Los Días – Capítulo Primero

 

Amanda Callen amaneció como solía hacerlo siempre.

La tos era el primer movimiento involuntario que hacía sucuerpo.

Era fumadora compulsiva y lo sabía.

El vicio había comenzado no hacía mucho.

A sus veintiséis años ya acumulaba una media de 7.300cigarros fumados al año. Eso hacía unos 43.800 más o menos desde que se habíaenganchado seis años antes.

Como millones de personas estaba esclavizada por uninsalubre vicio que sin darse cuenta la estaba consumiendo poco a poco.

En la última revisión médica le habían detectado un excesode alquitrán en sus jóvenes pulmones. Eso era lo que la había generado una tos continua.

El doctor, con una falsa sonrisa que invitaba a lareflexión, le había dado la baja.

Ella que era una persona que odiaba faltar al trabajo ni unsolo día había aceptado la baja laboral con bastante recelo.

Pero la tos no la dejaba ni hablar y finalmente accedió asometerse al tratamiento que duraría varios meses manteniéndola alejada de sutrabajo.

Su profesión también estaba relacionada con el mundo deltabaco ya que era directora de marketing y ventas en la multinacionaltabacalera Benstoll.

Era muy temprano. No tenía planeado levantarse a tales horaspero el teléfono no paraba de sonar.

Se frotó los ojos con las manos y alargando el brazo lodescolgó.

    – ¡Diga!

    – ¿Amanda Callen?

    – Sí, soy yo. ¿Con quien hablo y qué quiere a estashoras?

    – Soy Peter Udowsky, consejero delegado de la empresa Bennstollpara la que trabaja usted. Mi información es que todavía está de baja ¿no escierto?

    – Sí. Mientras dure el tratamiento.

Hizo un esfuerzo por aguantar la tos pero la reacción de suorganismo fue más fuerte y cedió al impulso.

    – ¿Está ahí?

    – Sí, espere unos segundos a que me tome la medicina.

Abrió el cajón de su mesilla de noche y sacó de su interioruna especie de botella en forma de spray que aplicó directamente sobre su boca.

    Ya estoy mejor. ¡Disculpe!

    Señorita Amanda, necesitamos de sus servicios.

     ¿Qué quiere decir?

    – Nos ha surgido un grave problema y necesitamos quevuelva a bordo para poder minimizar al máximo los daños que puedan ocasionarseen cuanto a la imagen de la empresa.

    – ¿Qué ha sucedido?

    – Nuestros biólogos han detectado en las cosechas detabaco un agente en forma de virus que está acabando con todos los cultivos. Setrata de una mutación del virus conocido como “mosaic” descubierto en 1883 porAdolf Mayer.

     Una planta infectada por dicho microorganismo se veafectada de tal forma que tarda menos de una semana en morir.

    – Todo el departamento de biología está intentando portodos los medios parar la epidemia que se está extendiendo a pasos agigantadospor todos nuestros cultivos matándolos y dejándonos sin materia prima parallevar a las fábricas que ya ven una y otra vez como van retrasándose lospedidos.

    – Señorita Amanda. Nuestras fábricas están bajo mínimos yeso es algo que las empresas de la competencia podrían aprovechar. Necesitamosun lavado de cara con urgencia. Dar explicaciones que no sean muy escandalosasy que enmascaren la verdad.

    – Ahora mismo estamos trabajando con las últimas reservasy estamos en conversaciones con otras fábricas de tabaco para que nosproporcionen “mercancía blanca” con la que poder satisfacer las necesidades detodos nuestros clientes.

    – Lo que me dice parece bastante grave. ¿No han probado acomprar otras cosechas?

    – Por supuesto. Pero el virus se extiende por todaspartes afectando a las plantas al igual que haría un virus de la gripe. Nopodemos aislarlas una por una sería demasiado costoso.

    – ¿Y eso sólo nos afecta a nosotros?

    – No, en cierto modo, estamos todos en el mismo barco.Nuestros informes nos han advertido de que es un fenómeno que se extiende congran rapidez por todo el planeta. Si nuestros doctores no encuentran pronto unasolución podemos decir que estamos jodidos. Por eso la necesitamos. Es usted lamejor y queremos sobrevivir a esta hecatombe que se nos avecina.

