Diario de un vivo: «Día último»

Leer desde el principio 

Yo, el que vago, el que no gobierna a su cuerpo porque carece de él, el que se ha perdido entre las sombras caminantes de los hombres, observo desde la ventana.

Veo allá, enfrente, un cuerpo moribundo de un ser solitario. Me acerco, me introduzco en él.

Ya soy otra vez como vosotros, ya tengo materia. Puedo pensar, sentir, llorar o reír. Puedo caminar, correr, expresar o dormir.

El espíritu que encuentro a mi lado no lucha conmigo. No me hace desalojar el cuerpo.

Triste, desesperado, sin esperanza, mi compañero se resigna a partir hacia otro lugar. Sabe que al cuerpo le quedan unos pocos minutos de aliento vital, de vida.

Lo veo junto a mí, callado, silencioso. Evita incluso mirarme.

El hombre se lleva la mano al corazón, es un ataque. El último ataque.

Siento su horror entre mis partículas, entre los haces de mi sustancia espiritual. Siento el sufrimiento del ser que se encoge, se estrecha, se estremece.

El dolor del hombre que se derrumba y cae al suelo sin vida, muerto.

He conocido a la muerte. He tocado su manto negro. He aspirado su aroma, su fragancia.

Busco otro cuerpo. Hallo una frágil forma humana. Pequeña, muy pequeña.

Estoy en un Hospital, en una maternidad. Penetro el cuerpo. Una mano experta me golpea. Se separan los labios y mi nueva materia abre en llanto su primer segundo de vida en el mundo.

He sentido a la vida. He tocado su manto blanco. He aspirado su aroma, su fragancia.

El espíritu que ocupa este cuerpo me echa, me rechaza, me hace salir.

En el mismo día he conocido a la vida y a la muerte. Busco ahora un lugar donde reposar, descansar, esconderme del deseo de penetrar en otro cuerpo.

He llegado hasta una especie de laboratorio. Fabrican un cerebro artificial que después conectarán a un cuerpo metálico.

Espero. Día tras día observo su trabajo. Faltan unos pocos detalles para que el proyecto llegue a su fin.

Es el momento. Todo preparado. Encienden la gigantesca máquina.

El engendro abre los ojos, camina, escucha, pregunta y responde. Se trata de un ser vivo sin espíritu. Encuentro en él mi hogar. Me introduzco entre sus circuitos.

Dispongo en estos momentos de cuerpo pero no de libertad. Los científicos me retienen, me desconectan a determinadas horas, recargan mi energía.

Me siento otra vez infeliz, deseoso de encontrar un cuerpo para mis haces de sustancia espiritual. Abandono el laboratorio para vagar por el infinito.

Busco cobijo en una piedra. No me conforta.

Regresa a mí la imagen de mi verdadero cuerpo ardiendo, quemado. Me creyeron muerto y me redujeron a cenizas. Ahora tengo que viajar de un lado para otro buscando algún sitio donde poder terminar con este destierro involuntario que me acosa, que se me rebela.

Quise vivir como un espíritu pero no condenarme para siempre a la búsqueda sin fin de un lugar donde ser feliz.

Estoy arrepentido y pienso en Adán y Eva que comieron del árbol de la Ciencia del Bien y del Mal para llegar al conocimiento y por ello fueron echados del Edén.

A mí me ocurre algo parecido. Quise saciar mi curiosidad y he provocado sin querer la infelicidad eterna.

Como última esperanza lanzo una mirada hacia el cielo. Veo a nuestro querido Padre que con su mano bondadosa me alcanza, me reconforta.

Y siento como los días caminan para atrás y un sueño profundo me invade, me sumerge en una agradable sensación.

Al cabo de un rato me despierto y observo a mi alrededor. Estoy en la habitación.

Suenan los motores de los coches que pasan. Son las diez y media cuando enciendo la luz. Recuerdo lo ocurrido.

Dando gracias a Dios, recogo entre mis manos unas hojas y unos bolígrafos.

Después, escribí este diario.

 

//www.hispasonic.com/musica/diario-vivo_dia-ultimo/68990

SNABISCH 25 Aniversario

Cómics: Siete Misioneros

 

Me ha sorprendido gratamente la lectura de este cómic que se me ha hecho muy corto y ameno.

La historia que se cuenta no tiene nada que envidiar al guión de una producción cinematográfica.

 

Siglo IX. Siete religiosos corruptos y viciosos que han dado hace mucho la espalda a los principios sagrados de la doctrina de Cristo son elegidos por la Iglesia para evangelizar a un pueblo de sanguinarios y temibles vikingos fomorianos que suponen una amenaza constante con sus incursiones y saqueos a las costas Irlandesas.

 

Lujuria, depravación, codicia, vanidad, son los atributos principales por los que son elegidos estos religiosos por una institución eclesiástica que no quiere perder el favor de su rey. (Era eso o la hoguera).

