3 GRANDES DECEPCIONES

Mis peores momentos como aficionado a los videojuegos han venido al descubrir por primera vez la existencia de una serie de títulos que desde el momento en que los vi me produjeron muy malas impresiones.

El primero de ellos fue en los orígenes del mundillo. Después de haber jugado con Pong y Space Invader o algún que otro clon. Después de haber pasado horas y horas frente al magnífico e insuperable Phoenix con sus variadas fases con oleadas de enemigos diferentes y con un jefe de final de fase enorme.

Pues bien, mi impresión negativa me lo produjo el descubrir en el lugar habitual donde disfrutaba con este mencionado matamarcianos una nueva máquina en su sustitución.

Una cosa horrible con gráficos muy lineales de forma laberíntica en donde movías un hambriento círculo que abría y cerraba su boca para tragarse a unos puntitos y que era perseguido por unos fantasmas.

Se llamaba Comecocos o Pacman.

 

Lo único que me gustó de esta recreativa eran las animaciones que aparecían cada x número de fases pasadas.

¿Por qué no me gustó? porque tenía muy fresco en la cabeza la cantidad de horas de diversión que me había proporcionado el Phoenix con sus variados enemigos de fase y con aquel genial especie de barco final y lo insulso y aburrido que era este pegajoso Pacman con sus fases repetitivas.

Era aburrido desde el primer vistazo. Pero cambiemos de tercio. Si los gráficos lineales me parecieron molestos imaginaos lo traumático que fue mi siguiente decepción.

Una pantalla estática donde sólo había figuras geométricas. Cuadrados, barras, eles. Que giraban en un sentido o en otro al pulsar el botón correspondiente y que debías de colocar de determinada manera y dejarlas caer, para completar así unas líneas que desaparecían para darte un poco de respiro porque si las tiras incompletas llegaban hasta la cima perdías la partida.

Sí, estoy hablando del Tetris. De ese título que dicen los estudiosos hace segregar a las mujeres una determinada sustancia que causa en ellas un placer semejante al orgasmo pero en dosis muy pequeñas. (Y mira que yo lo intento con mis novias, dale que dale pero, nada de nada).

 

Con el tiempo esa mala impresión fue menguando pero sigo sin ver con buenos ojos la obra de Alekséi Pázhitnov y todos sus clones. Pero admiro lo revolucionario de la idea que marcó un antes y un después en un saturado mercado creando un nuevo género completamente diferente a todo lo que existía.

Mi última gran decepción fue mucho tiempo después de haber desconectado de los salones de recreativas.

Estaba de alquiler en un piso en San Juan de Alicante y la primera noche de domingo que pasé allí me bajé para reconocer un poco la zona y descubrí una de estas salas casi pegado a mi puerta.

Después de echar un rápido vistazo vi a una pequeña figura de puntillas sobre una máquina. Un niño de apenas cinco o seis años que no paraba de golpear sus desgastados botones.

Me acerqué por curiosidad para ver a qué jugaba aquel niño tan pequeño y lo primero que vi fue unos soberbios y maravillosos gráficos en donde unos grandes sprites de llamativo diseño se movían con una fluidez muy agradable. 

Pero fue odio a primera vista.

A pesar de todas sus buenas cualidades no me atrajo en absoluto. Me pareció un completo desperdicio. Tanto gráfico para tan poca chicha. Al final resultaba un escenario bonito en donde dos únicos contrincantes peleaban hasta el abatimiento de uno de ellos. Una especie de Yie Ar Kung Fu pero más bonito y con más técnicas.

Me dio asco su forma de controlar los golpes especiales. El concepto en general.

Con unos diseños de comic barato americano con hombres bestia, chinitas tetonas y pinta monas vestidos con karategi.