Aquellas palabras penetraron su cerebro encendiendo susalarmas y haciéndola ver que se encontraban ante el problema más grave que sehabía topado la industria tabacalera desde sus inicios.

    – ¡Cuenten conmigo! Me visto y enseguida me encaminohacia allá.

    – Le hemos mandado un coche que estará a punto de llegar.Móntese en él y diríjase al aeropuerto para coger el vuelo que saldrá paraDenver dentro de una hora. La esperamos con impaciencia. No se demore mucho.

Al sonar el clic al otro lado de la línea, Amanda se quedóun rato paralizada.

No sabía por donde empezar o qué hacer.

Las noticias que acababan de darle eran malas, demasiadomalas.

Había que atajar este asunto desde ya antes de que la cosaempeorara.

Dejó caer su camisón junto a la cama y se dirigió hacia laducha.

El agua caliente le sentó de maravilla.

Pero no quiso entretenerse mucho. A los pocos minutos estabaya vestida y preparando sus cosas más necesarias para el largo viaje.

Cuando salió a la calle lo vio enseguida.

Un coche de la compañía la esperaba no muy lejos de lapuerta del edificio.

Subió en el vehículo y enseñando sus credenciales ordenó alconductor que la llevara al aeropuerto.

El viaje se le hizo muy corto al estar sumida en suspensamientos.

De vez en cuando el chófer desviaba los ojos desde lacarretera hasta el rostro de Amanda que se encontraba afligida y molesta porqueseguramente tendría que interrumpir el tratamiento y no sabía cuando podíaterminar de solucionarse el problema.

El coche se detuvo y Amanda salió al exterior.

El chófer la llamó cuando ella ya se dirigía hacia las puertasprincipales.

Este es su billete, diríjase a la puerta número 3 de latercera planta.

De la boca de Amanda tan solo salió una palabra. Un Graciasno muy convincente que al chofer no pareció importarle. Hacía su trabajo.

El aeropuerto estaba atestado de gente.

Amanda tuvo que hacer un esfuerzo por no tropezar con lasmaletas de un viajero despistado.

Se subió a uno de los ascensores y al salir buscó con lasvista el número 3.

Lo encontró a su derecha.

Un pequeño mostrador en donde una jovencísima señoritaatendía a otros pasajeros con una amplia sonrisa.

Dirigió sus pasos hacia allí.

Cuando le tocó el turno, la chica la autorizó a pasar por lapuerta de embarque al comprobar que todo estaba en regla.

El viaje se hizo muy corto al quedarse dormida unos brevesminutos.

Cuando el megáfono avisó de que habían llegado a su destino,Amanda volvió a toser, recogió sus cosas y salió del avión por la puerta queestaba habilitada para ello.

Un rato más tarde se dirigía de nuevo en otro coche de laempresa hacia su destino.

Al llegar al gran edificio de su compañía se sintió una vezmás impresionada por la grandeza del inmueble.

Construido con las últimas técnicas en ingeniería moderna ydiseñado por William Kolt considerado en las altas esferas como el mejorarquitecto del país.

La visión de la fachada era espectacular.

Lo que más destacaba de ella era el logotipo de la compañíaque se alzaba imponente ante los ojos de cualquiera que mirase hacia arriba.

Con paso decidido entró en el ascensor y se dirigió hacia laplanta en donde estaba citada tras haber certificado que sus credenciales eranauténticas.

Al salir del ascensor, un elegante cincuentón la esperaba ala puerta de su despacho mientras dada unos leves golpecitos sobre su carísimoreloj de oro.

La noche más Dance presenta: REMIXEANDO Give Me

En esta ocasión os presento una pequeña encuesta.
En primer lugar he cogido un tema original llamado GIVE ME.
Y después me he lanzado a versionarlo.
El resultado final han sido 2 canciones.
Pues bien, sólo me tenéis que indicar cual de las 3 canciones os gusta más.
¿Votáis por la original u os gusta más una de las otras dos versiones?
This time I present a short survey.
First I took an original track called GIVE ME.
And then I released remix.
The end result has been 2 songs.
Well, I only have to indicate which of the 3 songs you like best.
You vote for? Do you prefer the original or one of the other two versions?

Series Injustamente Sobrevaloradas: Death Note

 

Como todas las cosas buenas de la vida, esta serie me vinopor recomendación.

    – …Es la mejor serie de Anime – decían.