Del guinista Alain Ayroles y el dibujante Luigi Critone.

Excelente dibujo con una gran selección de los colores utilizados que hacen que en momentos determinados se pueda disfrutar de viñetas que son auténticas obras de arte.

El guión bien elaborado sigue una línea perfectamente entendible en todo momento lleno de toques de auténtico humor negro.

Me ha gustado mucho.

Una joya del cómic que no debes perderte.

ORGULLO

ENVIDIA

IRA

TRISTEZA

AVARICIA

GULA

LUJURIA

SNABISCH 25 Aniversario

Súper Héroes

 

Esto es un hombre-cillo que va caminando tranquilamente por la calle con su mariconera colgada del hombro.

Es de piel y algo muy gordo en su interior hace que sea muy llamativa a los ojos de los demás.

A eso que sale un choriso de una esquina oscura y maloliente, le pega el tirón y sale corriendo.

El hombre-cillo no tiene tiempo para reaccionar, tan sólo un breve impulso que sale de su subsconciente le obliga a mover los labios para pedir socorro.

En un santiamén aparecen una serie de estrafalarios personajes.

Algunos llegan volando, otros aparecen de golpe tras una cortina de chispas y humo.

Otros llegan dando saltos, caen desde el cielo sujetos a una cuerda metálica o impulsados desde una pared situada enfrente.

    Hola, buenos días. ¿Qué es lo que ocurre?- dice el que va embutido en un traje ajustado de color azul y con una larga capa de color rojizo de la que destaca una enorme “S”.

     Aquel choriso que corre por allí que me ha robao.

    Bah, eso no es nada. Enseguida se lo atrapo y recupero su dinero.

El hombre de la máscara oscura y orejas puntiagudas adelanta el pie cortándole el paso al hombre de azul, se encara y le pregunta:

    ¿Y se puede saber quien eres tú y quien te ha dado vela en este entierro?

    – ¿No me conoces? Soy Super-Hombre el héroe salvador de este planeta y ¿a quién tengo el deshonor de haberme presentado?

    Creo que salta a la vista, soy el Hombre-Murciélago y esto es una emergencia digna de mí.

    ¿De ti?, ¿Hombre-Murciélago? Pero si hasta el nombre es una horterada.

    Un momento. Aquí hay una pequeña confusión- interrumpe otro que también va vestido con una malla ajustada de azul y rojo con el dibujo de lo que parece a simple vista una telaraña.

    Esto es claramente un caso para el Hombre-Araña.

Un grupo de personas con caras muy raras que estaban apartados de la conversación intervienen:

    Perdonen señores, pero creemos que andan ustedes muy mal encaminados. Esto es ciertamente un trabajo para los Hombres-Equis.

    ¿Equis?- dice el Super-Hombre despectivamente.

El hombre-cillo empieza a mosquearse:

    Un momento, a ver que yo me entere. Me han robado mi mariconera llena de dinero y están aquí el Súper-Hombre, el Hombre Araña, el Hombre-Murciélago, los Hombres-Equis y…

    Y yo.

    ¿Y usted quién es?

    Yo soy el Capitán América.

    Bueno, aunque creo que a usted le queda bastante lejos de su jurisdicción, me atrevo a hacerles a todos juntos una miserable e insignificante pregunta:

    ¿Piensan hacer algo para recuperar mis pertenencias o van a seguir discutiendo mientras mi atacante escapa y desaparece?

    ¡Usted cállese! Que esto es más importante. Vamos a ver, Hombre-Araña o tú Hombre-Rata digo Murciélago. ¿Tú eres capaz de mirar a través de estas paredes con tu visión de Rayos X?

    No, pero puedo montar en mi murciélago móvil y recorrer largas distancias en un chasquear los dedos. 

    – Eso no es nada. Yo con mis telarañas puedo balancearme por todas las cornisas y fachadas de los edificios e ir detrás del criminal.

    Pues que sepas que yo puedo volar, provocar un huracán con mi soplido, congelar el agua con mi gélido aliento y muchos más súper poderes que ahora no os voy a contar. 

     – Pues yo con mi sentido arácnido…

    – Todo eso son memeces. Nosotros los Hombres Equis tenemos todos esos mismos súper poderes por separado. Por eso somos un grupo, una piña de amigos inseparables que nos apoyamos los unos en los otros.

El rostro del hombre-cillo empieza a cambiar de color. Está cogiendo un tono rojillo. Sus palabras brotan de su boca como un volcán que entra en erupción.

    ¡Váyanse todos a freír espárragos! Ya me encargo yo de ir a buscarlo.

Dicho esto, sale corriendo en la última dirección en la que hace más de media hora se había visto al fugitivo.

Deja atrás un murmullo, un conjunto de voces que discuten y pelean por saber quien es el más Súper-Macho.

 

MORALEJA: los únicos héroes que valen la penas son:

 

A)    Ninguno

B)    SÚPER LÓPEZ

C)    LAS SÚPER NENAS

D)   TORRENTE.