Con el pasar de los días fui descubriendo al usuario medio al que le gustaba perder el tiempo con este título. Gente de poco nivel cultural, con instintos agresivos o que tenían algún que otro tipo de problema para integrarse plenamente en la sociedad. Personas que satisfacían así una carencia afectiva. Y me di cuenta de que casi todas vestían con el mismo uniforme de la vida. En una mano solían agarrar con firmeza un cigarrillo y en uno de los lados de la cintura, preferíblemente el izquierdo, colgaban el móvil de manera muy visible. (Sí, algo así como Emilio, el portero de Aquí no hay quien viva

No iba mal encaminado en mi odio. Porque fue el principio del fin de la completa desaparición de todos los géneros que a mi me apasionaban.

Surgieron los clones por todas partes y fueron desapareciendo lentamente de los salones los juegos de naves, sagas como Rygar, Shinobi, Gryzor, Rolling Thunder,…

Te acercabas a unos recreativos y sólo veías clones de este juego por todas partes. Y los jugadores como yo teníamos que conformarnos con máquinas bastante viejas de nuestros géneros preferidos.

Y lo peor de todo es que esta maldita moda se extendió en las Consolas. Fue el colapso total.

Ah, vaya. Aun no he mencionado al innombrable. Estoy hablando de mi juego más odiado, el "maravilloso e inigualable" Street Fighter II o la peste que acabó con todo lo bueno conocido.

 

(Permitidme este pequeño desahogo. Espero que nadie se sienta ofendido. Es mucha la rabia acumulada y mucho el daño que me hizo este título. Lo siento, no creo que todos sus seguidores sean como he descrito. Pero si alguna vez echáis una partidita mirad al que tenéís a vuestro lado)

Ahora resulta que todo vuelve a empezar con Street Fighter IV. Esto se merece un Himno. Lo llamaré "El retorno". Para celebrar este notable acontecimiento adoptemos un estilo de música que se llevaba mucho por la época del SF2. Pongamos usa sirena de llamada para atraer a los "Emis"(de Emilio-Emos), un poquito de sinte cañero con una voz traviesa y una melodía pegadiza.

Ya está. La he compuesto rápido pero por lo menos me ha servido para recordar momentos pasados más felices:

//www.ourstage.com/tracks/LFFOCKBBGIHJ-the-unexpected-return

SNABISCH 25 Aniversario

 

Juegos injustamente sobrevalorados: Thunderforce IV

 

Viajaba yo por Andorra a la caza de algún producto que comercializar en mi tienda y al entrar en un establecimiento lo ví en una estantería, varios días antes de que llegara a distribuirse por toda España. 

Como loco lo agarré y se lo llevé al dependiente para que me lo cobrara.

Me vine todo el viaje de vuelta abrazado a él y deseando llegar a mi piso para poder probar la cuarta parte del juego de naves de la saga que más me había gustado. Miraba las fotos alucinando y recordando los grandes momentos que me había proporcionado el Thunderforce 3.

Fue mi primera  gran decepción.

Ya desde el inicio tuve malas impresiones con el diseño de la nave.

Cuando empezó la música se me cayó el alma a los pies pues era horrible, con instrumentos FM simulando guitarras eléctricas distorsionadas. Atrás quedaba la banda sonora más completa y variada en Megadrive de la tercera parte.

El juego empezaba en una fase muy espectacular con varios planos de scroll.

Ojo, no estoy diciendo que fuera un mal juego. Pero creo que está a años luz del Thunderforce 3 que es para mi sin lugar a dudas uno de mis preferidos.

Me lo pasé entero y no me acuerdo de nada reseñable porque no vi nada destacable en él. Ha entrado a formar parte de la colección de juegos olvidables que escondo en mi baúl.

El caso es que para mis amigos es un juego bestial y no encuentro el por qué. A mi por aquel entonces me decepcionó muchísimo.

 

SNABISCH 25 Aniversario

Nuevo Blog:

INJUSTAMENTE SOBREVALORADOS

Juegos 10: Batman (Nes 8 Bits)

¿Cómo? ¿Qué es eso? escucho una especie de lamento.

