Dichoso contagioso

En un laboratorio neurológico se conectan los dispositivos pertinentes a las personas que van a ser sometidas al experimento y que va a recoger toda su actividad cerebral.
Se les ponen imágenes de otras personas a las que se ha grabado previamente que sienten mucha alegría y otras de personas que están sufriendo.
El resultado final es que la actividad cerebral recogida por el instrumental en todos los sujetos que participan del experimento es similar a la que se registró en las personas que realmente sintieron esas emociones.
Esto se sabe que es producido mediante lo que se conoce como el efecto de las neuronas espejo.

Mi idea es la de utilizar esta técnica para aquellas personas que lo estén pasando mal o bien por la pérdida de un familiar o bien por que estén muy enfermas.
Se les obliga a visionar una serie de vídeos en donde observen sólo a otras personas que se sienten dichosas, alegres y de muy buen humor.
Con esta técnica se les puede hacer muy llevadera su enfermedad e incluso con tratamientos muy específicos y más rigurosos tratar de curar sus enfermedades.

Esto que suena a ciencia ficción podría ser una nueva técnica que muy pronto podamos ver entre nosotros.

* Si te parece una buena idea y quieres colaborar visita mi sitio de ideas y vótame:

//es.ideas4all.com/ideas/133984-dichoso_contagioso

Pinocho, el detector de mentiras portátil



Según dicen prestigiosos científicos y expertos en lenguaje corporal que estudian los gestos y microgestos que hacen las personas mientras mantienen una conversación hay al menos 79 expresiones que revelan que lo que se nos está contando es completamente falso.

Frotarse la nariz, o un ojo, taparse la boca, evitar el contacto visual, no son más que unos pocos de estos gestos que son fácilmente detectables.

Acaba de nacer: “Pinocho” la aplicación para IOS y Android que estudiará los gestos de la persona que nos está hablando y nos dirá en tiempo real si nos miente o nos dice la verdad.

Yo creo que sacar una aplicación de estas características sería muy rentable para sus programadores y muy útil para el consumidor.

Si te ha gustado la idea y quieres votarla en mi página de ideas sólo tienes que pasarte por:

//es.ideas4all.com/ideas/133865-pinocho_el_detector_de_mentiras_portatil

Juegos injustamente sobrevalorados: Zelda Link´s awakening

 

Cuando uno ha tocado el cielo con sus propios dedos es muy difícil que otro juego de similares características te haga sentir cosas semejantes.

Hace un porrón de años, un videojuego para mí desconocido de la consola Súper Nintendo y perteneciente a un género que nunca he soportado me hizo vibrar y emocionarme como ningún otro juego ha conseguido nunca hacerme vibrar.

Un genio llamado Miyamoto fue el culpable de esta obra maestra que con el paso del tiempo se ha convertido en uno de los clásicos y que permanece en el pódium de los mejores videojuegos jamás realizados.

Por supuesto A Link to the Past me parece una obra perfecta en todos sus sentidos. Quizás el mejor juego de la saga Zelda que haya sido programado.

Claro, con este gusto tan agradable en la boca de haberlo recién jugado, todos esperábamos en aquella época una continuación que nos deleitara más o por lo menos lo mismo.

Y el juego no se hizo esperar.

La prensa empezó a hablar de un juego de similares características pero que sería lanzado para la consola portátil de Nintendo, la GameBoy.

Por supuesto que GameBoy está a años luz de Súper Nes pero aún así, todos mis clientes y yo esperábamos con ansiedad el lanzamiento de este juego.

Cuando por fin llegó al mercado español, no tuve que esperar mucho para lanzarme a la aventura de destripar todas sus virtudes jugables.

Me agencié una Game Boy y me hice con los servicios de uno de los cartuchos que yo vendía en mi tienda.

A primera vista el juego me agradó mucho por su gran similitud con a Link to the past.

Tanto el estilo gráfico como el sistema de juego eran calcados de su hermano mayor.

Aún así, había algo en el argumento que empezaba a oler mal, un toque como más infantil que no acababa de convencerme.

Los primeros días de juego fueron muy intensos y los disfruté como ningún otro juego de Game Boy me había entretenido hasta ahora.

Pero conforme fui avanzando en la historia, el juego empezó a ponerse farruco, con gilipolleces como las de tener que cambiar el menú para usar un objeto u otro de vital importancia.

Esto me pareció un engorro bastante molesto y quizás fuera debido al menor número de botones que tenía la consola portátil de Nintendo.