E)     MI NOVIA CUANDO SE PONE DE MALA LECHE

F)    El sonido del viento al acariciar las hojas de los árboles haciendo que se balanceen

G)    LA PLAY 3

H)   HOMBRE-Cillo que a la postre es la representación de cada uno de nosotros con nuestros defectos y virtudes.

SNABISCH 25 Aniversario

Mi guerra particular contra los imbéciles

 

Esta entrada va dedicada a todas esas personas que han nacido en este mundo para hacernos la vida imposible, a aquellas que cada ocasión de burlarse o mofarse fastidiando a su prójimo es un acto obligatorio. 

Son aquellos que salen a pasear con el perro por la calle del establecimiento en donde trabajas y obligan al animal a orinar en los objetos que hay en el exterior dejándolos sucios e inservibles. 

Son aquellos que se dedican a quitar las cosas que no son suyas y que realmente no tienen nada de valor pero que suponen un trabajo pesado y una gran molestia el volver a colocarlas en su lugar. 

Aquellos que por aburrimiento cogen los barriles de bebida que tienen los bares en las terracitas de noche cuando nadie los observa y los tiran por encima de la valla del solar de enfrente. 

Aquellos que por que la marcha nocturna no ha salido como ellos esperaban, se encaraman a la farola y de un salto agarran las toallas, sábanas e incluso colchonetas que cuelgan de los balcones para llevárselas arrastrando y dejarlas tiradas por ahí. 

Aquellos que llegada una hora muy avanzada de la madrugada se aprietan en una cabina telefónica o con sus móviles realizan llamadas a números al azar para despertar a ese honrado trabajador al que le quedan un par de horas de sueño.

Aquellos que prueban puntería contra las palomas del parque tirándoles piedras que las hacen perder el equilibrio y partirse el cuello cuando caen contra el suelo.

Aquellos que sin preguntar se te acercan y te dan un tortazo que te deja aturdido y pensativo porque no sabes que es lo que has hecho.

Aquellos que sabiendo cuanto quieres a tu novia/o se pasan el tiempo intentando que la pareja se rompa para intentar cortejarla ellos.

Aquellos que se pasan los días creando y desarrollando nuevos virus y amenazas para infectarnos los ordenadores.

Aquellos que van a los grandes establecimientos para llenarse los bolsillos con cualquier artículo que no sea objeto de vigilancia.

Aquellos que van pintando las paredes de los locales dejando su obscena marca grafitera.

Aquellos que te timan con billetes falsos.

Aquellos que violan o matan a algún familiar por un pequeño puñado de monedas.

Aquellos que se regocijan de tu dolor y de tu sacrificio.

Aquellos que te prometen el cielo y te la están dando con queso.

Aquellos que alimentan tu ego con el falso fin de llenarse los bolsillos.

Aquellos que se cuelan en las largas colas por el morro saltándose el orden que respetan los demás.

Aquellos que van dejando huella con sus actos vandálicos por todas partes porque les parece gracioso.

Aquellos que alimentan su sed de riqueza obligando a los niños a consumir sustancias prohibidas.

Aquellos que abusan o maltratan a los menores.

Aquellos que bajo amenazas e ir asustando a la gente consiguen todo lo que se proponen.

Aquellos a los que les abres tu corazón y tu casa y te apuñalan por la espalda el día que menos te lo esperas.

A todos estos, más les valdría pudrirse y alimentar con sus restos a los pobres animalitos hambrientos.

SNABISCH 25 Aniversario

Diario de un vivo: «Día cuarto»

 

Leer desde el principio.

Había alejado el miedo de mí.

Cuando regresaba a la habitación ya no me inspiraba desconfianza.

Aquel nuevo día permanecía lejos, muy lejos de mi presencia, la sensación angustiosa que me hacía caer en un terror incomparable.

Ello se debía a la amistad que había entablado con un espíritu bondadoso que arriesgaba su pretendida felicidad a cambio de pasar unos buenos ratos en mi compañía.

¿O era él quien me acompañaba a mí?

Sea cual fuere el caso, lo bueno de ello era que yo había perdido el miedo a la oscuridad y a la habitación.

Una habitación que desde muy pequeño sentía profundamente en mi interior que me hacía imaginar terribles calamidades para mi vida.

Recuerdo como un día huí de aquella, “la oscura habitación”.

Sin entender por qué, mis miembros se paralizaron.

Sentí como si una fuerza maligna y poderosa me fuese a atrapar.

Yo era presa del pánico y escuchaba a mi madre en la cocina limpiar los platos.

De mi boca no pudo salir grito alguno.

Todavía vi. como mi cuerpo se arrastraba para llegar donde se encontraba ella.

Yo aterrado y haciendo esfuerzos infrahumanos.

Sentía tras de mí, la figura de un ser monstruoso que quería atraparme.

Por fin conseguía llegar hasta la cocina y una vez allí todo terminaba.