¿Quién se atreve a perturbar mi descanso con esos quejidos?

¿Eres tú?, Mi ídolo en la juventud!.

¿Quién osa atacarte?, ¿Quién es ese sujeto llamado Relaño que te ha insultado con su indiferencia?

Tú lo has sido todo para mí. La primera vez que te ví en la tienda me dejaste anonadado. Por fin!, pensé, un juego estilo recreativa para mi consola en mi propia casa.

Con aquella banda sonora tan pegadiza (una de las mejores de la Nes). Con aquella animación tan cuidada que rozaba la perfección: el movimiento de la capa, las gotas que caían, los ventiladores girando… Además del acertadísimo buen uso del color.

VER VIDEO

Me encantó la magnífica idea de ir pegándome a las paredes para saltar en sentido opuesto y poder acceder así a la dificultosa plataforma.

Me sobrecogió aquel enemigo que me esperaba en la primera fase apoyado en la pared y al que ni siquiera dejé sacar la espada.

Todo en ti es grandioso.

Y por si fuera poco, todas las buenas revistas especializadas, las listas universales de los mejores juegos de la historia y todos los jugadores hardcore que conozco lo incluyen entre los 3 mejores juegos de 8 Bits.

¿Cómo se ha atrevido Joaquín a despreciarte? a tratarte como uno más en su artículo sobre los juegos que tratan el tema de Batman de la prestigiosa Meristation.

Eso es no saber lo que se dice. Es, hablar por hablar.

Un poco de respeto, pues, te lo mereces.

*Las palabras textuales del señor Joaquín Relaño fueron:

"En general, el título posee una calidad bastante pobre, dado que no difiere en nada de los cientos de arcades plataformeros de scroll horizontal que pululaban por aquella época. Gráficamente justito, con una dificultad desmedida en muchas ocasiones, y sin passwords salvadores que hicieran al juego algo más permisivo de cara al usuario. En definitiva, lo de las mediocres conversiones película-videojuego no es algo ni mucho menos de ahora."

(Lo que hay que ver)

Para mí, es un juego que puso el listón tan alto que ningún otro juego de Nes llegó a gustarme más que este.

Todo fueron decepciones, una detrás de otra.

Por eso lo recuerdo con tanto cariño.

SNABISCH 25 Aniversario

Age of Mythology

 

Desde que te conocí mi vida ya no ha vuelto a ser la misma.

Te echo de menos cada minuto que pasa.

Antes me sentía vacío, solo.

Cuando estoy contigo siento una alegría especial que renueva mis ganas de vivir.

Te necesito un poquito cada día.

Me gusta todo de ti: tus efectos, tu música, tus gráficos, tu control.

Ese cosquilleo que siento cada vez que vuelvo a reencontrarme contigo después de pasado un tiempo.

Que buenos recuerdos con Arkantos y los demás.

Mis amigos los titanes y ese maravilloso editor de escenarios con infinitas posibilidades.

Ese ritmo inigualado por ningún otro título del género.

Parece mentira que hayan pasado tantos años y que con lo poco que ocupas en mi disco sigas teniendo esa calidad perfecta de juego diez.

Y el modo multijugador… Pa qué! Si el modo campaña ya es bestial!

Destilas simpatía, sencillez, pura diversión.

Eres, sin ninguna duda, mi juego preferido. Al que más horas dedico y seguiré dedicando.

Te añoro hasta cuando estoy contigo.

Voy a pedir 1 MINUTO DE SILENCIO por la desaparición de tus creadores.

Adiós con cariño ENSEMBLE

Adiós en mi pena, ADIÓS!

(Escucha esta canción porque va dedicada a ti) 

//www.ourstage.com/tracks/GQGCESNEZTSR-lots-of-beats

SNABISCH 25 Aniversario

Videojuegos, videojuegos y más videojuegos

Vídeojuegos injustamentes sobrevalorados: Shadow of the Colossus

 

Todo comienza en la tienda en donde adquiero mis videojuegos.

