Los distintos tipos de jugadores (Parte Primera)

 

Hola, hace poco más de un año, cuando empezaba con esto del Blog hubo una entrada que al parecer fue muy bien acojida.

Pues bien, este fin de semana me ha dado tiempo a convertirla en vídeo entrada.

Trata sobre aquellos de nosotros a los que de vez en cuando nos gusta jugar un poco a los videojuegos y de lo diferentes que somos.

Siempre desde mi particular punto de vista que es el de un ex-propietario de una tienda de consolas.

Con un tono que roza el humor y sin ofender a nadie.

Alguno se sentirá identificado, otros verán en alguna descripción a alguien que conozcan.

Espero que les guste…

 

Consolas injustamente sobrevaloradas: Nintendo 64

 

Fue algo relacionado con la inercia.

Había vivido muy buenos tiempos con mi Súper Nes y en ningún momento me pasó por la cabeza lo que me iba a encontrar en la nueva consola de Nintendo.

Ya tenía la PSX arrinconada porque no había apenas un juego que me llenase.

Así que decidí separar una de las consolas que había recibido para mis clientes.

Esa N64 sería mía para siempre.

 

Recordaba las buenas impresiones que me había causado el Mario 64 en aquella tienda de importación que había en Torrevieja.

 

¿Sería todo así?

 

Como tenía varios juegos en alquiler, hice una pequeña selección para echarles un rápido vistazo y pasar de una manera entretenida la noche que se acercaba lentamente.

Cuando cerré la tienda por fin a las 9, me fui para casa y una vez allí me puse a colocar los cables de la consola para verla en el televisor.

La verdad es que cuando la vi funcionando por primera vez sentí una desagradable impresión.

La calidad de la imagen era bastante mala, no había nitidez por ninguna parte.

Después de este mal momento que luego comprendí que era un defecto general en todas las consolas PAL, introduje el Mario.

Yo nunca he sido aficionado a jugar a los Marios.

El único que me llamó la atención fue el primero que compré original para mi NES.

Pero aquello fue un error que nunca más volví a cometer.

 

Al Mario de Súper Nintendo no le hice ni puñetero caso.

Aún así, lo poco que había jugado con el de la NES me había entretenido un poco.

Cuando salió en pantalla la cara del fontanero no pude hacer otra cosa más que sonreír.

No os puedo decir las horas que estuve con el juego intentando sacarle punta pero fueron bastantes.

De todas formas, había algo en la versión PAL que no acababa de gustarme con respecto a la versión americana que había tenido el privilegio de haber probado en la tienda de importación.

 

Cuando llegué a la fase del agua, en donde tienes que ir nadando y buceando lo comprendí todo.

El juego era mucho, mucho más lento que el americano.

Tanto que meterte en el agua era desesperante y a la vez frustrante.

Era como jugar al Mario 64 a cámara lenta.

Mis amigos optaron todos por vender su Nintendo 64 PAL o guardarla por ahí y comprarse una de importación.

La diferencia de velocidad era según las fuentes que leímos, un 15 % más lenta que la versión NTSC.

 

Así que no puedo hablaros bien de un juego al que jugué en condiciones pésimas.

Al mismo tiempo, noté que los escenarios estaban demasiado vacíos con respecto a los juegos de 8 Bits.

Salían pocos enemigos en tu camino y eso sumado a lo lento que te movías se hacía eterno.

Por tanto el Mario lo dejé apartado para no volver nunca más a ponerlo.

El truco a partir de ese momento consistió en no ver nunca las versiones NTSC.

Así no te dolería el jugarlas a menos velocidad.

 

El siguiente juego que probé fue el TUROK.

Y aquí tropecé con dos piedras.

Una de ellas era una molesta niebla que más tarde descubrí que aparecía en casi todos los juegos de N64.

Era un efecto horripilante y muy molesto.

Entre lo mal que se veía la N64 PAL con el cable de A/V y ahora que se llenaba todo de una niebla penosa la cosa no iba por muy buen camino.

 

La otra piedra era el mal logrado y defectuoso control analógico de la consola.

Una palanca de control con la que no conseguía hacerme para probar el Turok.

Seguí metiendo uno a uno todos los juegos.

El siguiente (el único de N64 que me ha gustado un poco) era un juego en 2D de la Sobrevalorada Treasure (Ya le dedicaré un Post, ya).

Killer Instint, uno de coches que creo se llamaba Cruisin USA o algo así.

Cuantos más juegos probaba, más asco me daba la consola.

 

Todo era una P.M.

Juegos defectuosos para perder el tiempo.

Así que la consola que iba a ser parte de mi colección, estaba de vuelta al día siguiente en la tienda para no volverla a ver nunca más.

