Presentación

En esta primera entrada, comenzaré explicando algo que forma parte del título del blog. Pues, ¿qué rayos significa ese término mío de ‘classic gamer’?.Resulta que se puso de moda etiquetar a los jugadores según la cantidad de horas e interés que estos dedicaban a los videojuegos y básicamente se dispuso de dos clasificaciones: el hardcore gamer (del cual se supone, es un viciado que además de jugar desenfrenadamente, se las conoce todas en cuanto a repuestos de computadoras y si se niega a jugar a cualquier consola que no posea los gráficos más deslumbrantes posibles del momento) y el casual gamer (que pueden ser ‘la mamá’, o ‘el abuelo’… es decir, gente que juega videojuegos muy de vez en cuando y cuando lo hacen, juegan a cosas simplonas , que generalmente se encuentran respaldadas por grandes campañas de marketing que apuntan hacia la familia).Durante mucho tiempo me pregunté a cual de estas dos clasificaciones se supone que pertenezco: por un lado, se suponía que yo me interesaba mucho por los videojuegos, pero por otro al ser un (orgulloso encima) poseedor de una Wii, pues bueno, no me quedaba muy en claro a que lugar pertenecía. Hasta que me detuve a pensar ¿qué se supone que sea realmente un hardcore gamer y un casual gamer? ¿estas ‘clasificaciones’ realmente existen, o son solo productos del marketing y la publicidad de estos días para diferenciar a los ‘fanboys’?.Leyendo en la web muchos comentarios de los tales llamados hardcore gamers, me di cuenta que pese a todas las cosas que su título teóricamente representa, carecen de algo muy importante: coherencia y objetividad. Si ven una Wii, automáticamente la humillan, criticándole miles de cosas que no tienen en el más mínimo sentido.  Poco saben de grandes clásicos y les da lo mismo jugar al Halo 1 que al 2, 3… sin reparar en que básicamente se trata siempre del mismo juego, pero con un número diferente asociado a su nombre.No, yo no pertenecía esa sociedad de geeks, que les importa más los aspectos más frívolos de los videojuegos (como los gráficos, potencia de las consolas, etc.) que lo que verdaderamente importa: la jugabilidad, el ‘corazón’ del juego.Por eso decidí crearme mi propia etiqueta: la de  ‘classic gamer’. Pues bien, entonces ¿a qué llamo ‘classic gamer’? A aquel jugador veterano, generalmente conservador y un tanto anticuado, al que (como bien aprendió de aquellas épocas clásicas) básicamente analiza a un juego por el lado de la jugabilidad, la creatividad y originalidad, sin darle demasiada importancia al aspecto gráfico. Además, no tiene por qué dedicarse a jugar horas y horas (más aún si no las tiene…), ni saber de aspectos técnicos que poco importan a la hora de agarrar un joystick y jugar. Así comienza este blog, el que intentará reflejar las opiniones que tengo sobre diversas cosas, como jugador veterano que ha vivido la mayoría de las generaciones de videojuegos hasta la actualidad. Wink.