Así que con un poco de miedo por volver a encontrarme cara acara con el Anime japonés me decidí a darle una oportunidad.

Cogí mi WebTv y con una sencillez apabullante, pues no hay seriejaponesa que se le escape, empecé a visionar el primer episodio online.

Un joven japonés de rostro atractivo y una inteligenciafuera de lo común que se convertiría en la pesadilla de todos los criminales delmundo.

Una libreta en donde con tan solo colocar un nombre y pensaren un rostro, la persona elegida moría de la manera que se describía en lamisma libreta.

La idea me parecía absurda y muy típica de los aburridosy pueriles cómics del país del Sol Naciente.

Aún así, haciendo de tripas corazón, consentí en seguirdándole una nueva oportunidad.

Conseguí ver el segundo y el tercero y varios más.(Sobreviví al más absoluto aburrimiento).

Reconozco que la cosa mejoró con la batalla entre “L” y “Kira”pero aún así la cosa empezó a salirse de madre.

La línea argumental empezó a hacer agua por todos lados, conimprovisaciones de última hora, como las nuevas reglas para el buen uso del cuaderno.

Las deducciones de los protagonistas eran más un cuento denunca acabar que pensamientos propios de personas reales.

Aún así, la lucha entre estos dos titanes empezaba aentretenerme.

Pero un día, llegó lo que tenía que llegar.

Apareció un personaje estúpido y plano en formatofemenino y la cosa empeoró a años vista.

La aparición de un "Segundo Kira" fue la cosa más horribleque había visto nunca en una serie de televisión.

Los guionistas, empachados de sendos canutillos de chocolate(imagino) empezaron a dar bandazos y la serie comenzó a naufragar.

Frases como: "El Auténtico Kira", "El Segundo Kira", "El sustitutode L", me recordó porqué los japoneses están considerados como uno de lospueblos más simples del planeta después de los americanos.

Para rematar la faena, el increíble y maravilloso “L” esechado por tierra desapareciendo definitivamente de la serie.

Y entonces, es cuando el infierno empezó a convertirse enrealidad.

Todo lo que siguió a partir de ese momento es una purabazofia.

Al final la vi completa y os puedo asegurar que me ha dejadoun mal sabor de boca.

Ha sido una experiencia horrible.

Por decir una cosa positiva de la serie, quiero hablar biende su banda sonora que me parece soberbia.

Es una lástima que con ese dibujo tan magnífico, laanimación tan cuidada y ese sonido increíble se hayan desperdiciado cientos deminutos en crear algo tan monstruoso y deforme.

Lo siento por ellos pero yo no vuelvo a tragarme un truño deestas dimensiones.

¿Qué pasaría si Apple y Google sacaran una consola este otoño?

Teniendo en cuenta que la crisis se ha acrecentado en lamayoría de los países del mundo y que las ventas de Tabletas y smartphonesempiezan a descender lentamente sería un movimiento muy inteligente.

Vivimos un mundo nuevo en el que prima más la velocidad dela adquisición de los contenidos y la gratuidad o la guerra de precios baratos.

Al analizar el descenso de las ventas se llega a laconclusión de que las dos grandes necesitan de un producto nuevo que haga quesus stores puedan llegar a mucha más gente.

Miles, millones de juegos disponibles para unas consolasrecien salidas serían el sueño de todo jugador.

Habría que ver como las diseñan para que sean compatiblescon el modo táctil actual.

Mi opinión personal es que si tal cosa sucediera,significaría el principio del fin de las consolas y de los videojuegos tal y comolos conocemos hoy día.

Poco a poco las nuevas producciones irían más encaminadashacia el modelo de negocio free to play o hacia el de las aplicaciones económicas.

El daño a los AAA y a compañías como SONY, MICROSOFT oNINTENDO sería irreparable.

Aunque yo auguraría que Nintendo sería la única quesobreviría a las otras 2 por la gran rejugabilidad que atesoran sustítulos.

Una prueba de ello es que hoy día, le pones un Mario o un Zeldaa cualquier niño y se lo sigue pasando pipa.

Tanto SONY como MICROSOFT no tendrían más remedio queaceptar el nuevo modelo de negocio y adaptarse a la nueva corriente y modas siquieren seguir vivas.

El tiempo lo dirá porque la trompeta de los rumores suenaincesante ante el imperioso avance de los tanques de combate que son Google y Apple.