Soy el rey de mi bla, bla, bla… Parte dos

Pues ya he merendado, cenado y hecho un poco el mono, vuelvo a estar preparado para seguir presentándome.

MI MINIMUNDO

 

¿Alguien recuerda esta imagen? Supongo que los más añejos del lugar (ser viejo a los 24, válgame). No se trata de que Secret of Mana fuese un juego que me marcase, de hecho ni lo tuve ni lo he jugado, se trata de que imágenes como estas me embobaban en mi infancia, y me tiraba los ratos mirandolas y escudriñando hasta el último detallito. Ya fuera la Nintendo Acción o la Hobbyconsolas, incluso la Micromanía (en aquella época no teníamos tantas revistas como ahora), estaban llenas de éste tipo de artworks, supongo que para engañar al jugador con promesas de mundos maravillosos que se quedaban en trabajos de paintbrush, pero la cuestión es que ese tipo de cosas, de minirrefugios mentales acabaron teniendo una consecuencia. Aunque no sea el más gamer de los gamers, aunque sea un paquete con cualquier juego y haya tenido que dejar demasiados a medias, desde que era así de chiquitajo un buen porcentaje de mis sueños eran videojuegos. Pero no los que ya existían, si no los míos.
Vaya usted a saber por qué, con el paso del tiempo mi mente fue recodificándose hasta convertirme en un generador de juegos. Si, mis conocimientos de informática oscilan entre usuario y nulidad, y sé que programar un juego (aprender japonés, hacer encaje de bolillos, volar…) es algo que queda fuera de mi alcance. Pero tampoco es que sea un drama, gafas (asi llamo yo a los adorables geeks) hay muchos y algún día trabajarán para mi.
Por otro lado…
Si, Roxy, tu tuviste la culpa. Yo, como todo hijo de vecino, empecé con los mortadelos y superlópeces, la cosa más o menos quedó ahí calmada (bueno, si a que todos tus mortadeos apilados alcancen el metro de altura se le puede llamar calmada…) pero no recuerdo muy bien cómo, llegó a mis oídos la existencia de Dragon Fall, cómic/parodia de Dragon Ball. Muy bueno, me encantaba, gracias, Nacho y Álvaro, pero tanto ir y venir a la tienda de cómics, me fijé en Roxy, en una de las portadas puestas en los estantes. Y ahora mismo no recuerdo muy bien el orden de los acontecimientos, pero más o menos es que me topé con unos cómics de Gen13 (mi adorada serie de cinco genoactivos (o mutantes, pero de Wildstorm en vez de Marvel) adolescentes que iban de lo más banal a la metafísica más chunga) en el rastro, y Roxy estaba en ellos, y me los pillé. con la tontería, empecé a hacerme la serie, y con la tontería, empecé a hacerme más series, y con la tontería, ya era un friki de los cómics.
Si no hubiera sido por la fumadora-reinadeldrama-mechasrosas, la cosa se habría quedado en dragon fall… qué demonios, la cabra siempre tira pal monte, hubiera acabado igualmente rodeado de viñetas, pero bueno, ese fué el origen.
Pero claro, obviamente la cosa no podía quedarse allí, y poco a poco me pasó como con los videojuegos, sólo que claro, como en los cómics el tiempo es una ilusión creada por la composición de viñetas, no soñaba con estar dentro del cómic a lo peli-ochentera-yanqui-barata, soñaba con tiendas con cómics que nunca existieron, incluso alguna vez soñé con un cómic que yo había hecho (en el sueño) y lo malo es que molaba un montón. He ahí el panorama, a día de hoy también soy un generador andante de cómics. He tenido que ponerle un tapón a mi cabeza por que a ese paso tendría tantas historias que no podría ni escribirlas en toda una vida, me harían falta dos, o al menos tener poderes místicos como Alan Moore…
Pero bueno, dejemos de desbarrar, la cuestión es que lejos de aspirar a la vida contemplativa, me ha tocado ser friki creativo (Niv.3 Tipo Fumador Ataques especiales: lápiz al ojo, caricatura cruel y golpe con la ch*rra).
Todo ésto se traduce en una serie de expectativas laborales fuera de lo que sería lógico, ya no sólo por lo complicado que sea meterse en este mundillo comparado con abrir un bar, si no por mear en demasiados tiestos a la vez, qué le vamos a hacer.
También me gusta diseñar ropita, juegos de tablero, pensar en cine, pensar en series, en formatos de TV… Como tantos y tantos frikis a los que desearías no haberles preguntado por sus geniales ideas. Yo opto por guardarme las mías en mi megasaca y si son o no decentes, el tiempo y vosotros lo diréis.
No soy el que más cómics lee ni el que más juegos juega, pero si sumamos las peliculas que me monto en la cabeza, entonces si soy un friki vip de pleno derecho.
 
EL TIEMPO QUE NOS QUEDA
Más allá de existencia, día a día y mundo interior, no es que tengamos toneladas y toneladas de cosas de las que hablar, es lo que tiene el intimismo, y además, excluyendo estas dos primeras entradas el resto del blog irá sobretodo de todo lo demás. Haré un resumen chapucero y pa casa.
Pues a ver, más que nada le pego a la Wii y al Pc. Soy nintendero desde la Game boy y excluyendo la NES, la GBC y la VB, tengo todas las consolas. Los juegos de fútbol, rallies, F1 y similares la verdad es que me apestan un poco (dicho desde el respeto), me parecen mil veces más casuals que el Wiisports.
Excluyendo los deportes realistas, simuladores de chuminadas (vuelo, pesca, recursos humanos…) y poco más, me gustan todos los géneros, pero eso sí, los JRPGs son sagrados.
En cómic soy anti-marvel, anti-dc y anti-mangademoda. No pudo evitarlo, los primeros han llegado a un punto de incoherencias e idas de olla que rozan el absurdo. Deberían empezar a matar personajes por mucho que vendan y finalizar historias para crear otras nuevas. No creo en las series eternas, todo ha de tener un final. Respecto a Naruto, Bleach, Death Note, etc… sé que es pueril, pero es que sólo ver a tanta gente con las bandanas y hablando todo el rato de lo mismo… ahhh. No puedo con los fenómenos de masas y el manga de Naruto es un coñ*** (y no me vengas con que en el tomo trece se pone interesante por que esa excusa no vale).
Ahora mismo me estoy leyendo Bone, Gantz, ando rescatando a Katsura, leyendo cositas sueltas, fancines… Ya reseñaré, ya.
De música (desde rock gótico a hip hop, pasando por folk turco, rock alternativo, estatal, nu-metal u horteradas megakitsch, por ejemplo) ya ni hablo, y de cine (de la serie B a los musicales, pasando por los musicales de serie B) igual. No se trata de quitarme temas para el futuro.
Bueno, y más o menos con ésto yo creo que ya termina la presentación. No dudeis en ir dejando comentarios y en votar como locuelos, yo ya iré poniendo cosicas pa leer.
¡A pasarlo bien!
Muá.