Opinión Personal: ¿Salimos de fiesta?

 

Todo el que me conoce un poco sabe que no soy de salir “de marcha”. Opino que para gastarme 30 euros en 3 cocacolas, pasar frio y estar hasta las 7 haciendo el ganso en una discoteca o bar de copas me quedo en casa con un bol de palomitas o mi consola. Lo de 30 euros es exagerando, pero al paso que suben los precios en los sitios de marcha… en breve será una realidad. Lo único remarcable de una noche así es ver los intentos de tus colegas a ver si pillan cacho (Y cualquier ligón medianamente inteligente sabrá que ligar en una discoteca es harto difícil).

Me gusta mil veces mas pasear. Una buena cena. Improvisar sobre el papel y soltar un “Venga, mañana nos vamos al Teide a pasar el día”. El cine ya no es una opción porque esta siendo caro de cojones y por el mismo precio te vas a la playa (Hablo de Canarias) en el sur y almuerzas como Dios manda. O como suelo hacer yo, levantarme un día y decir “pues en una semana me las piro para Lanzarote” y me pego un señor viaje de 5 días con poco mas de 300 euros bien ahorrados ^^

¿A que quiero llegar? A que hay mil planes que molan mil veces más que salir de marcha una noche, pero es que esta llegando esto a extremos muy tristes y repetitivos. Por ejemplo los cumpleaños. Yo agradezco que me los hagan, incluso sorpresa, pero este año me hicieron uno… en una discoteca. Coño, eso es como regalar “Los Caraconos” a alguien que le gusta el cine, porque hacerme una fiesta en una discoteca a sabiendas de que no me gusta el salir de marcha… además, se supone que un cumpleaños aparte de lo obvio sirve para encontrarte con compañeros y grandes amigos que por razones de tiempo no puedes ver a lo largo del año, así que lo lógico sería estar en un sitio donde poder hablar, ponerse al día de cómo le va la vida a la otra persona y de paso disfrutar un poco. Pero no, nos encontramos en un sitio donde hablar o gritar es poco más que imposible dado que no te oye nadie. Y para colmo, en estos sitios si tienes sed… vas a pagar con sangre, porque es de vergüenza que por un botellín de agua más pequeño que mi mano estirada te claven 3 euros. Seguro que para los dueños de discotecas ybares de noche no habrá crisis, porque la gente compra ahí que dagusto, y cada sábado parece que o se sale o no eres persona.

Por no hablar de que ya todos los eventos en un alarde de originalidad se tienen que hacer saliendo de farra.


Aún no he presenciado esta imagen pero al tiempo… que pena de mundo Depressed


Eso acaba con el encanto de salir, porque si fuese una o dos veces al año dirías “Bueno, ¿Por qué no?” pero no pasa la semana en la que alguien te diga “¿Salimos de farra?” He visto a chicas y chicos que salen cada sábado al mismo bar a hacer lo mismo y luego le dicen a su pareja que (la pareja) es muy rutinario/a y poco original. Tócate el género, es como si Roldán llama corrupto a Muñoz (Que lo es, pero cuando tú eres igual te tienes que callar)

Y el problema es cuando cogemos la “vida” nocturna y la extrapolamos a toda la vida en general ¿Qué quiero decir? Que ya en todo hay que emborracharse o llevarse alcohol o si no, no es una fiesta. No hay comidas en el monte con los colegas en las que un par de energúmenos se ponen pedos y aguan la fiesta (Comas etílicos incluídos) ¿Y lo peor? Que si no haces lo mismo surgen dos opciones:

1) Insisten e insisten hasta que acabas hasta los huevos o acabas bebiendo [En mi caso lo primero]
2) No lo consiguen y te excluyen de su grupo o lo aceptan.

No me extraña como esta la juventud con modelos a seguir como Lilly Allen o Amy Whinehouse… habrá que modificar aquello de que la religión es el opio del pueblo, cambiando religión por alcohol…

 

Lo peor es que esto, se esta yendo de las manos. Ya te ves a chiquillos/as de 15 años o menos por las zonas de ambiente, sin ir mas lejos, una chiquilla de mi pueblo fue pillada vomitando a causa de la borrachera que se pilló aquella noche. La madre lo ve normal añadiendo que “alguna vez la hija tendría que experimentar la borrachera”… y después me dicen a mí que los padres son adultos y conscientes de sus actos, y preparados para educar a un chiquillo…

Y llego a lo que reza el título. A veces yo mismo digo “Bueno, hoy me apetece salir de marcha” pero eso se da dos veces al año, y es un hito por mi parte porque no me gusta. Aún teniendo ganas, se que voy a pasar frío, que voy a gastarme un pastón si me da sed y que tendré que aguantar hasta que todos se quieran ir (Afortunadamente ahora tengo coche así que puedo largarme cuando me salga de las narices, a veces por motivos personales, a veces porque quiero). También ayuda que sea yo el único de mi grupo que no bebe y por ende he de estar más de 3 horas dando vuelta por bares de beber hasta que mis amigos y amigas consideren que llevan suficiente alcohol en vena como para hacer el idiota sin vergüenzas de ningún tipo.

Hay mil planes que molan más que salir de marcha y se pueden poner en práctica. Pero claro, los tíos por pillar cacho y las tías por sentirse deseadas ante una manada de machos en celo… porque los tíos se echarían a temblar si supiesen que solo un 3% de las chicas sale con intenciones de ligar o de pasar un rato. Es cierto que mueven mas dos tetas… aún así, yo sigo inmune y me da que eso no va a cambiar por mi parte.

Y un apunte para acaba dirigido a las chicas con novio (No a todas, obviamente): No, que estéis borrachas no es para nada un incentivo que nos ponga cachondos (Solo a ciertos salidos). Lo digo por alguna ex que he tenido que decía que me aprovechase cuando estuviese medio ida… nada mas el olor de la boca a 4 remezclas hace que el miembro masculino decida echarse una cabezadita, y tu te maldigas por tener que hacer de Niñera de una persona que se supone tiene mayoría de edad.