De esto hace casi trece años. Es una historia verídica.

No obstante, aquel lugar ya no me intranquilizaba sino que me llenaba, me hacía disfrutar.

Tenía un nuevo amigo, pero, ¿podría confiar en él?

Quisiera decir que de todo lo que me ocurría cada noche, nadie, tan solo yo, conocía la verdad.

Mi amigos no tenían la menor idea de que tuviera contactos con el más allá.

Y así seguí día tras día recordando lo ocurrido en la última noche y pensando en lo que acontecería en la próxima.

Me encontraba aislado desde del exterior.

Sumido en mis pensamientos desde aquella habitación cuyas ventanas daban a la calle.

De día iluminada, brillante y hermosa.

De noche oscura, profunda y silenciosa.

Mis ojos buscaron alguna figura móvil en que posarse.

Nada. Nada de nada.

Eran las diez y treinta y cinco y yo tenía el presentimiento de que aquella noche nadie iba a venir a visitarme.

Los minutos, las horas.

El tiempo se consumía, el sueño me consumía.

Me sentí triste, abandonado.

Llamé a gritos a mi nuevo compañero, a mi amigo.

Mi madre vino y me preguntó por lo que hacía.

Pero hoy, tampoco contesté.

Ir al capítulo final

SNABISCH 25 Aniversario

Cómics: Súper López

 

Si tuviera que elegir entre miles y miles de cómics que he leído cual es el que más me ha gustado no lo dudaría ni un instante.

La primera época de Jan es la que más me ha llenado.

No sé como explicarlo.

Súper López es para mí la mejor experiencia que he tenido relacionada con la lectura de cómics en todos los años de mi vida.

Con un humor duro en ocasiones, sus historietas de la época dorada son fabulosas.

 

Ningún otro autor del mundo ha conseguido hacerme sentir lo que he sentido cuando he leído los Alienígenas, la Gran Superproducción, El día más largo, Los Cabecicubos, El Señor de los Chupetes y por supuesto, el mejor de todos, La Caja de Pandora.

Están por encima de las obras de arte, son la cima, el culmen, lo máximo a lo que se puede aspirar en esta vida.

Creada en 1973 por el dibujante leonés Juan López Fernández o Jan para los amigos.

 

La labor de documentación en cada una de sus historias ha sido un trabajo sistemático que le ha dado a su obra un toque y un enfoque surrealista pero abordando temas de actualidad con fuetes dosis de crítica social.

Sólo superado en España en popularidad por los indispensables Mortadelo y Filemón le dio a Bruguera su último gran éxito.

 

Sus guiones abordan diversos temas tales como el humor disparatado, la Ciencia Ficción, la Fantasía, el mundo del cine y la serie negra.

Su estilo propio está lejos de parecerse al estilo que Brugera imponía a todos sus dibujantes.

 

Después de haber leído toda su maravillosa obra, puedo afirmar sin temor a equivocarme que él es “Dios” y los demás cómics salvo honrosas decepciones son trocitos de papel pintado cuyo mejor destino sería el contenedor de basura.

Muy por encima de los magníficos e indispensables Asterix, Tintín, Dragon Ball, Mortadelo y toda esa bazofia norteamericana y japonesa barata y comercial que nos llega a montones y que cada vez que mi mirada se cruza con ellos me hace estremecerme de dolor por el gran insulto a la inteligencia humana que esto me provoca.

Súper López está en otro nivel, más allá de todo lo inimaginable e inalcanzable, tanto que ni siquiera su propio autor ha podido volver a reencontrase con sus orígenes.

No es un cómic de culto, es simplemente, el único y verdadero cómic.

Sobran las palabras.

//es.wikipedia.org/wiki/Superl%C3%B3pez#Jan_como_guionista

//www.youtube.com/watch?v=mXFi9o3SrtI

SNABISCH 25 Aniversario

Experimento para atraer a las mujeres

 

Es curioso.

Yo no soy un hombre que pueda decir que he tenido mano con las mujeres.

Eso de ir a ligar siempre se me ha atragantado.

Con una juventud en la que mi físico no destacaba nada de nada, más bien todo lo contrario.

Mi cuerpo extremadamente delgado y mis gafas de culo de vaso las hacía salir espantadas.

Pero todo eso cambió en cuanto puse en marcha mi pequeño y privado experimento.

Siempre he oído decir que el hombre cuando transpira emite una serie de feromonas que atraen a las mujeres.

Por supuesto tiene que ser una cantidad de sudación que no sea exagerada por que si no, se te vuelve en tu contra al emitir tu cuerpo un olor nauseabundo que nadie puede aguantar.

Primero jugué con la baza de que “ya tengo novia”.

Era lo primero que les decía a mis amigas y compañeras de clase para que les quedara claro de un principio.

Con eso te asegurabas el interés por ti, por Dios sabe que tipo de razones sicológicas.

