Análisis y Repaso: Black (por RikkuInTheMiddle)

Antes de comenzar, diré que esta en el tablón de anuncios el nuevo pack de wallapers de la semana (Os recuerdo que podéis colaborar enviándome vuestros paquetes), el programa de la semana, y el juego que gracias a la reseña de Rikku, es el que nos ocupa en este artículo.

Dar gracias a RikkuInTheMiddle por este genial artículo de un juego que envidiamos aún los peceros a los consoleros (Pero nosotros nunca os daremos el S.T.A.L.K.E.R Muajajajajajaja LMAO). El principio este artíulo iba a ser sobre un juego mas retro (No lo voy a desvelar por si alquien le quita la idea a RikkuEnElMedio Mr. Green), pero me da igual por las razones ya dichas. Disfrutad del artículo como lo he hecho yo Smile


Primero, antes de nada, deseo agradecer a Logan por dejarme colaborar en su blog, al lado de Aki, Mona y compañía Very Surprised .

BLACK el FPS definitivo

Cuando hablamos de un FPS de la anterior generación, a todos nos vienen a la mente títulos exclusivos de cada plataforma, como Halo o Killzone, títulos de por sí increibles e innovadores por uno u otro aspecto, pero si hay un juego que ha pasado casi desapercibido y oculto, como las operaciones encubiertas que en él protagonizamos, ese es sin duda Black, un auténtico y endiablado alarde de poderío técnico.

 


La carátula del juego, también disponible para XBox

 

Black es un juego desarrollado por Criterion, responsables de la saga Burnout, y que fue lanzado paralelamente para Playstation 2 y XBox en Febrero del 2006, y que actualmente está disponible mediante descarga directa en XBox Live.

 

Historia

La historia del juego es bastante simple. Nosotros somos el sargento Jack Kellar, un soldado perteneciente a un grupo de élite que se encarga de misiones encubiertas o black ops, detenido por emplear "excesivo celo" en su trabajo. En la celda somos interrogados por un agente de la C.I.A. sobre nuestra actuación para detener a William Lennox, líder de un grupo terrorista llamado Seventh Wave, a lo largo de las diferentes misiones que componen el juego.

 

Gameplay

Como todo FPS, y en este caso también se cumple, el argumento es lo de menos, porque por lo que Black destaca entre el resto de shooters y que lo coloca necesariamente en la lista de todo jugador fan de este género que se precie, es por sus físicas. En Black, casi absolutamente todo puede ser destruido, desde paredes a troncos, pasando por cualquier tipo de superficie imaginable. Esto nos otorga una ventaja a la hora de acabar con nuestros enemigos, pero también nos crea un problema, porque a diferencia de shooters como Call of Duty, donde a las malas siempre puedes optar por agacharte y esconderte, en Black eres tan vulnerable como cualquiera, y de nada te servirá esconderte detrás de una pared, que podrá ser destruida completamente a balazos como si de un queso gruyere se tratase.

 


En Black somos los amos de la destrucción: absolutamente todo puede caer bajo nuestros disparos (y los de los enemigos)

 

Por si fuera poco, este juego posee enemigos que nos lo harán pasar bastante mal por su blindaje y poder de fuego, además de una IA considerable, sin llegar a sobresaliente. Este hecho, unido a la fragilidad de los objetos del entorno, convierte algunas fases como la del Gulag o el psiquiátrico de Tivliz, en algo demencial, con nidos de ametralladoras, enemigos con magnums y escudos, escopetas, RPGs, mientras intentas escabullirte como puedes en el hueco de una escalera pensando "¿Porqué a mí?". Las dificultades no estan demasiado bien compensadas, convirtiéndose en una auténtica odisea acabarse el juego en modo Normal, y ya no hablemos de en modo Black, el más díficil de todos.

Otro de los puntos fuertes del juego es el realismo con que están diseñadas las armas, que en poco se diferencian de las reales, poniendo especial enfasis en el aspecto sonoro del juego y cómo han sido recreados los sonidos de las mismas, un P90 suena como un P90.

Aparte de la misión principal, en cada escenario deberemos encontrar diferentes objetos u objetivos secundarios, siendo necesaria una cantidad mínima de ellos para poder pasar la fase. De entre estos objetivos secundarios destacan los blackmails o chantajes, información secreta,… y un desconcertante objetivo de Destrucción, que sólo serán necesarios conseguir todos en el modo Black, el más complejo.

 


En algunos puntos, la dificultad del juego llega a ser demencial

 

Por supuesto, como miembro de un equipo, no estarás sólo y en algunas misiones te acompañaran el resto de miembros de operaciones encubiertas, controlados por la CPU de la consola, aunque en realidad la mayor parte del tiempo no son de gran ayuda, siendo este un punto flojo del juego, aunque no demasiado.

En resumen, Black es un FPS redondo, si bien los más puristas echaran en falta un modo multijugador, que aunque corto, no da la sensación de serlo por la intensidad de muchos de los combates. Su aspecto gráfico es increible para consolas de 128 bits, y a veces parece más propia de la nueva generación que de la anterior, con el añadido de que tiene uno de los mejores apartados sonoros de los ultimamente vistos en este tipo de juegos. El concepto innovador de que absolutamente todo puede ser destruido, dejando a veces una sala con columnas como la de Matrix después del paso de Neo y Trinity, se ha podido ver muy pocas veces después por los problemas de físicas que provoca y con los que Criterion supo lidiar muy bien. Pero lo que lo convierte en único en su género también es su talón de Aquiles, porque no nos engañemos, el juego es bastante díficil y puede hacer que el jugador acabe aborreciéndolo.

Espero que hayais disfrutado de esta pequeña reseña de este gran pero discriminado título, que no tendrá secuelas para la nueva generación. Es una pena.


Nota a pie de página de LoganKeller: Rikku, he tenido que cambiar 2 imágenes porque no rulaban 😉