Echando una mirada fortuita en la sección de segunda mano me encontré con un título que se repetía mucho. Vamos, que no le gustaba a casi nadie y se ve que a todos les daba por desembarazarse del mismo.  

Así es como empezó mi interés.

¿Cómo sería aquel juego que tanta gente había vendido de segunda mano?

Un día fui a casa de un amigo fanático de todas las consolas que hasta las tiene repes por si alguna se le rompe y me encontré allí a otro conocido que estaba jugando precisamente a este título.

Ver como se lo pasaba fue horrible. En mi vida me había aburrido tanto con un juego.

Horas de caminata desesperada por unos escenarios vacíos en donde no pasaba absolutamente nada.

Y cada vez que los párpados ya estaban a punto de cerrárseme aparecía un enemigo grandote que creía me iba a alegrar la noche.

Pero era en vano, la batalla con dichos colosos era mucho peor que el escenario vacío.

Te tirabas un buen rato subiendo por el coloso para luego en un santiamén volver al suelo e iniciar la escalada. Y eso, una y otra vez. 

Así cada ratito, conseguía colocarle un golpe y otra vez vuelta a empezar.

Los escenarios, la música, la historia, todo daba igual. Sólo quería ver terminar aquella pesadilla de juego.

Pero varios días después empecé a escuchar en los círculos videojueguiles como nombraban a aquel título como si fuera una obra maestra.

Empecé sólo por curiosidad a leer críticas: (estas, las extraje de Internet)

El juego fue criticado negativamente debido a su errático frame rate (cuadros por segundo), el cual es generalmente suave al viajar por el paisaje, pero se ralentizaba en situaciones con un ritmo acelerado, como en algunas batallas contra los colosos. También se expresaron ciertas críticas en relación a la cámara del juego, la cual fue comparada por GameSpy como «un oponente al igual que los colosos», «logrando reacomodarse en los peores y más inoportunos momentos.

Edge comenta que los controles son «toscos, crudos e impredecibles.»

Otros críticos, como Game Revolution y Gamespot, creen que el juego es demasiado corto (el tiempo estimado para acabar el juego se encuentra entre seis y ocho horas) y que tiene poco incentivo para volver a jugarlo ya que cada batalla es un acertijo a resolver.

O sea 3 defectos muy determinantes para ser ignorados: control malo, la cámara caótica por momentos y ralentiza demasiado cuando te enfrentas a un Coloso. Además de ser excesivamente corto.
Pero aun así, los chicos de Meri le dan un 10 solo por su originalidad.

Te imaginas el Ocarina of Time con esos 3 defectos? ya no sería el mejor juego de todos los tiempos, tan sólo un título más del montón.

Lo que me sorprendió con el tiempo fue una peli que ví, creo que se llamaba: "En algún lugar de la memoria" de Adam Sandler. Un drama de un sujeto que pierde a toda su familia en el 11-S y queda inmerso en su mundo como si fuera un tipo de autismo en el cual el afectado solo tiene una idea en la cabeza que es jugar a este juego. Lo curioso de esta peli es que salen bastantes imágenes del juego e incluso hay una escena en la que el autista explica a su nuevo amigo como se juega.

¿Sabéis lo más gracioso?

Cuando termina la película. Lees en los títulos de crédito en letras bien hermosas: SONY PICTURES.

A mi me parece una publicidad perfecta y es la primera vez en mi vida que veo algo así. Si se gastaron ese dineral en la publicidad contenida en la peli cuanto más invertirían en difundir a través de los foros y la prensa especializada lo que a ellos les interesaba que se dijera?
¿Cuando una obra de autor tiene tras de si una campaña de marketing tan gigantesca?

Os invito a que por lo menos lo penséis un poco.