Dicen que es por que la mujer se siente atraída por la estabilidad en general. Que cuando observa la estabilidad de una pareja, la desea para si. 

Pues bien, jugando con esta teoría y con la de las feromonas, os puedo asegurar que ligué más que en toda mi vida.

Estábamos yo y un compañero estudiando lejos de nuestra ciudad habitual, allá por el quinto pino. En un piso de alquiler.

Como no trabajábamos, eran nuestros padres los que nos daban una cantidad pequeña de dinero para que gastáramos en nuestras compras y necesidades.

Por aquel entonces, unas cinco mil pesetas.

Por supuesto, con eso no llegabas ni para comprarte un caprichito.

El maldito vicio de los videojuegos me tenía completamente enganchado y necesitaba pelas para comprar juegos nuevos.

Así que me las arreglaba para gastar el mínimo en comida y demás enseres necesarios y lo demás lo iba acumulando en ir ahorrando para comprarme un nuevo juego para mis consolas preferidas que por aquellos tiempos eran la Master System y la Nes.

Ello requería una estrategia personal bien organizada.

Lo primero que hacía era preparar la lista de la compra de acuerdo a las ofertas que el ya desaparecido PRYCA anunciaba en su folleto semanal.

Elegía principalmente el dos por uno.

No importaba que tuviera que pegarme la gran paliza caminando hasta donde se encontraba.  Era lo primero que hacíamos los lunes yo y mi compañero de piso.

Con la compra ya en nuestras manos hacíamos de nuevo cálculos para ver que nos iba a quedar del presupuesto inicial cuando le descontáramos el precio del billete de vuelta y algún que otro contratiempo que nos pudiera pillar desprevenidos.

Pues bien, el experimento que había iniciado con la aventura de ir diciendo a los cuatro vientos que ya tenía una novia a la que quería muchísimo y que no estaría dispuesto nunca a ponerle los cuernos empezó a dar sus frutos.

Una de mis compañeras de clase empezó a acosarme de manera natural e impredecible con acercamientos rápidos y una sensación de falsa amistad.

La segunda parte del experimento la iniciamos en cuanto decidimos no ducharnos en toda la semana para ver si así las feromonas actuaban y dejaban sus lindas cabecitas trastornadas por nuestros aromas varoniles.

Fue eso o la gran bondad, honradez y camarería que destila cada fibra de mi cuerpo.

A lo que íbamos, Llegábamos los domingos por la noche completamente limpios e higienizados y pasábamos toda la semana hasta el viernes al mediodía en el que nos cogíamos los petates y cada uno regresaba a su casa.

Durante la semana teníamos dos días en los que se nos obligaba a hacer deporte.

Lo mismo tocaba fútbol que correr dando unas infinitas vueltas que no acababan nunca a un pequeño estadio en la pista del polideportivo de San Juan de Alicante.

Cuando llegábamos a casa exhaustos no íbamos directos a la ducha.

Pensábamos que ya lo haríamos el viernes en cuanto estuviéramos en nuestros hogares de verdad.

Los efectos empezaron a dejarse a notar en seguida.

Las compañeras de clase acudían como moscas.

Roces, abrazos, invitaciones.

Se me sentaban en las piernas, me grababan con la cámara de video sin que me diera cuenta y sin pedirme permiso.

Me pedían que las acompañara, que acudiera a las fiestas de fin de semana.

Y yo, el mismo, con mis gafas de culo de vaso y mi raquítico cuerpo delgado que en vez de espantar a las mosconas parecía que las atraía todavía más.

Nunca llegué a entenderlo.

Se me dormían en el hombro, se me sentaban en las rodillas, me hacían insinuaciones constantemente de que querían liarse conmigo, ir a mi casa a comer, que las acompañara y me quedara un largo rato en el coche a solas con ellas.

Yo por supuesto, como el cuento de que tenía novia era cierto (maldita sea) no les hacía mucho caso y cada ocasión que se presentaba, hacía algo que las disgustara un poquito, nada, una nimiedad que las hiciera pensar que yo no sabía tratarlas con cariño para que me dejaran en paz por lo menos un tiempo.

Mi novia apareció en una visita sorpresa y se paseó conmigo por todo el recinto donde ejercía mis estudios. (Yo creo que se olió algo con su sexto sentido mujeril).

A partir de entonces, la cosa empeoró, así que puedo atestiguar que la primera teoría que he expuesto también es cierta.

El acoso se hizo más intenso.

Buscaban constantemente ocasiones para quedarse a solas conmigo en situaciones inverosímiles que fueran a incitarme a perder la compostura y caer bajo los hechizos que con más fuerza me iban lanzando las vampiresas.

No sé que tipo de feromonas segregaré pero funcionan, vaya si funcionan.

A pesar de sentirme un guarro, el experimento valió la pena.

El mismo día ya no era una proposición, sino tres seguidas.

Me tocaban la ropa, me cogían de las manos.

Me sentía un súper macho.

