Opinión Personal: Quantum of Solace, o como Daniel Craig a ha pasado a ser el mejor Bond…

 

… al menos en mi opinión. Y voy a explicar porque. 

 

 

A las 5 de la tarde, hora canaria, fui solo a ver la única peli en la que decidí gastar el dinero que vale una entrada (5’8 euros carne del estudiante) desde Octubre. Tenía en mente otras, pero de Tropic Thunder recibía informaciones que la ponían a parir y otras que la vanagloriaban. De Babylon AD, que era descafeinada y no servía ni como peli profunda ni como peli de acción, y de Max Payne… para que hablar. Con este panorama, decidí que la única película que se llevaría mi dinero este año sería la nueva de 007, Quantum of Solace. Porque soy fan de Bond, porque yo era uno de los detractores de Craig y se reveló como uno de los mejores Bond contra todo pronóstico pero sobre todo porque era la única que sabía que tenía muy pocas papeletas para defraudarme. A día de hoy, y si exceptuamos el Caballero Oscuro o 30 Días de Oscuridad (La cual me pareció de notable alto), he de decir que no me arrepiento de haberme gastado el dinero de la entrada. Es mas, hacía tiempo que no disfrutaba tanto en el cine.

AVISO: Hay spoilers en algunos lados del texto. Sin embargo los voy a poner en letra negra, de manera que solo los que subrayen con el ratón la vean. Avisado estas, no subrayes partes en negro si piensas ver la peli.

La película comienza con una persecución sin venir a cuento, y cuando acaba se muestran los títulos de crédito. Desde el principio en la persecución se ve que la cinta va a huir de los tópicos y se va a centrar en dar el mayor realismo posible. Tras los títulos de crédito Bond se encuentra con M, y se preparan para investigar a Mr. White (Recordemos, el tío al que 007 dispara al final de Casino Royale). Y aquí empieza la 1º sorpresa… y lo que hace a la película tan especial. No hay un jodido momento para el respiro, y en ningún momento te dejas de sorprender, por algo muy importante que explico abajo pero que resumo en una frase: Se mandan a paseo los tópicos. Todo el rato hay alguna razón por la que estar en tensión y por la que no puedes despegar tus ojos de la pantalla. La trama se desarrolla sin problemas a pesar de lo que pueda parecer con mi anterior afirmación, y cada diálogo es crucial para la seguir adelante. Pero por encima de todo eso, hay dos cosas que encumbran al nuevo Bond y al nuevo giro de la serie, por encima a la vista de mi humilde juicio de las demás. 

 

Bond y Camille

 

Primero: Bond es humano. Ya no es un chuloputas con Smoking, que con 4 frases se liga a la tia buenorra del grupo. Ahora sigue siendo ligón pero por su increíble carisma y es que su presencia en el film basta para que no apartes los ojos del personaje (Las chicas no lo harán por su físico Razz). Pero es que Daniel Craig esta increíble en el papel de espía. Además, tiene sentimientos, que arrastra de la 1º película y que al final, consigue vencer de un modo especial, aunque se ve que le dejará marcado de por vida. Pero ante todo este es un Bond listo. Que se antepone a los peligros. Que ante una organización de la que no sabe nada y que es peligrosa consigue ir un paso por delante y anticiparse a los movimientos de los malos (Aunque estos no se quedan esperando que Bond los abofetee). Un espía de los de verdad, listo y que no deja nada al azar.

Eso sí, yo sigo siendo fan de las antiguas películas de 007. Me encantan las películas de Roger Moore. Me encanta La Espía que me Amó. Moonraker. Desde Rusia con Amor de Sir Connery, Goldeneye de Brosnan,… Pero si algo ha caracterizado la saga de 007 a las últimas películas (Si exceptuamos Casino Royale) y algunas de las clásicas era que se estaban flipando demasiado con armas imposibles, gadgets imaginarios y demás parafernalia. Además de que los gadgets de 007 los usaba en momentos puntuales y en ocasiones una vez y de manera forzada. En cuanto a las armas de los malos o la amenaza… cuando vi lo del satélite Icaro en Muere Otro Día… es una película cojonuda sí, pero lo que pensé fue “Joder, se han pasado un poco con el satélite”.

En el nuevo 007 el peligro es más cercano a la realidad, de hecho no me extrañaría que las cosas sucediesen así en el mundo. Además, la película se moja y mete a la CIA como parte de los malos aunque al final rectifiquen. Mención a la reunión en la opera de todos los corruptos… acojonante y en todo momento piensas “pues podría ser así”. Aunque la entrada en escena ahí de Bond es cojonuda.

Pero lo dicho, esta vez el “bueno” no es un idiota tonto, que va un paso por detrás, que capturan a medio de la película y escapa por culpa de un guarda idiota. Tampoco se deja idiotizar por una mujer, ni por nadie. No descubre la trama al final. De hecho una de las cosas “irritantes” de los 2 filmes con Craig de protagonista, es que Bond sabe más de lo que el espectador sabe, y no te lo explica. Pero no importa, porque no tiene porque. Odio esos “momentos CSI” en los que dicen; “Vamos a Hacer un X, se pasa un tal por…” y te explican de manera indirecta el proceso… coño ¿No se supone que son especialistas y que han de saberlo? ¿Para que se lo cuentan entonces entre ellos? Además Bond ahora aguanta su ración de leches, pero nunca se ve superado, o caemos en una estúpida pelea de malo da 24 ostias al bueno, el bueno casi desfallece, malo suelta una frase que enfurece al bueno, bueno lo afostia, fin.

De hecho y como ya he mencionado, olvídate de los tópicos tontos. En el Bond de Daniel Craig no existen. En la escena final, en la que Camille (Olga Kurilenko sublime en su papel) combate contra el general, yo pensé “por el amor de Dios, que no la capture y amenace a 007 con ella… por favor…” y mis plegarias fueron escuchadas. Pero otra vez tuve miedo cuando ví que cogía la pistola y le apuntaba “Hale, ahora se encasquillará la pistola y…” Error otra vez, disparó. Y me encantó ese momento en concreto, porque se nos pone tras el disparo a Bond, que no sabe quien lo ha efectuado. Nosotros sabemos que el no sabe quien ha disparado… ¿Soltará a Grenee por la rabia pensando que Camille? Error de nuevo… y es que no vi un puñetero tópico en toda la película. Esta me sorprendió gratamente en todos los sentidos. Y esta bueno el detalle de al final de la última escena de Camille y Bond, ver que este arrastra las cicatrices que ha ido acumulando desde la pelea en aquel puerto donde conoce por primera vez al personaje de Olga, que no se le cura un corte en 20 minutos. 

 

No han tardado en salir las parodias sobre la peli LMAO (Por si alguien no lo pilla, que escuche esto)

 

Solo le veo un punto en contra. Y es que algunas escenas de acción (Que no todas, pero sí el 80%) abusan de la “cámara rápida” con lo que no siempre sabes muy bien quien da leches a quien. Aunque yo sé que mejorarán para la 3º. Aunque esta película queda cerrada, con posibilidades de continuidad.

Daniel Craig es el Bond mas humano. Pero ante todo, es el espía. Listo, que se antepone, que sabe, que no le importa matar si merece la pena. Que no es idiota. Que no deja nada al azar y que con todo esto, es carismático a más no poder. Es el Bond más peligroso. De hecho, el señor Daniel Craig ha conseguido que al decirme alguien James Bond ya no me venga a la cabeza un tío de pelo negro con Smoking, sino un tío rubio con músculos, y eso se ve reforzado por esta cinta. Es un tío que firme y con aplomo dice:

“Mi nombre es Bond, James Bond”