Esto sólo es una opinión personal pero cuando el río suena agua lleva….

Odio ese juego y creo que ha sido muy sobrevalorado intencionadamente.

SNABISCH 25 Aniversario

Nuevo Blog:

INJUSTAMENTE SOBREVALORADOS

Juegos injustamente sobrevalorados: Sonic the hedgehog

  

Hola, esta es mi primera entrada.

Antes de nada, presentarme.

TRRRRRRR. ¡Señoras y señores con todos ustedes…!

Mal empezamos si voy haciendo estas tonterías. Mira, ya se han ido 3 ó 4 sin leer la entrada.

El nombre que he elegido para el Blog ha sido el de Little Sucia. No me preguntéis por qué.

Soy un chico y llevo muchos años en la vida pública de la electrónica online.

Alguno a lo mejor me conoce como Snabisch Creator.

En realidad soy músico. Llevo muchos componiendo música electrónica.

Al final de cada entrada pondré un Link para que podáis escuchar todos mis discos.

Pero cambiemos de tercio.

Como Gamefilia está especializada en videojuegos, hablaremos pues de videojuegos.

Como ahora suena mucho el nombre de Sonic por Internet, por la salida a la venta del Sonic 4, os voy a hablar del juego de Sonic que más me gustó a mí y las primeras impresiones que me produjeron cuando jugué al de Megadrive…

Recuerdo la primera vez que jugué al Sonic 1 de Megadrive después de haberme enamorado de sus coloristas gráficos echándole un vistazo en las revistas de importación cuando apenas existía la HC.

También me viene a la memoria el reportaje de la revista americana que hablaba de este título como algo normalito, sin grandes alardes. Por aquel entonces Sonic ignoraba que poco tiempo después fuera a convertirse en mascota de SEGA.

Después de mucho tiempo y ya adquirido el juego empecé la partida pero empecé a desilusionarme. El escenario, precioso por cierto, tenía de vez en cuando una chorrada de loopings y giros de noria que me molestaron bastante.

 

Menos mal que luego la cosa mejoró y los escenarios fueron perdiendo estas chorradas infantiles y fueron ganando en consistencia. Una sensación maravillosa que sentí fue cuando llegue al la fase que simula un pinball. Al caer Sonic por el semicírculo sentí un cosquilleo en la nuca, algo parecido a cuando sientes vértigo.

Después de acabármelo me quedé con una extraña sensación, de que algo fallaba. No había resultado ser tan divertido como prometía.

Pocos días después conseguí la versión para Master System y mi primera reacción fue de repulsión al ver los limitados gráficos de esta consola frente a los de la maravillosa Megadrive. Pero me dispuse a pasármelo y menos mal que lo hice porque se me hizo divertidísimo.No podía dar crédito, en Megadrive el juego lucía unos gráficos fantásticos pero una jugabilidad muy débil. Y la versión de MS era cien veces más divertida a pesar de ser tan parca gráficamente.

Mucho tiempo más tarde conseguí el Sonic 2 y lo inserté en la Megadrive con mucha ilusión. Las primeras fases fueron más o menos como las de la primera parte pero recuerdo que llegué a un punto en donde la partida se me hizo pesadísima. Laberíntica. Y eso me hizo mucho daño. Mi decepción fue en aumento y acabé por terminar la partida de golpe apagando la consola y decidiendo por decepción que no volvería a jugar nunca más a un juego en Megadrive en donde apareciera el erizo azul.

El desencanto del 1 pasó a decepción en el 2. Luego empezó el odio. Y no he vuelto a tocar un Sonic desde entonces.

Mi experiencia me dice que cualquier Mario Bros es infinitamente mejor que cualquier Sonic. Esa jugabilidad que trasmite Mario es única. Para mi Sonic es y siempre será un juego del montón 

SNABISCH 25 Aniversario

Nuevo Blog:

INJUSTAMENTE SOBREVALORADOS