Pero lo que ya me mató del todo es cuando descubrí  el peor de los males incrustado de forma abusiva en el sistema de juego del mítico Zelda.

Nada más y nada menos que el recurso más vulgar y repetido hasta la saciedad que todas las aberrantes aventuras gráficas de PC de la compañía de la Guerra de las Galaxias ha utilizado en todos sus juegos.

El intercambio de objetos, la cosa que más odio en los videojuegos.

Automáticamente cogí el juego y lo revendí al día siguiente y jamás, digo que jamás he vuelto a jugar a un Zelda por la cochinería que me hicieron con un título que podía haber sido muy bueno, aunque infantil y lo convirtieron en una trapería que lo mejor es olvidarla.

Me dieron ganas de darle una paliza a su diseñador.

Por favor, si una cosa funciona a las mil maravillas, ¿para que demonios tienen que cambiarla o añadirle cosas supérfluas que lo que hacen es empeorar su jugabilidad?

Me vais a decir que soy muy drástico, pero sí es cierto, lo soy.

Si una cosa no me gusta no tengo porque adaptarme a ella, que se adapte ella a mí y si no que le vayan dando.

Todo bajo control

Se da una situación muy curiosa.

Parece que el “problema” ya lo tnemos solucionado.

Esa maldita cría se ha quedado sin munición y ya podemos acabar con ella.

A ver, tú, el valiente, ve a por ella.

Joder, lo han matado.

//youtu.be/MhAgphynuUo

Tú, corre a donde está el jefe y pídele el bazooka que esto está que arde.

Pero disimula un poco.

Dile que lo tenemos todo bajo control.

5JKECW9JKVUG

Como salvar a una oveja y que no te caguen encima

Se da una situación muy curiosa. Estás de marcha por ahí con la buenorra de turno. Pero te interrumpe la cena una loca que grita que su ovejita de compañía tiene problemas. Como eres un Don Juan y para no perder el favor de ese par de ¿Ojitos? (Mal pensados), te haces cargo de la situación con aplomo y valentía. Utilizas todas las técnicas conocidas en medicina para salvar a la ovejita.

Al final, todo sale bien y como recompensa te mandan a dormir a tu cuarto especial.

Tan especial que de lo pequeño que es acabas por dejar sin querer la mano sobre el inodoro.

Pero la noche es larga y los intestinos débiles y es cuando surge la circunstancia.

Anda, lávate las manos que esto apesta.

 

Aléjate de mí, tú eres como ellos

 

La situación es esta:

Llega el comercial que me vende los videojuegos en la época conocida como Era PSX.

Me trae varios juegos llenos de efectos 3D, texturas y polígonos.

Entre ellos hay uno que no destaca nada de nada pero que lo he traído por la nostalgia que me produce.

Un juego en 2D que a nadie parece llamarle la atención.

Las críticas son muy duras con el juego tachándolo de intrusivo para la época en la que ha salido, un juego de otra generación que más valdría que no hubiese salido rezaban algunas publicaciones.

A mí personalmente ya os digo que no me gustó mucho.

Pero de repente, alguien surge del espacio exterior, o sea, un cliente no habitual de mi tienda y empieza a decir maravillas del juego.

Soy un fanático de esta saga desde los tiempos de 8 bits y estoy muy interesado en el título.

Me lo compra y al poco viene un amigo suyo y hace exactamente lo mismo.

Entonces empieza a producirse una reacción en cadena, lo que en marketing viene a denominarse como “Presión de grupo”.

Aquel juego que había sido dejado a posta en el rincón del olvido empieza a despertar el interés y la curiosidad de todos los demás clientes que suelen visitarme a diario.

Dejan de lado Tomb Raiders y otros juegos que se le suponen a la época de la PSX y empiezan a alquilar o a grabarse copias del juego del que os estoy hablando.

A las pocas semanas, todos están jugando al mismo juego e incluso se produce una especie de competición para ver quien es capaz de llegar más lejos.

Es el típico juego en donde una vez terminado, te aparece un tanto por ciento de lo que has acabado.

Las típicas discusiones de qué zapatillas deportivas o qué coche es mejor si el tuyo o el mío dejan paso a una discusión más centrada en el videojuego por ver quien es el que consigue hacerse más del juego.

Ya no importa si el juego les ha gustado o no.

Ha sido admitido por todos como el juego al que deben de jugar, por la presión de grupo todos juegan a él y ni siquiera saben internamente si les gusta o no.