Los días iban transcurriendo y como veía que el experimento funcionaba su finalización la iba retrasando

Empecé a notar que me esperaban a la puerta del centro, que los encuentros fortuitos por el pueblo se hacían cada vez más frecuentes.

Cada vez que miraba hacia detrás veía a un grupito de clase a mi espalda cuchicheando y regalándome una enorme y agradable sonrisa.

Me llamaban para participar en las actividades de su grupo y tenía que abandonar las mías para que me fuera con ellas ya que se habían tomado la molestia de pedirle permiso al profesor para que dejara abandonado mi grupo a su suerte.

Nunca antes me había sentido tan bien, era como el Brad Pitt de mi clase pero con la diferencia de que mi cuerpo, mi cara, bueno, todo yo estaba a años luz de parecerme ni una pizca al tan famoso actor de Hollywood.

Hubo un momento que ya no me las quitaba de encima, se pegaban a mí como una lapa y no me dejaban ni conversar con los otros compañeros de clase.

Empecé a correr para despistarlas, pero la carrera me hacía sudar más y las feromonas actuaban con más intensidad.

Desesperado tenía que trazar mis recorridos de antemano para no cruzarme con ninguna de ellas.

Pera era en vano, sabían de todos mis movimientos y trucos.

Dejé entonces de experimentar y Dios sabe que jamás he sentido mayor placer al recibir el contacto del agua y el jabón con mi piel.

Sin embargo, algo no funcionó.

Las cosas siguieron exactamente igual. Y creo que fue por la competencia que surgió entre ellas.

Lo que había sido un sueño durante toda mi vida, se había echo realidad y se había transformado en una pesadilla.

Pero la campana sonó, se terminó el curso y desaparecí de allí antes de que pudiera cometer un acto del que pudiera arrepentirme toda mi vida.

 

Bueno, a los pardillos que no se han dado cuenta de que lo he exagerado, os digo que es todo una ficción. Una jugada maestra de mi imaginación ideada a partir de ciertos hechos que ocurrieron cuando estudiaba lejos de casa con varias compañeras de clase pegajosas. Por tanto, la mayoría de hechos que relato son ciertos pero llevados al límite.

 

Notas:

Si alguien se siente ofendido por lo de pardillo, lo lamento, no quería molestar a nadie.

¿Os habéis dado cuenta que cada vez que os cuento algo sobre mi vida, exagerada o no, siempre hay un pequeño detalle relacionado con los videojuegos?

El póster del dibujo es una representación de mi antigua amiga Esmeralda que os puedo asegurar que la caricatura no le hace justicia. Si la ves flipas.

SNABISCH 25 Aniversario

   

Diario de un vivo: «Día tercero»

 

Leer desde el principio 

Día después al anterior. Las diez y media de la noche. La habitación permanece como ayer. Las hojas y los bolígrafos sobre la mesa. El sonido del motor al pasar los coches.

Recuerdo lo que ocurrió la noche pasada.

Contemplo mi mano. Seca. Caracterizada por las venas que abultan.

Los ojos cansados. El sueño se apodera de mí. Me estoy hartando de que siempre ocurra igual.

Una hoja de papel cae al suelo. Es hora de comenzar la relajación.

Me he propuesto escribir una página por las dos caras por cada noche que pase.

El reloj toca la media. No interrumpe mi estado.

Pienso si lo de ayer no fue más que un sueño, una fantasía forjada por mi mente desbocada, repleta de ilusiones y de imágenes sobrenaturales.

    ¿Y Víctor?- oigo decir a mi hermana que está en otra habitación.

No presto atención. Intento ignorar, pero al cabo de un pequeño ratito Mariola irrumpe en la habitación.

Después de hacerla salir continúo con mi trabajo. Las gafas están manchadas por una sustancia líquida y viscosa. Las limpio y sigo en lo que estoy.

Un sentimiento de tristeza invade mi corazón. ¿Será cierto lo que me contó ayer?

La espera se hace eterna. Nada ocurre. Nadie aparece.

Presiento que esta noche no habrá contacto. Ni un murmullo lejano. Ni un sonido que pueda indicarme su presencia.

Los minutos se van sucediendo uno tras otro.

Por fin escucho una voz junto al oído que me dice:

    – ¡Hola!, ¡ya estoy aquí! Perdona mi tardanza pero ellos no me dejaban acercarme.

Le pregunto la forma de penetrar en su mundo. Me contesta:

    ¿La forma?, solo existe una manera de llegar aquí y es muriendo. Así que olvídalo. Confórmate con oír mis palabras.

Le pregunto si conviven con él personajes famosos. Me dice:

    Aquí puedes encontrar desde un expresidentes de los Estados Unidos asesinado hasta el espíritu burlón de alguno que en otra época fue un pordiosero.

    Pero aquí no tienen rango, ni clase. No somos más que sombras.

Esta nueva amistad que me susurra al oído, calma con sus palabras mis intranquilos y poco firmes nervios. Es una nueva puesta, un nuevo mundo, un conocimiento diferente. Su voz suena agradable a mis oídos. Me penetra, me endulza.

    Tengo que irme.- advierte antes de desaparecer.

Antes de que la aguja pequeña del reloj avance por tres veces, acercándose con lentitud hacia el número once, la voz que me susurra aparece de nuevo.

    Tengo poco tiempo. Me han advertido que si me descubren otra vez junto a ti, me harán vagar por otro lugar. Me enviarán a un sitio solitario en donde reina la soledad.

Los ojos me brillan. Los labios me sonríen. El espíritu amigo esta arriesgándose por hablar conmigo, por conseguir compañía.

En este silencio de funeral, él y yo seguimos conversando. Le interrogo sobre el espiritismo, sobre las voces que quedan en el aire, acerca de los contactos por medio del teléfono que a veces se han experimentado.

    Me hablas de un mundo gemelo al mío en donde los espíritus están libres. No tienen ataduras que los enganchen a nadie. No deben responder de nadie sino de si mismos. Ellos son a los que llamamos “los libres”. Es cierto eso de que contactáis con ellos pero también es verdad que algunos pueden ser peligrosos.

    ¿Por qué un sexto sentido me advirtió de tu presencia?- me tocó decir a mí.

    Será porque tú eres un mortal cercano a nuestro espacio. O porque Dios te concedió ese don.

Me avisa y enseguida se marcha. Quedo solo como antes. No volverá por hoy.

Cuando voy a encender la luz para retirarme de la habitación, una voz diferente me dice:

    Todo lo que mi compañero te habló es cierto pero te ha ocultado algo. Sí hay una forma por la que puedas llegar aquí. Es la siguiente…

Creo interpretar correctamente el secreto que me es conferido. Sin embargo, hoy no encuentro el valor suficiente de ponerlo en práctica. En mi cabeza permanece constante el deseo de llegar a conocer ese submundo desde donde me hablan.

No diré al que lea estas hojas el secreto que me ha sido dado en confesión, revelado. No quiero hacer peligrar la vida o digamos mejor el espíritu del que está atento a mis palabras. Por eso callo.

Tengo los ojos más cansados que nunca. Apenas puedo detener el sueño. Sin querer me quedo dormido.

Un sobresalto me despierta. He tenido una pesadilla. Salgo aturdido de la  habitación.

Por hoy, ya es bastante. 

Leer capítulo siguiente.  

SNABISCH 25 Aniversario

Canciones: The Proyect

 

En esta ocasión voy a hacer una entrada sobre cual es el método que sigo a la hora de componer una canción.

No tengo realmente un sistema infalible que utilizo habitualmente.

Me dejo llevar por lo general por el momento y las ganas que tenga de hacer un tema.

La canción que he elegido es una que realicé por el 2008 y que gustó mucho porque se salía de la línea habitual pura y dura dance que solía hacer.

Fue calificada como perteneciente al estilo House por aquellos que la escucharon y la valoraron. (A mí, de House me suena bastante poco).

Pues bien, esta es la forma más o menos de cómo realicé dicha canción.

 

Lo primero es buscar un sonido de bajo que me guste. Le doy vueltas a los presets del Sytrus (Instrumento virtual que incorpora el FL STUDIO) hasta que doy con el sonido de bajo que quiero. En este caso he seleccionado el arpegio “Acid 4” cuyo sonido me parece el más acertado para mi canción. Todo consistirá en hacer sonar solamente el primer golpe de sonido, o sea, una única nota e ir jugando con su armonía.

 

Empiezo el tema.

Le aplico unos efectillos al bajo de Reverb y Free Filter, toqueteando el control de la frecuencia y automatizándolo manualmente en la introducción para darle un toque más personal.

Las notas que hago sonar son las siguientes:

 

Ahora le toca el turno al bombo. He seleccionado el sample Bassdrum 2 de mi colección que tiene buena pegada.

A los 30 seg. Meto una voz masculina. (Voz3) 

Que es la que da paso a una parte en la que se ha añadido un sample de Closed Hi Hat corto y agudo.

El bajo lo modifico un poco cada 16 golpes de bombo para que no suene tan repetitivo. Por cierto, los efectos de la introducción se los quito.

En el segundo 45, entra un sonido nuevo de sinte y otra voz.(Voz4).

Al  minuto exacto, meto un loop de percusión para reforzar el Bombo y el HiHat que suenan ya demasiado pobres. La voz masculina empieza a cantar. Al final de su frase le pongo otra voz femenina que diga lo mismo para crear una pequeña variante.

Al minuto y 30 segundos empieza mi especialidad, las melodías:

3 sintes agudos filtrados con un efecto de reverb suenan al unísono creando un único y espectacular sonido. (Hypersonic Square en dos canales y el no menos electrizante Silver Saw).