Fue una tremenda decepción que sólo fue superada por la DreamCast.

Un churro patatero de consola que más tarde me atreví a darle una segunda oportunidad.

Con una remesa de juegos nuevos entre los que se incluía el Mítico Ocarina of Time.

 

Mis impresiones: “Más de lo mismo”.

Juego aburrido como ninguno de la saga Zelda.

Tostón de proporciones épicas y más feo que Picio.

Así que nunca he entendido como la gente se atreve a hablar de esta consola como la mejor de la historia.

Para mí fue la consola de la que más rápido me desembaracé.

Y no tengo ni un solo buen recuerdo de ella.

Mis amigos se hinchaban a jugar al Mario Kart que a mi me pareció otro petardazo un día que me eché unas partidas con ellos.

 

El único que podía salvarse un poco era el Golden Eye pero aquel dichoso control no me dejaba disfrutar como yo hubiera querido.

Por tanto tengo pesadillas por la noche cuando sueño con esta consola.

Imagino que algún juego se salvará de la quema pero a mí me decepcionó totalmente.

 

Y nunca más he vuelto a jugar en una Nintendo 64.

Mis gustos

 

Siempre me estáis preguntando sobre qué tipo de juegos me gustan realmente.

Buceando por la red he encontrado un vídeo que me parece definir muy bien lo que más añoro yo en un videojuego.

Este vídeo recoge un poquito de cada trozo de mi corazón que se encuentra repartido por tantos y tan gloriosos momentos que he pasado a lo largo de mi vida.

Espero que sea de su agrado.

 

Aquellos Grandes Videojuegos de Inteligencia: Hammerin Harry (Daiku no Gen-san Kachikachi no Tonkachi ga Kachi)

 

Este juego es más desconocido.

Los occidentales hemos podido saber de él gracias a los emuladores.

Una inédita compañía japonesa llamada BIOX fue la encargada de programar este curioso título en el año 2000 mezcla de juego de acción y puzzles basado en la licencia de IREM del famoso hombre del martillo que en nuestro continente fue conocido como Hammerin Harry).

 

En un principio parece tratarse de un arcade más que sigue la estela de los anteriores de la saga.

Pero no os dejéis engañar. Se trata de un juego puramente ideado para que nos calentemos la cabeza.

El principal problema que nos encontramos es que el juego no está traducido del japonés.

Pero eso no es un impedimento para poder disfrutar a tope de los simpáticos y enrevesados puzzles que nos propone este magnífico juego de inteligencia.

Armado con tres tipos de martillos gigantes deberemos abrirnos camino a través de unos escenarios que han sido diseñados de manera magistral para que las pasemos canutas.

 

Con el primer martillo podremos convertir los enemigos en bloques que luego podemos empujar o lanzar para golpear con ellos interruptores que nos permitan abrirnos paso hacia adelante.

Con el segundo tipo de martillo podremos romper dichos bloques cuando entorpezcan nuestro avance o simplemente matar a nuestros enemigos.

Con el tercer martillo lo que conseguimos al golpearlos es que se enfurezcan.

 

El martillo no sólo servirá para estos tres propósitos arriba comentados.

También tendremos la opción de utilizarlo al estilo de un pogo stick para saltar o como paracaídas en nuestro descenso.

A lo largo del juego iremos descubriendo objetos que nos aportarán más energía, nuevos enemigos y otras sorpresas que no os voy a descubrir aquí.

 

Desde la primera partida que eché al juego en cuestión no he podido parar de jugar.

Su simpática banda sonora y sus gráficos más que decentes de la Game Boy color hacen que sea un gran juego de inteligencia.

Si te van los retos de este estilo te lo recomiendo.

 

La Nueva Era Friki

 

Como hay muchos que han empezado tarde en esto de coleccionar juegos de la época retro se han visto obligados a cambiar la moda.

Ya no es más valioso el que mejores y más antiguos juegos tiene en su colección personal.

Lo que priva ahora es el que tiene el mejor diseño de colección.

Imagina que tienes toda la saga de Final Fantasy en tu colección.

¿Qué crees tú que tiene más valor?

Esa colección a puerta cerrada que permanece fuera de la vista dentro de un armario en donde hay recopilados cientos y cientos de cartuchos y en donde todos a la vez pasan inadvertidos o aquella colección que sólo tiene los de PlayStation pero colocados de manera estratégica y adornados con pósters y figuritas de la saga.

Yo voto por esta última colección que es la que más llama la atención.

Atrás quedaron esas viejas colecciones de consolas y videojuegos insólitos que nadie puede ver ni apreciar.

Han dejado paso a la nueva vistosidad que aportan los que tienen magníficas ideas y que convierten algo que para otros pueda resultar escaso y humilde en todo un espectáculo visual impresionante que a todas luces nadie debería perderse.

Se ha llegado a un punto que en vez de vender un juego de colección a un fan lo que se vende ahora es una colección completa que gracias a su llamativo diseño ha revalorizado su valor.

Señores, la nueva era Friki acaba de empezar.

Esto son colecciones frikis de lo más vulgares. De lo único que pueden presumir es de tener reunidos una cantidad enorme de videojuegos difíciles de conseguir.

Eso es lo que al final tiene casi todo el mundo que se dedica a coleccionar.

Lo realmente difícil es hacer algo como esto:

¿Qué crees que te llama más?

¿Tú crees que esto es agradable de ver?

Pero esto sí:

No hace falta que conserves la caja original.

Todo está en  la imaginación de cada uno de nosotros a la hora de hacer la presentación

 

Aquellos Grandes Videojuegos de Inteligencia: Adventures of Lolo

En esta ocasión me tengo que extender a más consolas pues el título del que os voy a hablar ha pasado por muchas máquinas diferentes.

Inició su lejana andadura en el año 1985 con una temprana e imperfecta versión para el ordenador de sobremesa MSX.

Contenía 105 niveles y un editor.

El sistema de juego era muy lento comparado a las versiones que salieron con posterioridad.

En mi tablero de los honores he de poner los nombres de sus creadores:

 

F. Nakamura

I. Okuyama

H. Sugi

 

Eran tiempos de limitados recursos y no consiguieron hacer un producto que tuviese un buen acabado

Eso lo conseguirían en las siguientes versiones.

Más conocido en Japón como Eggerland.

La compañía Hal Laboratory fue la que estuvo detrás de su producción.

Yo me estoy echando unas partidas al cartucho que salió para la Game Boy Color y os puedo asegurar que se trata de un juego de resolver puzzles de lo más entretenido a la vez que difícil.

A veces te quedas con que no tienes ni idea de lo que hay que hacer y tendrás que exprimirte al máximo tus sesos si quieres salir airoso de la misión en la que te encuentres en ese momento.

Otras plataformas que gozaron de sus propias versiones fueron el incombustible PC y la mejor consola de la historia la NES de Nintendo.

El objetivo fundamental de este juego es conseguir todos los corazones que se encuentran diseminados por la pantalla.

Y no te olvides de la  perla del cofre que nos abrirá la puerta al siguiente nivel.

Pero cada escenario está diseñado con mucho mimo para que no sea una tarea demasiado fácil.

Habrá muchos enemigos que deberemos evitar y cada uno actúa de una manera diferente.

 

En algunas ocasiones tendremos que poner objetos u otros enemigos entre su camino y el nuestro, en otras habrá que convertirlos en rocas y lanzarlos lo más lejos posible.

Te puedo asegurar que el juego a veces se hará muy frustrante o todo depende de tu inteligencia, la mía se ve que es muy limitada y me cuesta horrores.

Para que te hagas una idea de lo que vale un peine, has de saber que el número de vidas en este título es infinito.

Y también tendrás a tu disposición un botón de suicidio para que puedas empezar otra vez.

3DS

¿Es una broma?

Esta es la famosa tecnología que está arrasando en Japón.

La calcomanía cutre esa que cambia de color cuando la giramos hacia un lado pero en todo su esplendor en plan electrónico.

¿Se creen que somos Idiotas?

Nunca me había parado a ver de cerca las características de esta consola.

Ayer vino un amigo con la máquina de Nintendo para que le echara  un vistazo al nuevo Resident y algún que otro juego más que llevaba encima.

A los 5 minutos ya me dolían los ojos.

Y el efecto 3D es la mayor porquería que jamás haya visto en mi vida.

Es una tomadura de pelo.

Pero lo que más me asusta es que esto se convierta en moda y que todos los móviles, tablets y pantallas se vean así de cerdas.

Es el mayor insulto que ha recibido el jugador de videojuegos en toda su historia.

Hoy mismo, vengo de un cumpleaños en donde dos niños jugaban con sendas consolas.

Al que tenía más de cerca le he escuchado decir que ya estaba harto y que le dolían los ojos y por eso apagaba el efecto 3D.

Esto tiene de 3D lo que yo de Monja de Clausura.

Esto no es más que un despropósito y un mata ojos.

Un invento de Nintendo previo acuerdo con miles de oculistas y ópticos para dar un impulso a las ventas de las gafas o lentillas.

Ni costumbre ni puñetas, esto huele a quemado y yo ya empiezo a estar harto.