El caso es que el juego que debería parecerles fenomenal se ha convertido en una carrera por conseguir la mejor puntuación.

Algunos de ellos sacan alabanzas y detalles que los otros son incapaces de descubrir.
Están todos cegados por conseguir más del juego.

Cuando me doy cuenta hasta yo estoy jugando a él.

Pero ya os digo que a mi no me gusta y lo dejo el mismo día que lo empiezo.

Aún hoy día, un montón de años después. Cuando sale la conversación sobre ese juego, todos fardan de lo que han llegado a conseguir de él.

Que si el 110 %, que si el 112%.

Eso es lo que ha quedado de la experiencia de juego.

Creo que a esta gente sin personalidad ni sentido crítico no se les debería permitir ni siquiera acercarse a una consola.

 

¿El juego?

 

Era lógico que me preguntarais por él.

 

Os lo digo:

 

Symphony of the Night.

Despistator

Alguna vez se nos ha ocurrido pensar que uno de los peores males que hay en el mundo de la informática y en general de las comunicaciones es la invisible amenaza de los virus y de los programas espías que son capaces de penetrar nuestras defensas sin que nos demos cuenta.
Los virus por el daño que pueden ocasionar en toda nuestra información.
Los Troyanos, Spyware, Malware y demás por que son, además de molestos en ocasiones, muy peligrosos porque van recaudando información sobre nuestros hábitos.

Pero no solamente estamos expuestos a amenazas de este tipo.
Las hay mucho peores que encima están consentidas por los gobiernos.

Cuando tú utilizas un ordenador o un móvil con conexión a Internet y navegas por un sin fin de páginas de tu interés o buscas en los buscadores información que a ti te resulta atractiva hay alguien escondido en alguna parte que está recopilando todo tipo de datos e información sobre tus gustos y preferencias.

Una información que luego se vende a empresas de marketing para estudiarte y llevarte a la mesa el artículo que necesitas o deseas justo en el momento en que lo deseas.

Somos victimas de un mercado consumista monopolizado por las grandes marcas que son las que invierten millones de dólares en la búsqueda y utilización de técnicas cada vez mas sofisticadas y provechosas en donde no se respeta ni siquiera la intimidad de sus futuros consumidores.

¿Quieres recuperar tu intimidad?
¿Quieres dejar de recibir rn tu correo las ofertas de alguien que parece conocerte bastante bien?

Utiliza DESPISTATOR.
Una revolución en el mundo de las comunicaciones.
Un sencillo programa que se ejecuta quedando en segundo plano navegando por Internet por lugares elegidos al azar y que aunque no estés utilizando el ordenador o el tablet, va a simular una actividad normal tuya creando así unos datos completamente falsos sobre tus gustos, aficiones e intereses.

El programa conseguirá despistar para siempre a tus espías y no podrán hacerse con tu perfil de consumidor.

Es la mejor defensa que podemos darte, pasar al ataque.

(Por si alguien no se ha dado cuenta, lo que yo propongo es crear este tipo de software que podría llegar a ser muy útil). 

Si crees que es una idea interesante, puedes echarme una mano y votarla en mi página de ideas.

//es.ideas4all.com/ideas/133246-despistator

Gracias por tu tiempo.

Miguel Hernández: Piano Moments

 

Como oriolano que soy me siento orgulloso de que mi tierra hubiese parido a tal poeta.

Un mártir de los sentidos, un genio de las palabras.

Tristes son ya las tardes sin su compañía, aunque cuando surge la llamada del recuerdo, todos regresamos a nuestros orígenes.

Alma de poeta blanco, que caminas por tu ciudad. Deja que tus pasos guien al novato ,para que nadie se atreva nunca más a mencionar el nombre del olvido.

Aquí triste me quedo en el lugar que yaces. Tu honra es nuestra honra, tu gloria nuestro poder.

Aquí se quedan tus andares sobre esta tierra de palmeras y limones.

//www.jamendo.com/es/list/a110836/piano-moments-miguel-hernandez

¿Quién sorprende a quién?

Siguiendo con los vídeos graciosos extraídos de películas que he visto ultimamente, aquí os dejo uno que no tiene desperdicio.

Es de un film de acción en el que se atrevieron a meter este "gag" de humor negro que a mí por lo menos me gustó bastante.

La situación es la siguiente: el superviviente de un tiroteo se acerca arrastrándose a una casa para buscar ayuda y esto es lo que se encuentra: