Si hasta nos cambia las barras de vida y esas cosas para que nos sintamos como si estuvieramos reviviendo aquellos juegos. Impresionante.

Tambien destacaría los videos de Raiden luchando contra los Gekkos y Vamp (alucinante), o el de la toma del Volga por Liquid (la virgen, no he visto video más ruidoso en mi vida jaja), pero sin lugar a dudas, los mejores estan al final de la historia: cuando llegamos a JD, Snake to viejuno y retorciéndose de dolor por las microondas, llegan las puñeteras arañas esas, y, cuando se destrulle esa cuarta parte del núcleo de la IA de los Patriots, entra Naomi en juego con un video al que le podría poner todos los calificativos que quisiera, pero que aun así no llegaría a expresar lo que me transmitió aquel cuarto de hora. Y, por supuesto, en los créditos cuando ponen los actores de doblaje, sale "Bigg Boss", y claro, no ha salido en todo el juego, y te preguntas… ¿por qué lo ponen? Pues porque está vivo, al igual que… Zero!!! Lo inimaginable pasa en MGS4 señores.

 


FIN DEL SPOILER FIN DEL SPOILER FIN DEL SPOILER FIN DEL SPOILER FIN DEL SPOILER FIN DEL SPOILER

 

Aqui termino mi primera entrada del blog, que espero sea de vuestro agrado. Va, gente, animaos con uno y dejadme comentarios. Salu3.