Las notas elegidas son las siguientes:

 

Al loop de relleno se le añaden unos golpes de “Clap” o palmada en español.

El bajo va variando el tono para armonizar con la melodía.

 

Esta explosión de sonidos es advertida con un potente crash al que le he añadido un FX de explosión de aire para que entre todo el estribillo de una manera más contundente.

A los 2 minutos, desaparece la melodía y voy jugando con los sonidos graves, las voces masculinas y femeninas y los efectos para preparar la llegada del parón con piano y el violín.

El parón es algo muy sencillo, me limito a usar las mismas notas de la melodía principal y añadirle un violín con una polifonía de cuatro notas simultáneas.

Voy jugando con la melodía, los efectos producidos con la variante de Frecuencia del Free Filter y un sinte que añade calor. Además de un nuevo loop.

La voz femenina en solitario que juega en el espacio estereofónico queda perfecta. (Voz2). 

La parte que empieza en el minuto 3 y 30 segundos es calcada a lo que sonaba en el minuto 1 con alguna pequeña variación. (Con su consiguiente explosión de estribillo).

Así hasta los 5 minutos y pico que dura el tema.

Ya lo veis, algo sencillo y rápido.

Si queréis escuchar el tema completo para ver como ha quedado todo este amasijo de sonidos y cosas raras que os he descrito:

Claro, esto sí, aplicando una serie de cambios y mejoras en el sonido que le darán un toque más brillante y profesional.

¿Está guapa la canción?

//www.ourstage.com/tracks/MNMLDOILJJCZ-the-project?epk=true

SNABISCH 25 Aniversario

Cuidado con las Compañías de Seguros

 

Yo tenía contratado el seguro del hogar en una compañía que no voy a desvelar su nombre.

Pagaba religiosamente todas mis cuotas anuales.

¿Qué pasó?

Pues lo típico, que empezó a caer agua del piso de arriba y me estropeó todo el techo del cuarto de baño.

Evidentemente fui a ver a mis vecinos para que me solucionaran el problema.

Resulta que la señora que vivía arriba tenía el seguro contratado con la misma compañía que yo.

Llegamos a un acuerdo y ella se encargó de avisar al seguro para que me enviaran unos fontaneros que tenían que revisar todo para averiguar en donde estaba el problema.

Los obreros empezaron a picar el techo y uno de los trozos más grandes cayó encima de la tapa de la taza y se rompió.

Ellos me aseguraron que todo quedaría solucionado, que no me preocupara.

Pero, ¡Qué raro!, lo olvidaron.

Los días pasaban y aquello seguía en pésimas condiciones.

Tuve que reclamarle al seguro que me mandara al pintor para dejar el techo decente.

Vino uno y le dio unas capas de pintura.

Al poco tiempo se volvió a oscurecer por la humedad y tuve que ponerme en contacto con el seguro para darles otra vez el parte.

Mientras, la tapa seguía rota.

Otra vez el pintor vino y volvió a darle una mano de pintura. Momentáneamente quedó bien.

Pero la tapa seguía rota y no venía nadie a cambiarla.

Volví a llamar y volví a explicarlo otra vez al seguro como hacía cada vez que los llamaba.

Por fin, un día, vino un hombre y me la cambió.

Ese año fue muy accidentado y cada dos por tres ocurría algo que me obligaba a llamar al seguro.

Por ejemplo, una noche que hubo una corriente de aire bestial, me abrió una ventana de golpe y me rompió el cristal.

Por supuesto, otro parte al seguro.

No recuerdo cuantas incidencias tuve por aquel entonces, pero creo que fueron solamente tres más las veces que reabrían la incidencia al volver a llamar yo porque nadie venía a solucionarme el problema.

Justo cuando estaba a punto de cumplir el año de vigencia del seguro, me llegó una carta.

En la carta decía que por haber tenido demasiadas incidencias durante ese año que no me renovaban el contrato y que me buscara la vida con otra compañía.

Cabreado, cambié de empresa y me pasé a otra en la que el agente que era cliente mío se portó estupendamente y me dio muy buenas impresiones.

En una ocasión, se me rompieron varias lamas de unas persianas y di parte de ello al amable agente.

Al día siguiente tuve a un operario arreglándolas.

¿Qué donde está el problema?

Si os parece normal que un expresidiario venga de parte de la aseguradora para arreglarte las lamas, se tire todo el día y encima me cobre 60 euros extra…

Afortunadamente no todo son problemas y como es normal aquí os cuento los casos negativos.

Pero también los hubo positivos.

Con ambas compañías, ha habido incidencias que me las han solucionado enseguida y de manera efectiva.

Lo cuento como anécdota.

Y claro, no interesa lo mismo un hecho molesto y dañino que algo que pasa sin pena ni gloria y que no merece que se cuente.

De todas formas, llevad cuidado con quien contratéis.

Primero informaros y luego firmad el contrato.

Gracias por vuestro tiempo.

Hasta otra.

SNABISCH 25 Aniversario